lunes. 22.07.2024

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha avanzado que pedirá en la cumbre de la UE de esta noche un "esfuerzo" para sostener la deuda de los países que están cumpliendo sus compromisos, entre ellos España, ya que los altos diferenciales de los bonos están poniendo en riesgo la utilidad de las reformas emprendidas.

"Estamos haciendo reformas pero no podemos seguir viviendo con unos diferenciales de deuda tan altos, así es difícil que las reformas surtan efectos", añadió

En rueda de prensa tras su encuentro con el nuevo presidente francés, François Hollande, en la que ha puesto en valor coincidencias "muy sustanciales" en los planteamientos de ambos países respecto a la situación económica de la UE y las posibles soluciones, Rajoy ha recalcado, sin mencionar al BCE, que "Europa tiene que dar una respuesta porque no se puede vivir así (con altas primas de riesgo) mucho tiempo". "Éste es el tema más urgente", ha dicho.

De este modo, tras confirmar el compromiso de España con los objetivos de déficit, ha señalado que "se trata de disipar cualquier duda sobre el euro" y, además, trabajar con unidad en el seno de la UE para lograr una "mayor integración fiscal y política".

LA CERTIDUMBRE MARCARÁ EL FIN DE LA CRISIS

Rajoy aseguró en este punto que en este momento "si algo necesita Europa es certidumbre sobre el euro", a lo que añadió que "el día que se dé certidumbre se acabará la crisis en la zona euro".

Según Rajoy, es preciso transmitir a los mercados que "el euro seguirá en nuestras vidas siempre y que ningún país caerá en ningún impago", y "acabar con las dudas y los rumores que se pueden estar contando por ahí".

Hacen falta también "políticas de estímulo económico" para lograr economías "más competitivas y flexibles"

Por otro lado, Rajoy coincidió con Hollande en que "no basta con el control del déficit público", sino que hacen falta también "políticas de estímulo económico" para lograr economías "más competitivas y flexibles".

RAJOY NO ENTRA EN EL DEBATE DE LOS EUROBONOS

Preguntado por su opinión sobre los 'eurobonos', que Hollande defiende, Rajoy se limitó a reiterar que "en el cortísimo plazo" lo más importante es resolver el problema de la liquidez y la deuda, a lo que añadió que, en todo caso, habrá que incluir ese mecanismo de financiación en el debate sobre una mayor integración europea.

"Habrá que empezar a pensar si hablamos de una profundización en la integración de la UE y en ese debate está el tema de los 'eurobonos', pero no creo que sea un tema que se vaya a resolver en el Consejo de hoy", insistió.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha descartado "a fecha de hoy" solicitar ayuda al fondo de rescate de la UE para sanear la banca española, al considerar que el sector financiero español "no está en tela de juicio".

"A fecha de hoy no hay ningún interés de acudir al fondo de rescate de la UE ni de ninguna otra institución", aseguró Rajoy en rueda de prensa junto a su homólogo de Francia, Francois Hollande, quien precisamente había animado el pasado fin de semana a España a acudir al fondo de rescate para recapitalizar la banca.

En este sentido, el líder del Ejecutivo consideró que existen "instrumentos más rápidos" que estos fondos de rescate para solventar los problemas de liquidez que afrontan los países periféricos.

Eso sí, el presidente anticipó que "es probable" que la banca requiera de "alguna cantidad no muy importante" para recapitalizarse tras el examen de los evaluadores independientes sobre la situación del sector en los próximos meses.

Rajoy se afanó en defender la solvencia de las entidades financieras españolas e incidió en lanzar el mensaje de que la banca española no se puede poner en tela de juicio "porque no lo está".

TRANSPARENCIA DE "PRIMER ORDEN" EN LA BANCA

El presidente se congratuló así de que España está realizando un ejercicio de transparencia "de primer orden" con las entidades financieras y puso en valor las dos reformas financieras impulsadas por su Ejecutivo para despejar las "dudas" y para que "nadie pueda pensar lo que no es".

En cuanto a la implantación de una tasa financiera, Rajoy se mostró partidario, si bien condicionó su postura a que no conlleve un incremento en las comisiones bancarias a los clientes particulares.

Además, el presidente subrayó que esta medida de gravar las operaciones financieras no debería implementarse en "uno o dos" países de la UE, por lo que reclamó una acción coordinada. "Sería bueno que una tasa financiera se aprobara por una mayoría de países", indicó.

Rajoy opta por no entrar en el tema de los eurobonos