domingo 24/10/21

Reyal Urbis, otra ruina que roza una deuda de casi 5.000 millones de euros

La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) ha decidido suspender “cautelarmente y con efectos inmediatos” la cotización de Reyal Urbis, “por concurrir circunstancias que pudieran perturbar el normal desarrollo de las operaciones sobre los citados valores”.
NUEVATRIBUNA.ES - 10.5.2010

La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) ha decidido suspender “cautelarmente y con efectos inmediatos” la cotización de Reyal Urbis, “por concurrir circunstancias que pudieran perturbar el normal desarrollo de las operaciones sobre los citados valores”. El regulador bursátil no ha dado información acerca de cuándo volverán a negociarse sus títulos en el mercado.

La compañía se encuentra inmersa en el proceso de refinanciación de su deuda, que asciende a 4.582 millones de euros. El pasado mes de abril, el grupo firmó con sus principales bancos acreedores el siguiente acuerdo que constaba de estos términos:

1) Extensión de la fecha de vencimiento del crédito sindicado hasta diciembre de 2015.

2) Incorporación de una nueva línea de financiación de 75 millones de euros para necesidades de tesorería.

3) Incorporación de un nuevo tramo al crédito sindicado por importe de 77 millones de euros.

4) Nuevo Plan de Negocio en el que limitarán el desarrollo de promociones e inversiones, así como recorte de gastos en su estructura y en urbanización.

5) Posibilidad de que las entidades del crédito sindicado reduzcan su participación incluso hasta cancelarla mediante adquisición de activos no estratégicos de la inmobiliaria.

Reyal Urbis cerró el viernes con un descenso del 5,70%, en los 2,15 euros.

La publicación especializada Spanish Real State publica hoy que la compañía presidida por Rafael Santamaría ha firmado la refinanciación de la deuda con los 59 bancos acreedores. El acuerdo podría cerrarse a lo largo de esta semana.

La empresa ya informó en marzo que había logrado un preacuerdo con las mayores entidades financieras acreedoras que contempla la extensión del plazo de vencimiento del crédito principal hasta 2015 y la cesión de activos a la banca a cambio de reducir el endeudamiento. Entonces, el organismo regulador también informó de que Reyal Urbis se había comprometido con sus acreedores a nombrar a un responsable que garantice el correcto funcionamiento tanto del proceso de refinanciación como del desarrollo del nuevo plan de negocio. La refinanciación del crédito sindicado, que es la deuda adquirida en 2006 para la compra de Urbis -una operacion valorada en 3.317 millones de euros-, incorpora un crédito puente inferior a los 100 millones de euros que dará a la empresa la liquidez necesaria para poner en marcha un nuevo plan de negocio.

Se trata de la segunda mayor refinanciación de deuda de una inmobiliaria española que se firma este año tras la lograda por Colonial, el pasado mes de febrero. Las mayores inmobiliarias cotizadas españolas atraviesan desde 2006 por situaciones más que complicadas como es el caso de Martinsa Fadesa, que entró en concurso en 2008, dos años después de que Fernando Martín acordara la compra de Fadesa con Manuel Jove por 4.045 millones. Colonial y Reyal han entregado a la banca activos básicos para refinanciar cerca de 5.000 millones de euros de deuda cada una.

Metrovacesa, la mayor inmobiliaria española cotizada por valor de activos, arrastra una deuda cercana a los 6.000 millones de euros tras la compra de Gecina en 2005 y las disputas de sus anteriores mayores accionistas, Joaquin Rivero y la familia Sanahuja. La empresa todavía no ha aclarado el estado de su proceso de refinanciación de deuda. En marzo, trabajaba en una ampliación de capital por valor de 1.200 millones de euros.

EL ÚLTIMO SUPERVIVIENTE

A la vista de la suspensión de pagos de Martinsa Fadesa, la declaración de insolvencia de Sacresa o los desastres de Habitat o Nozar, a Rafael Santamaría Trigo, presidente de Reyal Urbis, se le puede considerar un auténtico superviviente. Santamaría figuraba, en 2008, en el puesto 16 del ranking de los empresarios más ricos del país. Su fortuna ascendía a 2.600 millones de euros.

Santamaría y su familia han llegado a controlar el 60% de Reyal, una de las mayores inmobiliarias de España. La obra cumbre de la compañía es Ciudad Valdeluz: más de 10.000 viviendas situadas en las proximidades de la estación del AVE de Guadalajara, una promoción envuelta en la polémica por el presunto 'pelotazo' fallido en los terrenos de la familia de Esperanza Aguirre en Yebes. Además, Reyal está presente en el capital de Inmocaral (6,86%) y controla 10 estable hoteleros a través de la firma Rafael Hoteles.

