#TEMP
jueves 19/5/22

Ofensiva para restañar las heridas causadas a la imagen de la economía española

El Gobierno tiene esta semana varias citas importantes. En casa, el Parlamento vuelve al trabajo. Fuera, se celebrará una cumbre informal de jefes de Estado y de Gobierno y la vicepresidenta económica y su número dos, el secretario de Estado de Economía, realizarán una gira para 'vender' que España no está tan mal como se ha dicho.
NUEVATRIBUNA.ES / AGENCIAS - 7.2.2010

La vicepresidenta económica, Elena Salgado, y el secretario de Estado de Economía, José Manuel Campa, viajan este lunes a Londres para convencer a los mercados, analistas y medios de comunicación de la solvencia y credibilidad de España, en un intento por conjurar las advertencias lanzadas desde algunos organismos y medios londinenses sobre la fragilidad de la economía española.

Salgado tiene previsto mantener un encuentro con periodistas y líderes de opinión del diario británico 'Financial Times', que en las últimas semanas se ha mostrado muy crítico con la política económica del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero. Hace escasos días, llegó a advertir de que en España se estaba gestando "un drama potencialmente más grande" que en Grecia, dado que se trata de una economía cuatro veces mayor.

Por su parte, el secretario de Estado de Economía, José Manuel Campa, inicia en Londres una gira por Europa, que le llevará también a París, dos de las principales plazas financieras del Viejo Continente, para explicar a los inversores extranjeros la estrategia del Tesoro Público de este año y las bondades de la deuda pública española.

Campa, que viajará acompañado por la directora general del Tesoro, Soledad Núñez, iniciará el lunes la gira en Londres y al día siguiente recalará en París. El encuentro con los inversores en la capital del Reino Unido está siendo coordinado por Barclays Capital, y en Francia la entidad colaboradora es Société Générale.

Con el mismo objetivo que Salgado, el secretario de Estado de Economía se reunirá con inversores de la plaza londinense, con el fin de evitar las críticas a la situación económica española y a su capacidad para 'capear el temporal' y salir de la recesión, reproches que provienen en gran parte de los medios de comunicación con sede en Londres, que han llegado incluso a plantear la posibilidad de que España abandone la zona euro.

Así, la gira del secretario de Estado, que se enmarca en los encuentros que todos los años mantienen representantes del Ministerio de Economía con inversores internacionales, cobra este año especial importancia, dadas las voces de las últimas semanas que advierten del peligro que puede suponer para la zona euro la crisis económica de España, una de las economías más grandes de la Eurozona y que será, según la Comisión Europea, la última en abandonar la recesión.

UN DÉFICIT QUE SUPERA EL 10% DEL PIB

Para el Gobierno es, además, especialmente importante garantizar la solvencia de la deuda pública española, dadas las necesidades de financiación que tendrá este año la economía española, con un déficit público que rondará el 10% del PIB (algo más de 10.000 millones de euros), uno de los más altos de la UE.

A las críticas lanzadas desde los medios financieros de la 'city' londinense, se han sumado en las últimas semanas las del premio Nobel de Economía, Paul Krugman, que ha secundado, a su vez, las advertencias vertidas recientemente por el profesor de la Universidad de Nueva York Nouriel Roubini en el Foro Económico Mundial celebrado en Davos y que apuntaban a España como el principal riesgo para el euro, incluso por encima de Grecia.

A estas advertencias se unían también las del comisario de Asuntos Económicos, Joaquín Almunia, quien la pasada semana admitió que España comparte "problemas comunes" con Portugal y Grecia, país cuya crisis presupuestaria ha multiplicado en los mercados las especulaciones sobre el riesgo de quiebra. Las declaraciones del comisario fueron criticadas tanto por el Gobierno español como por el portugués, que rechazaron la equiparación. Al día siguiente, la bolsa española se desplomó un 6% y la portuguesa un 5%.

A pesar de ello, aunque el diferencial de la deuda española con el bono alemán ha ido aumentando en las últimas semanas, hasta acercarse a los 100 puntos básicos, está aún muy lejos del diferencial de la deuda griega con la deuda alemana, en torno a 350 puntos, o de la deuda portuguesa, con más de 150 puntos básicos de diferencia respecto a Alemania.

Además del 'road show' que inicia esta semana Campa, el Gobierno acaba de enviar a Bruselas la revisión del Plan de Estabilidad Presupuestaria 2010-2013, en el que contempla un recorte del gasto de 50.000 millones de euros y una vuelta al déficit por debajo del 3% del PIB al final del periodo, plan que algunos analistas han interpretado como una muestra más para contentar a los mercados ante las dudas surgidas.

