Sistemas de almacenaje y empresas. Un tándem perfecto

Toda empresa necesita un sistema de almacenaje para acumular su stock, es decir, el conjunto de mercancías guardadas en espera de su venta o comercialización.

patrocinadoToda empresa necesita un sistema de almacenaje para acumular su stock, es decir, el conjunto de mercancías guardadas en espera de su venta o comercialización. Así, el sistema de almacenamiento es un elemento imprescindible en una empresa. Digamos que un tándem perfecto, ya que un buen método al guardar el stock se puede convertir en un gran aliado del negocio.

¿Cómo ayuda un buen sistema de almacenaje a las empresas?

El almacén es el lugar de paso donde las mercancías esperan hasta que son demandadas. Es importante tener un volumen adecuado de productos en stock con el objetivo de tener una cantidad de productos disponibles que satisfaga las necesidades de nuestros clientes e incluso con el que seamos capaces de atender picos de alta demanda.

Excepto en la distribución directa al cliente, denominada como cross-docking y que se da en algunos artículos como los periódicos o productos perecederos, el almacenado será una etapa ineludible en la logística de una empresa.

Por ello, la mayoría de las empresas, bien sean productoras o de venta directa al cliente, necesitan un almacén. Si el almacenaje es eficaz, esto redundará en un tipo menor a la hora de catalogar los productos, organizarlos y preparar la mercancía para su salida. Y al final, el orden se plasmará igualmente en la productividad. 

Y es que, el tándem solo será ideal si se escoge el mejor sistema de almacenamiento. Entre los más comunes se encuentran, el ordenado (donde cada producto tiene asignado un único lugar fijo), el del “hueco libre”, en bloque con las mercancías apiladas o según el flujo de entrada y salida. 

Las estanterías: clave en el almacenaje de altura

Pero, una vez establecido el sistema de almacenaje, ¿cuáles son los mejores medios materiales para llevarlos a cabo? Dependiendo del producto, las opciones más habituales son los palets y las estanterías. La paletización suele darse en empresas con grandes volúmenes de almacenamiento, mientras que las estanterías se utilizan en todo tipo de comercios, almacenes y empresas industriales.

En un almacén el espacio es limitado por lo que para ser eficiente hay que aprovechar al máximo el espacio vertical. Las estanterías de almacén, capaces de soportar hasta 975 kg de carga por balda, son las más indicadas para las cargas pesadas y para resistir a la corrosión y al paso del tiempo. Las principales ventajas de este sistema de almacenamiento son su versatilidad (permiten guardar objetos de diferentes dimensiones e incluso hacer una cadena de estanterías) y su resistencia. 

¿En qué tipo de empresas se utilizan sistemas de almacenaje? 

Por eso, son la opción más popular a la hora de decantarse por un sistema en las empresas industriales y también en los pequeños y medianos comercios. Ejemplos de lugares donde encontramos estos sistemas de ordenación no solo en su almacén propiamente dicho, sino también en las oficinas, en la tienda o en la zona de trabajadores. 

Para cubrir todas estas necesidades, Ractem, líderes europeos en estanterías, propone todo tipo de soluciones de almacenaje para empresas, sea cual sea su tamaño y tipología. Además de estanterías de todo tipo, en su tienda online se puede acceder a una gran variedad de elementos de ordenación, mesas de trabajo, carros y taquillas. Todo para garantizar un sistema de almacenaje eficaz que no ponga frenos a la productividad de la empresa.