Recientemente, Rafael Santamaría compró las acciones de sus dos hermanos gracias a préstamos bancarios. La operación es limpia y todo queda en la familia: el dinero contante y sonante pasa a manos de la familia y las deudas se las quedan las entidades.

La inmobiliaria se fundó en 1970 con Construcciones Reyal como empresa matriz. En sus inicios, la empresa se especializó en la realización de promociones en localidades del sur de Madrid (Getafe, Móstoles, Parla, Alcorcón, Fuenlabrada). A fuerza de construir viviendas, fue aumentando paulatinamente su volumen.Y acabó absorbiendo a uno de sus principales rivales, Urbis.

'AVELANDIA'

La 'joya de la corona' de Reyal Urbis, Ciudad Valdeluz, se convirtió por obra y gracia del pinchazo de la burbuja inmobiliaria en una ciudad fantasma, al estilo de la promoción urbanística proyectada por 'el Pocero' en Seseña. En 2008, se podían leer en los foros de Internet numerosos comentarios desacreditando el 'tirón del AVE' en el que la inmobiliaria había centrado todas sus expectativas. En Guadalajara -decía uno de ellos- lo tienen claro: siguen usando el tren de cercanías, cuya estación sí se ubica en la capital, en lugar de coger el tren de alta velocidad para desplazarse a Madrid. La media hora que ganarían con el AVE, la pierden de camino a Yebes. Por no hablar de la diferencia de precio entre el cercanías -8 euros ida y vuelta- y el AVE -25,90 euros, el 20% de descuento incluido-. Para colmo, el primer tren rápido a Madrid desde Yebes sale a las 9:58 horas, y el último desde la capital, a las 21:30.

En 2009, el panorama se fue clarificando aunque persistía el inconveniente de la ausencia de trenes lanzadera que unieran Guadalajara con la estación del AVE. Entonces, Reyal Urbis afirmaba haber vendido desde 2004 es decir, en el plazo de cinco años, el 90% de las viviendas previstas en Ciudad Valdeluz y estimaba que este residencial lo habitaban unas 1.100 personas, "aunque tiene capacidad para cerca de 4.000".

Más recientemente, en el pasado mes de febrero, el presentador Jordi Évole, más conocido como el "Follonero", apareció por la urbanización de Valdeluz, donde grabó un reportaje para su programa, Salvados, que los domingos emite La Sexta. En el reportaje se incidía en el carácter de ciudada fantasma de la urbanización, apoyándose en una entrevista al alcalde de Yebes, hasta el punto de que consiguió soliviantar a los vecinos. El presidente de la Asociación de Vecinos de Valdeluz, Joaquín Ormazábal Fernández, lamentó que se asociara la urbanización a "otras cuestiones inmobiliarias que nada tienen que ver con nosotros” y respondió al alcalde que "la ausencia de servicios de Valdeluz, se explica, entre otros motivos, por la nefasta gestión de José Antonio Hernández y su equipo al frente de la corporación yebera, y especialmente por su desprecio a Valdeluz, por la que ya pedimos anteriormente su dimisión".

En abril, en una entrevista en Popular TV, Joaquín Ormazábal intentaba desmontar una vez más la imagen de ciudad fantasma aunque reconocía que la realidad distaba mucho del ambicioso proyecto que se planteó en un principio.

LOS NEGOCIOS DE LA FAMILIA AGUIRRE

A la familia de Esperanza Aguirre se le acusó, en su día, de haberse beneficiado por el trazado del AVE a Lleida al promover la urbanización de más de 9.000 viviendas en torno a la estación del tren en Guadalajara. Interviú destapó el supuesto 'pelotazo' asegurando que el negocio arrancaba de 1998, cuando el PP decidió colocar la única estación del AVE Madrid-Lleida, a su paso por Guadalajara, en la pequeña localidad de Yebes. El semanario añadía: La decisión favoreció a Fernando Ramírez de Haro, esposo de Esperanza Aguirre, y a su familia, que poseen en este municipio y en sus aledaños miles de hectáreas. Ramírez de Haro y sus hermanos tienen 1.610 hectáreas repartidas en cinco fincas, se las compraron en 1987 a su madre a cambio de una renta vitalicia anual escasamente superior al millón de pesetas.

El precio de este suelo rústico era de unos 1.000 millones de pesetas y al día siguiente de la recalificación pasó a valer 8.000. La más beneficiada de estas revalorizaciones es la tía del marido de Esperanza Aguirre, Teresa Micaela Valdés, como recientemente puntualizaba el Gran Wyoming respondiendo a una queja de la propia Esperanza Aguirre ante una información que él mismo había publicado.

Reyal Urbis, otra ruina que roza una deuda de casi 5.000 millones de euros
Comentarios