#TEMP
viernes 27/5/22

López: "Si lo que quiere es salvar su culo y su Air Comet, que se vaya a su casa"

L.M.
El 'metal' acusa a la patronal que preside Gerardo Díaz Ferrán de intentar llevar a cabo una reforma laboral encubierta.
> El Gobierno amplía una línea de créditos
> Díaz Ferrán no convence a los trabajadores
NUEVATRIBUNA.ES/ L.M. - 16.10.2009

Cerca de 700 empleados del sector metalúrgico de Madrid -unos 1.500 según CCOO- se manifestaron este viernes frente a la Asociación de Empresarios del Metal, en Madrid, para reclamar que la patronal "desbloquee" la negociación de su convenio colectivo, y que les "permita mantener y mejorar" el poder adquisitivo de los trabajadores del sector.

A su llegada a la sede de los representantes del metal, los manifestantes, que habían iniciado una marcha desde la sede de UGT en Madrid, arrojaron huevos contra la fachada e increparon a los dirigentes del metal, a quienes pidieron que salieran a la calle y dieran la cara.

El secretario general de la Federación de Industria de CC.OO, Agustín Martín, recordó a los empresarios "que miles de personas no pueden estar miles sin un convenio que regule sus condiciones", después de afirmar que unos 140.000 trabajadores están a la espera de que se firmen estos convenios.

En la misma línea se manifestó Mariano Hoya, secretario general de la Federación de Metal Construcciones y Afines (MGA) de UGT Madrid, quien afirmó que llevan "diez meses negociando. Diez meses son muchos meses, así que ya es hora de poner encima de la mesa propuestas coherentes", en clara crítica a la CEOE.

Ambos sindicatos recalcaron que las ramas del metal de Madrid se sumarán a la huelga convocada por las federaciones estatales para el día 28 de octubre, en caso de que la reunión de la mesa sectorial del próximo 20 de octubre produzca algún avance.

Por su parte, el secretario general de CCOO de Madrid, Javier López, denunció que la estrategia de la patronal se orienta "no a la negociación, sino a la imposición" y afirmó que los empresarios buscan "o cambiar la actitud del Gobierno o cambiar al Gobierno".

Según López, los empresarios se negaron primero a firmar el Acuerdo de Negociación Colectiva para después dar "un zapatazo" en la mesa del Diálogo social y pedir la reforma laboral.

DIÁLOGO SOCIAL BLOQUEADO

Los sindicatos y las patronales CEOE y Cepyme decidieron crear el pasado seis de octubre un grupo de trabajo para analizar la situación de la negociación colectiva con el objetivo de analizar si efectivamente los empresarios están bloqueando la renovación de los convenios colectivos, tal y como reclaman los sindicatos.

CCOO y UGT aseguran que en la actualidad hay cerca de 3,5 millones de trabajadores que no tienen su convenio firmado y otros 1,5 millones ven como sus empresas incumplen lo acordado en años anteriores.

Para las centrales sindicales, sólo un gesto de la CEOE que desbloquee esta situación de la negociación colectiva permitiría que se retomase el diálogo social. Además, el ministro de Trabajo e Inmigración, Celestino Corbacho, advirtió hoy de que, si se alcanzase este acuerdo entre los agentes sociales, el Gobierno volvería a sentarse al día siguiente.

Sin embargo, los empresarios niegan que los convenios estén bloqueados y aseguran que el ritmo de renovación de los acuerdos es similar al de años anteriores.

Además, y de cara a futuros ejercicios, los sindicatos han planteado la posibilidad de llegar con la CEOE a un acuerdo salarial a tres años, en el que estarían dispuestos a asumir para 2010 subidas salariales inferiores al 2 por ciento e incrementos algo más elevados en 2011 y 2012, pero siempre con una cláusula de revisión que garantizara el poder adquisitivo.

A cambio, pedirán a los empresarios que inviertan más en I+D y que moderen y reinviertan los beneficios en el mantenimiento del empleo y la reducción de la temporalidad a través de la conversión de contratos temporales en indefinidos.

El objetivo que persiguen con esta propuesta es doble: por un lado desbloquear la negociación colectiva, que este año por primera vez en seis ejercicios no se ha regido por un pacto entre empresarios y sindicatos, y, por otro, dar un paso hacia la recuperación del diálogo social, roto el pasado mes de julio.

Por su parte, la patronal aprovechó la publicación el pasado día 14 de los datos de IPC de septiembre para señalar que el hecho de que los precios se hallen en una tasa del -1 por ciento "avala" su postura en la negociación colectiva de ofrecer incrementos salariales en una horquilla de entre el 0 por ciento y el 1 por ciento.

López: "Si lo que quiere es salvar su culo y su Air Comet, que se vaya a su casa"
Comentarios