sábado 29/1/22
POR APLICAR EL AJUSTE QUE EXIGÍA BRUSELAS

Los socialistas acusan a Barroso de permitir la caída de Sócrates por aplicar el ajuste que exigía Bruselas

El presidente de la Comisión asegura que no interviene en la política de Portugal. Por su parte, Van Rompuy lamenta las presiones de Alemania y Francia, que debilitaron el Pacto de Estabilidad. 

El líder socialista en la Eurocámara, Martin Schulz, ha acusado este martes al presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, de permitir que su partido, el conservador PSD, hiciera caer al primer ministro portugués, José Sócrates, al votar en contra de un plan de ajuste que había exigido el propio Ejecutivo comunitario para combatir la crisis de deuda.

"Me hubiera gustado escuchar por qué el partido al que usted pertenece, el que le hizo primer ministro en Portugal, ha hecho caer al Gobierno que quería imponer las medidas que usted y su comisario (de Asuntos Económicos, Olli Rehn), exigían a ese Gobierno", ha dicho Schulz durante el debate en la Eurocámara sobre los resultados del Consejo Europeo del 24 y 25 de marzo.

"Sabe muy bien que, en tanto que presidente de la Comisión, no puedo intervenir en la política interior portuguesa", ha replicado Durao Barroso.

"La crisis política no ha hecho que las cosas sean más fáciles en Portugal, que tenía ya una situación bastante difícil. Pero las instituciones europeas debemos respetar también la democracia nacional, las decisiones de los parlamentos", ha agregado el presidente del Ejecutivo comunitario.

La Comisión "está al lado de Portugal para que se pueda encontrar la mejor solución en el marco del respeto de los compromisos asumidos por Portugal y las responsabilidades que Portugal tiene hacia sus socios europeos", ha agregado Barroso en referencia a los objetivos de recorte del déficit que Lisboa se ha comprometido a cumplir para calmar a los mercados.

El presidente del Ejecutivo comunitario ha afirmado que sería "justo" recortar el tipo de interés (5,8%) que Irlanda paga por su rescate de 85.000 millones, no sólo "para no imponer costes extremadamente difíciles a nuestros conciudadanos irlandeses", sino también para "garantizar la sostenibilidad de la deuda".

En todo caso, Barroso ha rechazado que se culpe a las instituciones de la UE de la crisis. A su juicio, la responsabilidad "esencial" corresponde a "algunos Gobiernos que han dejado que su deuda llegue a niveles insostenibles o que sus bancos tengan un crecimiento que es varias veces el de su PIB".

A su juicio, la UE debe responder a la crisis de deuda con "solidaridad" y también con "responsabilidad". Sólo así se evitará, según el presidente de la Comisión, "el problema de una cierta división en Europa, una división entre norte y sur o entre centro y periferia". "La Europa que queremos construir es una Europa de la solidaridad y no una Europa de primera y segunda clase", ha dicho Barroso, que se ha declarado preocupado por esta división.

ERRORES GRAVES EN EL PASADO

Por su parte, el presidente permanente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, ha defendido también el papel de la UE frente a la crisis y ha criticado los "graves errores del pasado" que la han hecho posible, en particular el debilitamiento del Pacto de Estabilidad con la reforma de 2005 por las presiones de Francia y Alemania.

"Si no lo hubiéramos hecho, habríamos tenido instrumentos mucho más eficaces y habríamos podido evitar muchas crisis", ha sostenido ante los eurodiputados.

Los socialistas acusan a Barroso de permitir la caída de Sócrates por aplicar el ajuste...
Comentarios