viernes 13.12.2019
CONTESTA CARLOS CRUZADO | PRESIDENTE DE GESTHA

¿El uso de grandes cantidades de dinero en efectivo propicia el fraude fiscal?

Una y otra vez escuchamos que detrás del uso de billetes de 500 euros en grandes cantidades se esconden casos de fraude fiscal.

¿Usar grandes cantidades de dinero en efectivo propicia el fraude fiscal?

Los billetes de 500 euros son el instrumento preferido por los defraudadores para realizar operaciones la margen del Fisco

Una y otra vez escuchamos que detrás del uso de billetes de 500 euros en grandes cantidades se esconden casos de fraude fiscal. Y es que, como venimos denunciando los Técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha) en numerosas ocasiones, estos billetes son el instrumento preferido por los defraudadores para realizar operaciones la margen del Fisco. Por tanto, la respuesta a la pregunta de esta semana es un ‘sí’; pero además, un ‘sí’ rotundo.

Las administraciones públicas son plenamente conscientes de ello y, por tanto, cada vez usan más medios para identificar y limitar su uso, dada la reducción de sus ingresos, siendo precisamente ahora cuando más se necesitan combatir los efectos de la crisis que ha sufrido España en los últimos años y de la que parece que vamos saliendo poco a poco.

De hecho, diversos organismos internacionales, como el Grupo de Acción Financiera Internacional sobre el Blanqueo de Capitales (GAFI), recomiendan a los países que promuevan un mayor uso de cheques, tarjetas de pago, abono automatizado en sueldos y anotación en cuenta de operaciones de valores, que consigan sustituir los pagos en efectivo y así reducir el fraude.

En este sentido, el Banco de España restringe dentro de nuestro país la cantidad máxima que se puede transportar en metálico, que asciende a 100.000 euros, mientras que esta cifra se reduce a 10.000 euros en el caso de entradas o salidas al exterior. Los casos de importes superiores deben comunicarse a Hacienda rellenando un formulario.

Y a todo esto habría que añadir la limitación al uso de dinero en efectivo por encima de los 2.500 euros aprobada por el Gobierno, aunque los Técnicos consideramos que ese límite debería reducirse hasta la frontera de los 1.000 euros para combatir mejor el fraude.

Obviamente, la lucha contra el fraude fiscal no se resuelve únicamente a través del uso de dinero electrónico u otras medidas, sino que pasa por un cambio de mentalidad social, aunque a corto y medio plazo lo más efectivo sea aumentar las competencias de los técnicos de Hacienda para ampliar con éxito las operaciones contra los billetes grandes y otros fraudes. Nosotros estamos dispuestos.


Contesta Carlos Cruzado
Presidente de los Técnicos del Ministerio de Hacienda (GESTHA)

Comentarios