De momento y a la espera del éxito que tenga los encuentros de Salgado y Campa, España se ha visto obligada a elevar la rentabilidad que ofrece en sus subastas. En la última de bonos a tres años, realizada ayer, el interés ofrecido se elevó en medio punto respecto a la subasta de diciembre, pero casi en dos puntos sobre la de noviembre.

NUEVAS EMISIONES DE DEUDA

Para este año, está previsto que el Tesoro Público realice unas emisiones brutas de alrededor de 211.500 millones de euros para refinanciar los vencimientos de deuda en el año y para cubrir las nuevas necesidades financieras. Esta cifra más que duplica los 104.500 millones de euros previstos para 2009.

De este total, 135.000 millones de euros serán amortizaciones de deuda y el resto, 76.177 millones, se corresponderán con emisiones netas, cifra que coincide con las necesidades financieras efectivas del Tesoro Público.

La emisión se obtendrá principalmente a través de letras del Tesoro y de bonos y obligaciones del Estado. En concreto, la cartera de la deuda del Estado en circulación mantendrá este año una composición similar a la de años anteriores, aumentando ligeramente la participación de las letras hasta el 20,5% a costa de los bonos y obligaciones, que representarán el 75,7% del total.

CUMBRE INFORMAL EN BRUSELAS

Otra importante cita, esta semana, para tratar de recomponer la imagen de la economía española es la que tendrá lugar el jueves en Bruselas. Los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea se reunirán en una cumbre informal extraordinaria en la que abordarán la situación económica tras el ataque de los mercados contra Grecia, España y Portugal. Los líderes europeos discutirán cómo acelerar la salida de la recesión y el ritmo de consolidación fiscal y empezarán a diseñar el nuevo plan económico de la UE para los próximos 10 años que debe sustituir a la fallida estrategia de Lisboa.

La sesión matinal del encuentro, que comenzará a mediodía, se concentrará en la situación económica. El comisario de Asuntos Económicos, Joaquín Almunia, se mostró convencido el pasado miércoles de que, aunque formalmente la crisis de Grecia no está incluida en el orden del día de la cumbre, los líderes europeos la discutirán en el contexto del debate sobre la salida de la crisis y la necesidad de corregir los enormes déficits y deudas que arrastran la mayoría de países de la UE. Fuentes diplomáticas explicaron que estos problemas serán el "telón de fondo" de los debates de los líderes.

Además de los problemas financieros de los países de la UE y de las medidas para acelerar la recuperación, los jefes de Estado y de Gobierno comenzarán a debatir la nueva estrategia económica de la UE de aquí a 2020. Se trata de fijar una serie de objetivos comunes que impulsen una modernización del tejido productivo europeo y de diseñar mecanismos para garantizar su cumplimiento.

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha repetido que el fracaso de la estrategia de Lisboa se debe a que los objetivos que se fijaron (como aumentar la tasa de empleo al 70% de la población o incrementar la inversión en I+D hasta el 3% del PIB) no se han cumplido porque eran sólo indicativos y no vinculantes. Por ello, Zapatero defendió que los nuevos objetivos económicos deben ser vinculantes y que tienen que introducirse "medidas correctivas" para los países incumplidores.

Las propuestas de Zapatero fueron mal acogidas por Alemania y Reino Unido, que han manifestado su rechazo a cualquier tipo de sanción. Pero en su discurso ante el pleno de la Eurocámara el pasado 20 de enero, el presidente del Gobierno defendió de nuevo la posibilidad de imponer sanciones porque es una posibilidad que ya existe en la legislación de la UE, por ejemplo en el Pacto de Estabilidad y Crecimiento (PEC) y "funciona".

El debate de los líderes europeos sobre la 'estrategia 2020' se basará en dos documentos de propuestas. El primero, presentado por el presidente de la Comisión, José Manuel Durao Barroso, se centrará en los objetivos. El segundo ha sido elaborado por Van Rompuy, en estrecho contacto con la presidencia española, y abordará la cuestión de cómo reforzar la coordinación de políticas económicas. El secretario de Estado de Economía, José Manuel Campa, se reunió recientemente con Van Rompuy para ultimar el texto.

La cumbre irá precedida de un desayuno de trabajo de Van Rompuy, Zapatero y Barroso.

Ofensiva para restañar las heridas causadas a la imagen de la economía...
Comentarios