Lunes 17.06.2019
CONTESTA CARLOS CRUZADO | GESTHA

¿Con qué medidas se pueden evitar los “tax rulings” que benefician a las multinacionales?

Los 'tax rulings' o acuerdos fiscales suponen la pérdida de miles de millones de euros anuales en la recaudación de los países europeos.

La semana pasada, los sindicatos más representativos de las Administraciones tributarias y financieras de la Unión Europea (UFE), entre ellos Gestha, se reunieron en Bruselas para afrontar el grave problema planteado por los supuestos acuerdos fiscales firmados por algunos países de la Unión Europea (UE) con multinacionales extranjeras para reducir sensiblemente su factura fiscal, también conocidos como “tax rulings”.

Aunque todavía se están investigando, estos acuerdos preferentes, junto con las posibilidades que, en muchos casos, dan a estas corporaciones empresariales los denominados Acuerdos Previos de Valoración de Precios de Transferencia (APAS), suponen la pérdida de miles de millones de euros anuales en la recaudación de los países europeos, lo que resta recursos para desarrollar medidas de crecimiento, gasto social y de lucha contra el desempleo que favorezcan el Estado del bienestar, ya muy desmantelado en países como España a causa de la crisis.

Por eso, para contrarrestar sus efectos negativos, la UFE propone fijar un umbral mínimo incondicional en el tipo impositivo del Impuesto de Sociedades en la UE, que no pueda ser esquivado por ninguna de todas las multinacionales que operan en territorio comunitario.

Esto no significaría que todos los países gravaran por igual a las empresas, pero sí que todos tuvieran un tipo mínimo por debajo del cual no podrían hacer rebajas y así evitar, además de los citados “tax rulings”, tipos tan bajos como los establecidos en Irlanda (con un tipo de Sociedades del 12,5%), o como los que al parecer tiene en mente el Reino Unido aplicar en Irlanda del Norte para competir con sus vecinos del sur.

Pero además, la hoja de ruta pasa por prohibir expresamente la práctica de los “rulings” en todos los países europeos y extenderla a todo el ámbito de la OCDE. De forma alternativa, desde la UFE, sugerimos impulsar un relanzamiento de la directiva comunitaria de 2011 que fija una base impositiva común en el Impuesto de Sociedades, y acelerar la puesta en marchar del plan de acción diseñado por la OCDE contra la erosión de bases imponibles y transferencias transfronterizas de beneficios.

Contesta Carlos Cruzado

Presidente de los Técnicos del Ministerio de Hacienda (GESTHA)