#TEMP
lunes 23/5/22

Mentiras y medias verdades en torno al maltrecho proceso de diálogo social

A casi nadie se le escapa que el otoño que viene se presenta "caliente" en el terreno de lo laboral debido a la ruptura del diálogo social, el pasado mes de julio. Y, a día de hoy, no parece que ninguna de las partes implicadas esté dispuesta a moverse ni un ápice de sus posiciones de partida.
> PDF: Cartas de Toxo y Méndez a Díaz Ferrán
NUEVATRIBUNA.ES 18.8.2009

La primera gran discrepancia, aunque no la más importante, es quién rompió realmente la mesa de diálogo. El presidente de CEOE, Gerardo Díaz Ferrán, ha sido tajante en las declaraciones que esta mañana ha hecho a la SER: "Nosotros no nos hemos levantado de la mesa. La mesa la levantó el Gobierno y los sindicatos le acompañaron. Nosotros seguimos sentados, lo que pasa es que estamos solos". Muy distinta es la valoración que ha hecho el vicepresidente tercero, Manuel Chaves ante los micrófonos de RNE, al señalar que si el diálogo se rompió es porque a los empresarios "no les interesaba la evolución del dialogo social tal como se estaba desarrollando".

En cuanto a la cuestión de fondo, esto es, las propuestas que unos y otros habían puesto sobre la mesa, el presidente de la patronal parece empeñado en enredarse en una complicada madeja semántica. "Nunca hemos planteado el despido libre, ni recortar los derechos de las personas que están trabajando, ni reducir las posibilidades de defensa jurídica del trabajador". Acto seguido, sin embargo, ha defendido una vez más la reforma laboral que pasaría por dejar las indemnizaciones por despido en 20 días por año trabajado. En su opinión, esta medida ayudaría a terminar con la alta temporalidad de los contratos en España: "No es conculcar derechos, -ha dicho- sino acabar con la temporalidad, cambiar estos contratos por indefinidos con indemnizaciones que ronden los 20 días, como en otros países", para que cuando se salga de la crisis los parados "se encuentren con contratos indefinidos y no otra vez con temporales de un año".

Díaz Ferrán no ha ampliado sus propuestas en materia de despido, pero cabe recordar que en el documento que manejaba la CEOE hace un mes se mencionaba la simplificación de los trámites administrativos que acompañan a la ruptura de la relación contractual entre la empresa y el trabajador como uno de los requisitos para llegar a un acuerdo.

Por lo que se refiere a los salarios, el presidente de la CEOE ha negado que él haya pedido rebajarlos, tal y como se desprendía de una entrevista que recientemente concedió al diario ABC, y ha insistido en que se ha limitado a plantear "el mantenimiento del poder adquisitivo". "Cuando el IPC puede acabar en el 0,3% o el 0,6%, o incluso en el -0,3%, mantener el poder adquisitivo es eso", ha añadido y ha explicado que la propuesta de la CEOE es revisar los salarios con incrementos entre el 0% y el 1%, en previsión del que el IPC se sitúe finalmente en esta horquilla en 2009, y la aplicación de las cláusulas de revisión salarial, en el caso de que, por ejemplo, el IPC alcanzara el 1,5%. "Es lo de siempre, mantener el poder adquisitivo", ha señalado para concluir culpando a los sindicatos de los problemas en la negociación colectiva: "No son los empresarios quienes están colapsando los convenios colectivos, sino los que piden subidas salariales del 6% que los empresarios no pueden asumir, es decir, los sindicatos".

Las declaraciones de Díaz Ferrán contrastan con las realizadas el lunes por el secretario de Acción Sindical de UGT, Toni Ferrer, para quien "en el terreno salarial estamos defendiendo una política prudente y moderada, de manera que los salarios puedan ser un elemento que contribuya a recuperar el consumo y a estimular la demanda. Las propuestas que ha hecho el presidente de la CEOE de rebajar los salarios lo que harían sería deprimir más la economía y la caída del consumo y, por tanto, supondrían más destrucción de empleo".

Ferrer achacó el fracaso del diálogo social a la actitud "maximalista" de la patronal, algo que este martes también ha negado Díaz Ferrán: "No hemos planteado una posición maximalista. (...) Nuestros documentos son para abir una reflexión en conjunto". Claro que también ha afirmado que es imprescindible retomar el diálogo sin "perímetros estrechos" o, lo que es lo mismo, las famosas líneas rojas que el Gobierno marcó como elementos que no podían someterse a la negociación.

Dicho todo esto, unos y otros proclaman que quieren reanudar el diálogo social. Para Chaves, septiembre será "buena época" para volver a sentarse con empresarios y sindicatos, especialmente porque el Gobierno quiere que éstos hagan aportaciones a la nueva Ley de Economía Sostenible que pretende aprobar antes de final de año. Eso sí, no oculta sus reservas al opinar sobre si la estrategia de los agentes sociales persigue realmente el acuerdo: "La estrategia de los sindicatos creo que sí, la de los empresarios, tengo mis dudas".

Para Ferrer, el hecho de que esta primera etapa del diálogo social haya fracasado no significa que no se pueda recuperar en el futuro, aunque para eso, dijo, todos los interlocutores deben ser responsables y asumir la defensa de los intereses generales y no de los particulares.

Díaz Ferrán ha recordado que la CEOE remitió a Gobierno y sindicatos sendas cartas para ofrecerles retomar las negociaciones en septiembre, y ha indicado que "no han tenido respuesta", más allá de los comentarios que han recibido en los medios por parte de los destinatarios. Ante estas aseveraciones, UGT ha emitido un comunicado recordando al representante de la patronal que sí hubo respuesta a su carta. En el comunicado se detalla que con fecha de 30 de julio, los Secretarios Generales de UGT y CCOO, Cándido Méndez e Ignacio Fernández Toxo, enviaron sendas cartas a Gerardo Díaz Ferrán reiterando que ambos sindicatos siempre han estado abiertos a cuantos encuentros fueran necesarios para encontrar soluciones compartidas a la grave situación por la que atraviesa el país, pero que para ello es necesario establecer “unas bases distintas” a las expresadas por la patronal en el mes de julio. Los Secretarios Generales de UGT y CCOO reclamaban, en estas cartas de respuesta, “menos gestos y más mesura” y sugerían al Presidente de la patronal, que “un gesto de buena voluntad para recuperar el diálogo social, sería priorizar el desbloqueo de los convenios que a día de hoy están estancados”. Una discrepancia más que añadir a la lista.

Por último, Díaz Ferrán también ha terciado en la polémica sobre las malas relaciones entre el Gobierno y la patronal, después de que el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, cargara contra él poco antes de dar por zanjado el diálogo social: "No achaco para nada el desencuentro (del diálogo social) a Zapatero". "Hay otras personas del Gobierno negociando", ha añadido y ha hecho una defensa de su organización después de que el ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, cuestionara en más de una ocasión la representatividad de la CEOE, dado que el tejido empresarial se nutre en un 80% por pymes. El presidente de la patronal ha dejado caer que en su organización "están todas las organizaciones empresariales", correspondientes a todos los territorios, sectores y tamaños, "desde las grandes a las pequeñas".

Mentiras y medias verdades en torno al maltrecho proceso de diálogo social
Comentarios