domingo 24/1/21
RECORRIDO POR LOS PRINCIPALES SECTORES ESTRATéGICOS

Propuestas sindicales para el impulso de la industria en España

Un documento de más de sesenta páginas recoge las alternativas de CCOO para acabar con la desindustrialización que sufre España.

propeustaDado que en el último tramo del mandato de Mariano Rajoy el sindicato ha conseguido abrir con el Gobierno un proceso de debate y negociación sobre políticas industriales, la Secretaría de Estrategias Industriales acaba de publicar el documento "Propuesta sindical para el impulso de la industria en España". En algo más de sesenta páginas describe la posición del sindicato ante lo que plantea el Ejecutivo y desgrana una batería de actuaciones para impulsar la industria como generadora de riqueza y de empleo de calidad.

Hace años que las federaciones ligadas a los distintos sectores industriales vienen reclamando al Gobierno actuaciones concretas en materia de política industrial. Según lo explica Agustín Martín, secretario general de CCOO de Industria, en el libro "Propuesta sindical para el impulso de la industria en España" que acaba de ver la luz, el sindicato sigue apostando por que se realicen "cambios sustanciales" en la industria del país.

El objetivo del sindicato es conseguir el "anhelado modelo productivo", explica el sindicalista en la presentación del documento, que coloque a la economía española en la misma altura productiva, tecnológica y competitiva que el resto de las economías con las que comparte el marco de crecimiento económico y de Estado del bienestar. El informe, que se presentó el 7 de mayo en las jornadas "Una alternativa sindical para el cambio de modelo productivo", se moverá durante las próximas semanas entre los grupos políticos.

El documento que ha elaborado la Secretaría de Estrategias Industriales en colaboración con su Departamento de Economía y con el adjunto al secretario general, se explica cuál es la posición que defiende el sindicato ante las decisiones que ha adoptado el Gobierno para fortalecer el sector. Recoge también una batería de propuestas sindicales para revertir la tendencia desindustrializadora que caracteriza al país y que se deterioró tras el inicio de la crisis.

La publicación también hace un recorrido por los principales sectores estratégicos (motor, aeroespacial, TIC, construcción de material ferroviario, naval, textil-confección e industria química, farmacéutica y extractiva) y, antes de adentrarse en el capítulo de las conclusiones, se detiene en analizar el caso vasco y el navarro, las dos experiencias de política industria autonómica con mejores resultados.

CCOO sabe que España no saldrá de la crisis sin una política industrial activa, seria y coherente que se apoye en la innovación, impulse la inversión en infraestructuras, se comprometa con el desarrollo sostenible y asegure el suministro de energía a precios competitivos. Que la industria española recupere el lugar que le corresponde depende de que se aplique al dedillo el decálogo que incluye el documento de propuestas sindicales:

- Que el sector público ejerza de liderazgo en la nueva apuesta por la industria y una visión integral de los sistemas productivos y de servicios, impulsando la competitividad de la PYME, como principal sector económico.

- Una mayor inversión productiva para ganar en competitividad y reforzar la actividad exterior, mediante políticas fiscales que la incentiven y la disposición del sistema bancario a financiar proyectos de futuro.

- Fomentar las exportaciones a los países emergentes, economías que están llevando a cabo grandes esfuerzos industrializadores y demandarán bienes de capital, bienes intermedios, así como otros bienes de alto valor añadido.

- La necesidad de articular políticas horizontales con políticas sectoriales específicas, dada la creciente transversalidad entre los distintos sectores industriales, y fijar prioridades sectoriales, enmarcando las estrategias en la apuesta por sectores con futuro.

- Superar las actuales carencias y déficit en I+D, con mayor participación del capital privado y mayor coordinación territorial en materia de actividad industrial; además de acometer una política en materia de innovación industrial, acompañada de la imprescindible cualificación y formación profesional de los trabajadores en los ámbitos productivos.

- Un sistema energético menos caro y más asequible, que facilite una mayor independencia y, por tanto, seguridad de suministro; fomente la sostenibilidad medioambiental; mejore la competitividad de la economía; y promueva el crecimiento económico, industrial y del empleo.

- El mantenimiento y desarrollo de las infraestructuras básicas -industriales, de transporte y comunicación-, acompañado de la puesta a disposición de diagnósticos sectoriales específicos, con participación de los agentes económicos y sociales.

- Profundizar en el diálogo social con las asociaciones empresariales y de la industria, institucionalizando el diálogo sectorial en el ámbito de las administraciones públicas -central, autonómica y local-, por medio de la generación de marcos de debate y negociación entre todas las partes.

- Restituir el modelo de relaciones laborales, revertiendo el contenido de las reformas laborales para mejorar el empleo en cantidad y calidad así como las condiciones de trabajo, incorporando la recuperación del poder adquisitivo de los salarios y corregir la fuerte desigualdad existente. 

Propuestas sindicales para el impulso de la industria en España
Comentarios