sábado 27/11/21

Rajoy tacha la huelga general de "fracaso" y se lo atribuye a Zapatero

Por su parte, la portavoz del PP en el Congreso, Soraya Sáenz de Santamaría, ha señalado que ha llegado el momento de que el Gobierno "reflexione", ha recalcado que la huelga general "no arregla nada" porque el "problema" del país sólo lo arreglan "unas elecciones generales".
NUEVATRIBUNA.ES / AGENCIAS - 30.9.2010

El líder del PP, Mariano Rajoy, ha asegurado que la huelga general convocada por las centrales sindicales es un "fracaso" tanto de los sindicatos como del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero. "Y esos dos fracasos los acaban pagando el conjunto de los españoles", ha enfatizado, para recalcar que lo que España necesita es "un cambio político"

Así se ha pronunciado el líder del PP en la presentación de la conferencia de la portavoz del Grupo Popular en el Congreso, Soraya Sáenz de Santamaría, organizada por el Forúm Europa, acto al que han acudido también la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, el alcalde de la capital, Alberto Ruiz Gallardón, el portavoz del PNV en el Congreso, Josu Erkoreka y un buen número de diputados del PP.

Rajoy ha recordado que los objetivos del programa electoral con los que el PSOE ganó las elecciones en 2008 eran el pleno empleo y los derechos sociales, y que se fijó la estrategia de "acordar todo con los sindicatos". "Esto ya no existe", ha sentenciado y ha recordado que la tasa de desempleo alcanza el 20 por ciento, que la defensa de los derechos sociales es "un sarcasmo" después de que el Ejecutivo haya llevado a cabo el "mayor recorte social" de la democracia y que la estrategia de acuerdo con los sindicatos "tiene bastante poco sentido después de la huelga general".

Rajoy también se ha referido a la rebaja del 'rating' de España por la agencia de calificación Moody's, un hecho que, a su entender, evidencia que el Ejecutivo socialista no tiene "credibilidad" y es "incapaz de generar la confianza que demandan los españoles". "España necesita una inyección en vena de confianza y es evidente que este Gobierno es incapaz de dársela", ha resaltado.

Dicho esto, ha destacado que su formación trabaja para "hacer realidad lo que España necesita: un cambio político". "Hay mucha gente que piensa lo mismo", ha proclamado, para subrayar que a esta legislatura le sobra un año porque el Ejecutivo no tiene "credibilidad" y es "incapaz de generar la confianza" que piden los españoles. "Este Gobierno no es capaz de generar confianza y por eso es preciso el cambio político y también porque el proyecto político y la estrategia del Gobierno de España han, simplemente, han fallecido", ha abundado, para insistir en que se necesita "seriedad, previsibilidad y un gobierno que no improvise y piense sólo en las próximas 24 horas".

En parecidos términos se ha expresado Sáenz de Santamaría, quien además ha asegurado que los sindicatos deberían "reflexionar" porque tantos meses dando "crédito" al Ejecutivo les ha "pasado una factura clara e inmediata" como, a su entender, se puso de manifiesto en la huelga general. "De la jornada de ayer, tanto el Gobierno como los sindicatos tienen que aprender la lección que sencillamente le han dando los trabajares españoles", ha apostillado.

La portavoz del Grupo Popular ha dicho que España dio ayer la imagen de "un país serio, que quiere trabajar". A su entender, se puede "protestar por la política de muchas maneras y los españoles demostraron que la mejor manera de protestar contra la política del país es trabajando". "Creo que de ahí podemos extraer una lección; que la sociedad está por el trabajo y que a esta sociedad no se la convoca para destruir sino para construir", ha comentado.

Sáenz de Santamaría ha indicado que es el momento de que el Ejecutivo socialista "reflexione" porque la huelga general "no arregla nada". "Esto lo arreglan unas elecciones generales", ha dicho, para insistir que se está en "tiempo de descuento" y los españoles "deben decidir" porque "no pueden permitirse seguir quietos y estar más tiempo en esta situación". Ha afirmado que la reforma laboral aprobada por el Gobierno "no es una reforma laboral", sino una reforma "limitada del despido" que genera "confusión, complejidad y no genera los problemas" del país. En este punto, ha hecho hincapié en la alternativa que propone su partido, que, según ha explicado, pone el foco en aspectos como la estabilidad, la flexibilidad interna o la negociación colectiva. Y, además, la portavoz ha defendido la necesidad de que el gabinete socialista dé "marcha atrás en la congelación de las pensiones", un acuerdo que ha aprobado el Congreso hasta en seis ocasiones. A su entender, Zapatero debería "rectificar" porque ese dinero se puede sacar "de otro sitio", eliminando el "gasto superfluo".

Rajoy tacha la huelga general de "fracaso" y se lo atribuye a Zapatero
Comentarios