domingo 18.08.2019

PSD2: la llave hacia una gestión más eficiente de las pymes

Tras ser aprobada en 2013 por la Comisión Europea, la Segunda Directiva de Servicios de Pago, abrió un nuevo escenario más competitivo en el sector del comercio electrónico que se está comenzando a materializar en nuestros días.

PSD2: la llave hacia una gestión más eficiente de las pymes

Tras ser aprobada en 2013 por la Comisión Europea, la Segunda Directiva de Servicios de Pago (la primera tuvo lugar en 2007), abrió un nuevo escenario más competitivo en el sector del comercio electrónico que se está comenzando a materializar en nuestros días. Con el objetivo de agilizar los pagos y cobros electrónicos por parte de particulares y empresas y dotar de unas medidas de seguridad adecuadas a estas transacciones, la PSD2 viene normalizando en los últimos tiempos nuevas vías de pago electrónicas, fácilmente gestionables desde un ordenador o terminal móvil.

A partir de ahora, el ciclo se ve simplificado mediante la eliminación de los clásicos proveedores de pago electrónicos, que hasta ahora se encargaban de canalizar las operaciones entre las compañías de las tarjetas (Visa, Mastercard…) y las entidades bancarias. Ahora es el consumidor el que, mediante su consentimiento expreso, realiza el pago de manera directa desde su cuenta corriente.

¿Cómo influye el open banking en el día a día de las pymes?

Además de la mencionada simplificación en los procesos de pago, la PSD2 ha estimulado la aparición de un nuevo actor en la escena. Nos referimos a las empresas fintech, las cuales, gracias a la posibilidad de acceder a las plataformas de cada banco, son capaces de simplificar enormemente las gestiones y procedimientos cotidianos de las pymes. Esto se traduce, sin ir más lejos, en la creación de aplicaciones capaces de integrar todos los pagos de la empresa en su interior, así como el acceso a las distintas cuentas bancarias que posea la compañía, incluso si las tiene en bancos diferentes.

Sin embargo, hay mucho más: la potencialidad y la capacidad de adaptación de las tecnologías fintech contribuirán a que en los próximos años sigan apareciendo nuevas prestaciones y funcionalidades que simplifiquen la operativa diaria de las pymes y optimicen su rendimiento. El secreto está en integrar en la misma interfaz todas las áreas corporativas, lo cual permite obtener una perspectiva mucho más clara del estado en el que se encuentra la empresa. Imaginad que, además de llevar el control económico de la pyme en cuestión desde una misma plataforma, dentro de la misma se puedan realizar las compras de nuevas existencias o incluso contratar distintos productos financieros que aporten liquidez a las arcas. Pues bien, todo eso y más ya lo tenemos a la vuelta de la esquina: el futuro va tomando forma en un nuevo tipo de software de gestión que actúa como plataforma única, mientras los bancos intervienen como proveedores de las operaciones financieras.

Otra clara ventaja de esta conciliación bancaria a la hora de ahorrar tiempo y costes es la automatización de los procesos y la consiguiente minimización de posibles errores, al descartar la posibilidad de que se produzcan fallos humanos.

APIs: las impulsoras del cambio

Concebidas como aplicaciones encargadas de conectar distintos softwares sin ninguna relación ni dependencia inicial, las APIs son las responsables de la creación de este nuevo modelo de gestión empresarial, así como de las ventajas derivadas del mismo. Dentro del sector bancario, las APIs se ocupan de poner en contacto a las entidades con dos clases de proveedores: unos que harán posible iniciar la transacción y otros que ya se vienen utilizando como son los agregadores de información financiera, que ofrecen distintos servicios de valor añadido a los clientes a través del acceso a sus perfiles.

Pero esto no es todo. Ni mucho menos. Los mayores expertos en programación ya anticipan que las APIs, gracias al desarrollo que siguen experimentando, traerán consigo nuevos conceptos y modelos que aún ni siquiera concebimos, convirtiéndose en una pieza clave del funcionamiento de cualquier empresa en el futuro.

La efectividad de los softwares de gestión

La rigidez y la escasa capacidad de maniobra de las grandes entidades financieras no tardó en verse superada por la funcionalidad y la vocación innovadora en las que se basan los servicios de las empresas fintech. No es de extrañar, por tanto, que la confianza de los pequeños y medianos empresarios en este nuevo modelo de startup no deje de incrementar día a día. Cualquier pyme con un poco de visión de futuro sabe que digitalizar e integrar sus distintos departamentos en una misma plataforma es el primer paso hacia una optimización de los procedimientos de la empresa.

Otro claro valor añadido de los servicios ofrecidos por las fintech es la adaptabilidad y personalización de las soluciones aportadas para cada caso. Sólo de esta manera es posible implementar las medidas más eficaces, de manera que distintas áreas como las relativas a la facturación, los presupuestos, la relación con los clientes, los cobros y pagos, la gestión de la tesorería o las ventas puedan ir de la mano. Y, lo más importante, que puedan ser valoradas y analizadas de manera global, de un simple vistazo.