#TEMP
jueves 19/5/22

Salgado cifra en 6.000 millones la deuda de las comunidades

Este déficit es consecuencia de la caída de ingresos. La vicepresidenta económica del Gobierno, Elena Salgado, no ha aportado las cifras de la nueva financiación autonómica por comunidades en su comparecencia, a petición propia, en la Comisión de Economía y Hacienda del Congreso de los Diputados. El PP dice que el nuevo modelo es un "traje hecho a medida para Cataluña".
NUEVATRIBUNA.ES / AGENCIAS - 26.8.2009

El PP no ha escatimado críticas contra la falta de concreción de la vicepresidenta. El portavoz económico del partido, Cristóbal Montoro, le ha espetado: "La hemos tenido que traer a empujones y ahora no dice nada", a lo que Elena Salgado ha replicado que "a día de hoy, es imposible dar cifras. Hay que esperar a la liquidación del año 2009 para ello".

La vicepresidenta ha señalado que a finales del mes pasado comunicó a las regiones las entregas a cuenta del sistema de financiación que les corresponden para 2010 y ha reconocido que la crisis "se ha trasladado inevitablemente a las finanzas públicas".

En cuanto al déficit de 6.000 millones de euros, ha explicado que las comunidades autónomas tendrán cuatro años de moratoria para pagar esas cantidades.

En esta comparecencia, la número tres del Gobierno ha señalado que el nuevo sistema "refuerza el estado del bienestar", tiene en cuenta el aumento de población registrado en España desde 1999 y reduce significativamente las diferencias en la financiación per cápita. Salgado ha anunciado que la reforma legal para poner en marcha el nuevo sistema se tramitará en el Congreso "en las próximas semanas", una vez que lo apruebe el Consejo de Ministros.

Por otro lado, Salgado ha insistido en que el Gobierno revisará los impuestos, pero ha eludido hablar de subirlos, tal y como insinuó el ministro de Fomento, José Blanco, y ha añadido que aún no es el momento de retirar los estímulos fiscales que se han puesto en marcha con la crisis.

"HA MERECIDO LA PENA"

"El acuerdo sobre el nuevo modelo es mejor que el anterior", ha señalado Salgado, quien ha destacado la participación "tan activa" del Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF), que ha trabajado en esta reforma desde el mes de mayo del pasado 2008, con la celebración de más de 100 reuniones. En este sentido, ha recordado también que el nuevo modelo fue aprobado sin ningún voto en contra, por lo que no sólo "se superó con creces" la mayoría que necesitaba para salir adelante, sino que ninguna comunidad rechazó la propuesta.

Salgado ha recordado que existía un gran consenso entre los grupos y los diferentes territorios sobre la necesidad de reformar el sistema de financiación anterior y en cuanto a los mayores problemas que había que solucionar, como la variable poblacional, la garantía de los servicios públicos, el cálculo de la población ajustada o las diferencias en financiación per cápita. "El nuevo acuerdo pretende dar respuesta a estos problemas", ha añadido la ministra, tras repasar las características del nuevo modelo y asegurar que éste tiene en cuenta el aumento de población desde el año 1999, los cambios anuales en el futuro y que pretende garantizar la igualdad en la financiación de servicios públicos fundamentales, reducir las diferencias en financiación per cápita, incluir variables no poblacionales, como la superficie, la dispersión y la insularidad y aumentar la corresponsabilidad y autonomía fiscal de las CC.AA.

Para conseguirlo, Salgado ha explicado que el Estado ha aumentado la cesión de determinados impuestos (IRPF, IVA e Impuestos Especiales) y se ha comprometido a aportar unos recursos adicionales que se distribuirán con criterios transparentes y de forma gradual durante los próximos tres años, para que sean compatibles con la política macroeconómica y de estabilidad presupuestaria del Gobierno. "El nuevo modelo permite que todas CC.AA. mejoren su financiación porque aumentan recursos, ganan en equidad y en solidaridad y fortalecen el Estado de binestar", ha concluido la ministra, tras insistir en que el esfuerzo llevado a cabo por todos "ha merecido la pena" y que el nuevo modelo mejora el anterior y beneficia a todos ciudadanos.

RECHAZO "ROTUNDO" DEL PP

Cristóbal Montoro, sin embargo, ha expresado su "más rotunda crítica" al nuevo modelo de financiación autonómica presentado por la vicepresidenta económica, a la que ha acusado de "preparar una subida de impuestos a las rentas medias" con un sistema que penaliza a las comunidades autónomas que bajen los impuestos.

Montoro ha aprovechado su turno de intervención para denunciar que la reforma del sistema tiene el "objetivo político concreto" de facilitar la continuidad del Govern del tripartito en Cataluña, así como garantizarse apoyos parlamentarios para los Presupuestos Generales del Estado para 2010: "No se puede ser más inoportuno y sectario".

El dirigente "popular" ha señalado que la democracia española se sostiene en un Estado de las Autonomías que permite que los intereses de los ciudadanos de distintas comunidades coincidan, gracias a un régimen de la Hacienda pública que admite la existencia de regímenes forales en el País Vasco y Navarra, así como específicos para Canarias y las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla. E inmediatamente después ha añadido que "no se pueden admitir los privilegios entre ciudadanos en el acceso a los servicios públicos".

En su opinión, la financiación autonómica supone la traducción de la convivencia democrática a cifras, precisamente lo que, ha denunciado, Salgado no ha presentado durante su discurso inicial. "Si no cuantificamos estamos hablando del sexo de los ángeles", ha remachado.

Asimismo, ha reprochado a Salgado que haya excluido de la negociación a los grupos políticos, empezando por el PP, y haya acudido directamente a la puerta de los gobiernos autonómicos. "No ha habido ninguna voluntad del Gobierno del PSOE de acordar la vertebración de la Hacienda pública", ha señalado y ha comparado la reforma del modelo en un contexto de crisis con la conducción de un coche por una carretera helada: "Si das el volantazo, seguro que te pegas la bofetada", explicó. Así, ha recordado que la situación económica afectará a los ingresos de la Hacienda pública, con una caída que en 2009 puede alcanzar el 14%, según sus cálculos. "La ministra reparte deuda porque no tiene nada que repartir".

"DOLOR Y LÁGRIMAS PARA CATALUÑA"

En este sentido, ha acusado al Gobierno de "falsear" las cuentas públicas en 2008 y 2009 para negar la crisis, lo que ha provocado una "sobrefinanciación" de las comunidades. Así, le ha instado a revelar cuánto tendrán que devolver las autonomías por este motivo.

Para terminar, ha asegurado que el "traje a medida para Cataluña" que supone el nuevo modelo perjudicará a una región que es el motor económico de España para salir de la crisis y ha augurado "sufrimiento, dolor y lágrimas" a los catalanes hasta que reciban los más de 3.000 millones de recursos adicionales que sobre el papel les aporta el nuevo modelo.

Salgado cifra en 6.000 millones la deuda de las comunidades
Comentarios