domingo 27/9/20

Los Veintisiete acuerdan evitar la tentación del proteccionismo

La cumbre extraordinaria que se celebra en Bruselas insiste en la necesidad de adoptar medidas para "limitar la pérdida de puestos de trabajo", utilizando instrumentos como el Fondo Social Europeo o el Fondo Europeo de Adaptación a la Globalización. Zapatero ha descartado la intervención en alguna entidad financiera.
NUEVATRIBUNA.ES / AGENCIAS - 1-3-2009

Los líderes europeos han tratado de escenificar una imagen de unidad frente a la crisis económica tras la descoordinación y las disputas de las últimas semanas y se han comprometido a evitar caer en la tentación de las medidas proteccionistas que puedan perjudicar a otros Estados miembros.

Los jefes de Estado y de Gobierno han descartado elaborar un plan de rescate específico para el este de Europa por considerar que los problemas de cada país deben tratarse "caso por caso", sin crear bloques dentro de la UE. Aseguran además que tampoco flexibilizarán los criterios para entrar en el euro, como pedía Hungría.

Más allá de estos compromisos, la cumbre extraordinaria de la UE sobre la crisis económica se ha cerrado sin acuerdos concretos, que se dejan para el Consejo Europeo ordinario de primavera, que tendrá lugar los días 19 y 20 de marzo. Podemos decir objetivamente que ha habido un alto nivel de consenso sobre la necesidad de evitar cualquier tipo de medidas unilaterales proteccionistas dentro de la UE", ha subrayado el presidente de la Comisión, José Manuel Durao Barroso, en la rueda de prensa final de la cumbre.

Por su parte, el primer ministro checo, Mirek Topolánek , ha dicho que los líderes europeos están de acuerdo en "utilizar al máximo el mercado único como motor de la recuperación para respaldar el crecimiento y el empleo". Y también creen que "hasta ahora no hay ningún ejemplo que pueda considerarse como proteccionismo en los Estados miembros" y confían en la Comisión para garantizar la igualdad de trato y la aplicación de las reglas comunitarias.

Se cierra así la polémica provocada por el plan francés de ayuda al sector del automóvil, dotado con 6.000 millones de euros, que suscitó preocupación en el Ejecutivo comunitario y fue tachado de proteccionista por Praga. La comisaria de Competencia, Neelie Kroes , aceptó este sábado las garantías de París de que el plan no contiene medidas proteccionistas. Barroso ha dicho que el Ejecutivo comunitario no será "discriminatorio" y que lo que ha aceptado para Francia lo aceptará también para el resto de países, lo que abre la puerta a la aprobación de los planes de España e Italia.

Tanto Barroso como Topolánek han coincidido en que los Estados miembros deben apoyar con planes nacionales a la industria automovilística para hacer frente a la crisis pero resaltaron que estos planes deben coordinarse y no provocar efectos negativos en otros países. El primer ministro checo también ha hecho referencia a la necesidad de reestructurar el sector, porque la demanda de coches está en 12 millones de coches al año y se producen 18 millones.

PLANES DE RESCATE

Las peticiones de Hungría de crear un fondo de 180.000 millones de dólares para apoyar a los países del este y de acelerar la entrada de estos Estados en el euro como respuesta a la crisis económica y financiera no han obtenido ningún eco entre los líderes europeos. El primer ministro checo ha señalado que la UE no va a abandonar a ningún país, pero insistió en que "la idea de dividir entre nuevos y antiguos Estados miembros , entre países de la eurozona y de fuera de la eurozona, entre norte y sur o entre este y oeste es un enfoque que rechazamos de plano".

Por su parte, Barroso ha insistido en que el apoyo a los países con problemas se realizará "caso por caso" pero no "por categorías de países" , porque también en el este de Europa hay muchas diferencias entre la situación económica de cada Estado. "Los países del centro y del este de Europa no quieren un programa sólo para ellos porque no hay ninguna razón específica para tratar así a un grupo de países muy diversos", ha afirmado.

Topolánek ha dejado también claro que los líderes europeos están de acuerdo en que "sería un error cambiar las reglas de juego ahora" para entrar a la eurozona. Y el presidente de la Comisión ha animado a todos los países de la UE a acelerar los esfuerzos para cumplir los criterios de convergencia porque el euro ha demostrado ser un "factor de protección" frente a la crisis.

LA CUMBRE DEL G-20

A nivel internacional, los jefes de Estado y de Gobierno dicen que la cumbre del G-20 en Londres el próximo 2 de abril debe ayudar a "restablecer la confianza de las empresas, de los ciudadanos y del sector financiero" y destacan el papel de liderazgo de la UE. También abogan de nuevo por llegar a una "rápida conclusión" de la ronda de liberalización comercial de Doha.

Asimismo, piden que los esfuerzos de la UE para restaurar la estabilidad financiera y promover los mercados abiertos se reflejen adecuadamente a nivel internacional y que se tenga en cuenta la situación específica de los países en vías de desarrollo.

"NO A LA INTERVENCIÓN EN BANCOS ESPAÑOLES

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, aseguró al término de la cumbre que no existe "ninguna intención, ni ningún plan" por parte del Ejecutivo para contemplar la intervención de alguna entidad financiera. "Voy a resaltar una vez más que los grandes bancos españoles están resistiendo como pocos", declaró a los medios al término de la cumbre extraordinaria que este domingo ha reunido a los jefes de Estado y de Gobierno de la UE en Bruselas.

Preguntado por si el Gobierno se plantea tener que intervenir en alguna entidad financiera, Zapatero indicó que "ya hemos expresado que no hay ninguna intención, ni ningún plan para intervenir". "Lógicamente, el Banco de España, que es a quien le corresponde y quien tiene la posibilidad, está evaluando el devenir de las instituciones financieras, pero no tenemos ningún plan para hacer ningún tipo de intervención", explicó.

El presidente del Gobierno insistió en subrayar la fortaleza de los bancos españoles que "están resistiendo como pocos", después de "20 meses de crisis en el sistema financiero". En este sentido, consideró "un gran activo en el horizonte de la recuperación económica" el hecho de que el sistema financiero español sea "de los que menos dañado está". "Sin duda, eso nos permitirá una ayuda importante para la recuperación económica", concluyó.

Los Veintisiete acuerdan evitar la tentación del proteccionismo
Comentarios