domingo 08.12.2019
CUESTIONA EL PRINCIPIO CONSTITUCIONAL DE EQUIDAD

La rebaja fiscal madrileña no beneficiará a los más necesitados por la crisis

Los Técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha) estiman que el 90% de la rebaja del IRPF madrileño beneficiará a las rentas superiores a 17.707 euros. El grueso de la medida (32,6%) beneficia a las rentas por encima de los 60.000 euros, que apenas representan el 6,8% del total. La medida no afecta a aquellas con ingresos por debajo del umbral de pobreza, es decir, las que ganan menos del salario mínimo interprofesional, situado en 9.034 euros brutos anuales.

Los Técnicos del Ministerio de Hacienda (GESTHA) estiman que el 89,2% de la rebaja en el IRPF anunciada por la Comunidad de Madrid para 2014 beneficiará a los contribuyentes con ingresos superiores a 17.707,2 euros brutos anuales pese a que suponen el 53,7% del número total de declarantes.

Sin embargo, las personas con menores ingresos, que representan el 46,3% restante, apenas disfrutarán del 10% de la bajada. Además, la medida no afecta a aquellas con ingresos por debajo del umbral de pobreza, que son las que ganan menos del salario mínimo interprofesional, situado en 9.034 euros brutos anuales.

Estas cifras suponen que, de los 226,7 millones de euros que la Comunidad de Madrid dejará de ingresar por reducir la tarifa autonómica del impuesto, 202,3 millones irán a parar a los que ganan más de 17.707 euros. Sin embargo, el grueso de la medida (32,6%) beneficia a las rentas por encima de los 60.000 euros, que apenas representan el 6,8% del total, datos que cuestionan el principio constitucional de equidad que debe inspirar el sistema tributario español.

En cuanto al ahorro medio por contribuyente, Gestha también detecta que existen grandes diferencias según los tramos de renta. Así, mientras el ahorro medio por contribuyente es de 73 euros anuales, los que ganan menos de 17.707 euros dejarán de pagar, como mucho, 33 euros, frente a los más de 3.200 de ahorro que obtendrán las rentas superiores a los 600.000 euros, a la que habría que añadirles la ventaja que les supone que Madrid sea la única Comunidad Autónoma que no exige el Impuesto sobre el Patrimonio a las grandes fortunas perdiendo algo más de 300 millones.

Por otro lado, esta rebaja de 1,6 puntos en el tramo autonómico –que quedaría en el 21%, el más bajo de España– se suma a la de un punto porcentual aprobada en 2007, por lo que los madrileños tributarán 2,6 puntos menos que al inicio de la crisis y casi cuatro puntos por debajo de otras comunidades como Cataluña y Andalucía, cuyos tipos máximos del IRPF se sitúan en el 56%.

Los Técnicos del Ministerio de Hacienda creen que esta medida puede ser precipitada, ya que convendría aplazarla hasta que se conozcan las principales directrices de la nueva reforma fiscal que está diseñando un comité de expertos y que se presentará a principios del próximo año, la cual deberá asegurar los principios constitucionales de justicia, progresividad, equidad y suficiencia para atender las inversiones y prestaciones públicas.

Además, Gestha también cree conveniente que previamente se alcance un acuerdo entre las comunidades autónomas sobre la reforma del modelo de financiación, una reivindicación que también ha impulsado la propia Comunidad de Madrid.

Y es que, según los técnicos, la coordinación de las autonomías es necesaria para evitar la competencia fiscal entre comunidades, así como para reducir el imparable crecimiento de la deuda pública, que cerrará 2013 en el 91,4% del PIB y que llegará al billón de euros en 2015.

Además, esta medida, lejos de dar al sistema tributario español la estabilidad que necesita, se produce en un contexto de recortes económicos y sociales que crean una gran desprotección sobre las personas con menores ingresos, que son precisamente las que menos se benefician de la bajada. De hecho, el Gobierno madrileño ha reducido gastos por 879 millones en 2012, entre otras, en la incapacidad temporal, copago farmacéutico, tasas universitarias, becas para libros y comedor o tarifas del transporte público, según datos oficiales del Ministerio de Hacienda.

En el caso de la Comunidad de Madrid, la medida merma recursos que se podrían utilizar para amortizar la deuda de la región, cifrada en 22.650 millones de euros, la tercera más alta de España. De hecho, el coste de las medidas aprobadas (357 millones de euros) sumado a la pérdida de ingresos por la supresión del Impuesto de Patrimonio (otros 300 millones), detraen anualmente recursos que suponen añadir casi medio punto al déficit público español.

Transmisiones Patrimoniales y céntimo sanitario

Por su parte, en un entorno de crisis inmobiliaria los Técnicos de Hacienda consideran positiva la rebaja del impuesto de Transmisiones Patrimoniales al 6% en la adquisición de inmuebles para dinamizar la actividad inmobiliaria, aunque dicha medida sea contradictoria con la supresión del IVA del 4% en la compraventa de vivienda nueva y del fin de la deducción por compra de vivienda habitual vigente desde enero de 2013.

Por el contrario, consideran que una eventual sentencia del Tribunal de Justicia europeo contraria al derogado “céntimo sanitario” no es justificación para devolver el nuevo gravamen autonómico del Impuesto Especial sobre Hidrocarburos que el Gobierno madrileño exige desde enero de 2013.

 

Comentarios