martes 25/1/22

Rodrigo Rato afronta la recta final de la negociación en Caja Madrid

Las próximas horas pueden ser claves para lograr un acuerdo de consenso una vez que se levanten las medidas cautelares por el recurso del Ayuntamiento, a lo que no se ha opuesto CCOO. Las conversaciones se producen a varias bandas. El PSM da un giro a su estrategia y hace piña con los sindicatos.
> "Si hay dos empresarios, ha de haber dos sindicatos"
NUEVATRIBUNA.ES / ISABEL G. CABALLERO 02.12.2009

Quizá sea cuestión de días o incluso de horas. Las partes implicadas en el proceso de renovación de los órganos de Caja Madrid están en permanente contacto. La negociación es contrarreloj y el foco de atención este miércoles ha estado en el Juzgado de Primera Instancia número 60 de Madrid, cuya titular, Inmaculada Vacas, deberá decidir si levanta la suspensión cautelar después de que el Ayuntamiento retirara su recurso por el reparto de consejeros.

Las fuentes consultadas prevén que la magistrada optará por levantar las cautelares después de que CCOO no se haya opuesto a ello.

El sindicato ha mostrado su voluntad de lograr un acuerdo de consenso que garantice el puesto que ahora ostenta en el Consejo de Administración. UGT, por su parte, mantiene las mismas aspiraciones con el secretario general de Madrid, José Ricardo Martínez, como principal candidato. El acuerdo podría alcanzarse en los próximos días después del último aviso mandado por CCOO y UGT a Rodrigo Rato para que respete la adecuada representación de ambos.

A ese frente se ha unido el PSM de Tomás Gómez con un cambio de estrategia de última hora al sumarse a las demandas de los sindicatos y exigir por su parte tres consejeros en lugar de dos. Hasta el momento, los nombres que suenan siguen siendo el de Jorge Gómez para una vicepresidencia y el de José Acosta, histórico del socialismo madrileño, al que Gómez ofreció personalmente después del pasado verano un cargo de consejero según ha podido saber este periódico.

Rato afronta así la recta final de la negociación que deberá llevarle a la presidencia de Caja Madrid con la pretensión inicial de conseguir tener mayoría en el Consejo incluso en detrimento del sector ‘aguirrista’.

El ex gerente del FMI y ex vicepresidente del Gobierno tiene como interlocutor a José Manuel Fernández Norniella. Apartado Ignacio González, el hombre de Esperanza Aguirre que sigue paso a paso las negociaciones es el consejero de Presidencia, Justicia e Interior, Francisco Granados.

Por parte del Ayuntamiento de Madrid, el concejal de Hacienda, Juan Bravo, es el que lleva el peso de la negociación. El alcalde, Alberto Ruiz-Gallardón sigue siendo –aseguran las fuentes consultadas- un firme defensor de las reivindicaciones hechas por los dos sindicatos.

Una de las armas de presión del PSOE es la posibilidad de interponer nuevos recursos, por ejemplo, respecto al límite legal de los 12 años en los cargos de la entidad, lo que podría aplazar llegado el caso sine die la elección del nuevo presidente. En esta situación se encuentran Mercedes de la Merced, Moral Santín y Romero de Tejada.

Rodrigo Rato afronta la recta final de la negociación en Caja Madrid
Comentarios