<---Taboola---> <---Taboola---> #TEMP
lunes. 03.10.2022

Sebastián cree que la fábrica de Opel en España "tiene todas las de ganar"

Magna y su socio financiero ruso Sberbank esperan firmar un acuerdo definitivo para la toma de control de Opel en las próximas cuatro o cinco semanas.
AGENCIAS / NUEVATRIBUNA.ES - 03.05.2009

El Ministro de Industria, Miguel Sebastián, aseguró este miércoles que la fábrica de Opel en la localidad aragonesa de Figueruelas "tiene todas las de ganar" por ser una de las más competitivas de Europa, ante el proceso de reconversión que el fabricante de automóviles emprenderá previsiblemente en septiembre, tras su venta a la fabricante canadiense Magna.

El Ministro de Industria insistió en que defenderá las virtudes de la planta de Figueruelas, horas antes de reunirse en Russelsheim (Alemania) con el presidente de General Motors Europa, Carl Forster, y un día antes de su encuentro con el vicepresidente del banco ruso que ha comprado el 35 por ciento de la compañía.

Sebastián insistió en que ningún gobierno europeo puede ayudar al sector del automóvil porque está prohibido, por lo que explicó que Alemania se ha limitado a dar un crédito puente para facilitar liquidez a la compañía.

No obstante, el titular de Industria destacó que la normativa comunitaria permite la concesión de avales, al tiempo que dijo que España se ceñirá a la normativa.

Respecto a las decisiones que se puedan tomar sobre la compañía, Sebastián subrayó que deberían tomarse con criterio "industrial y empresarial", por lo que descartó que una planta se traslade sólo por criterios políticos.

CONFLICTO DE INTERESES CON VOLKSWAGEN

El fabricante canadiense de componentes Magna y su socio financiero ruso Sberbank esperan firmar un acuerdo definitivo para la toma de control de Opel en las próximas cuatro o cinco semanas, y cerrar la operación el próximo mes de septiembre.

Así lo aseguró el miércoles el consejero delegado de la firma canadiense Siegfried Wolf, quien indicó que tras la firma del acuerdo, la transacción debe recibir las autorizaciones correspondientes por parte de las autoridades de competencia.

En este sentido, el productor automovilístico alemán Volkswagen ve un conflicto de intereses en el fabricante de componentes austríaco-canadiense Magna, del que es cliente, por la compra de Opel.

El portavoz de Volkswagen Michael Brendel dijo el miércoles que "desde Volkswagen observaremos con gran atención este desarrollo".

Magna y sus socios rusos Gaz y Sberbank van a adquirir un 55 por ciento en Opel, mientras General Motors mantendrá otro 35 por ciento y el restante 10 por ciento quedará en manos de la plantilla, según el acuerdo aprobado el pasado fin de semana con el Gobierno alemán.

Sebastián cree que la fábrica de Opel en España "tiene todas las de ganar"
Comentarios