sábado 4/12/21

Los sindicatos exigen "ajustar" la subida de impuestos al nivel de renta

Critican los Presupuestos del Gobierno por eludir el cambio del patrón productivo. Mientras, Díaz Ferrán augura que el Diálogo Social avanzará "por buen camino en los próximos días".
> El IVA superreducido no subirá
> Piden una subida de más del 2% para las pensiones
NUEVATRIBUNA.ES / AGENCIAS - 18.09.2009

Los sindicatos instaron hoy al Gobierno a llevar a cabo una reforma fiscal que permita “ajustar” el impuesto sobre la renta a los ingresos reales del contribuyente, como parte de un programa de medidas que aboga además por redoblar la lucha contra el fraude y donde los sindicatos expresan sus dudas sobre la eficacia de los próximos Presupuestos Generales del Estado que hallan en proceso de elaboración.

Estas son algunas de las aportaciones incluidas en un documento conjunto que CCOO y UGT presentaron este viernes a la vicepresidenta económica del Gobierno, Elena Salgado, en el que explican sus planteamientos de cara a la elaboración de los Presupuestos Generales del Estado para 2010, que incluirán algunas modificaciones fiscales.

"El sistema tributario debe buscar el cumplimiento de principios de suficiencia y equidad", afirmaron Comisiones Obreras y UGT, en la primera reunión con el Ejcutivo, donde insistieron además en la necesidad de aumentar la lucha contra el fraude hasta convertirlo en "seña de identidad del modelo de mercado español".

En su opinión, la reforma del sistema debe incluir la posibilidad de "ajustar" la aportación de los contribuyentes a los ingresos realmente percibidos. En este sentido, llamaron a "establecer unos tipos de gravamen adecuados al grado de suficiencia elegido con un grado de progresividad que reparta de forma equilibrada los esfuerzos a nivel de personas y de fuentes de renta".

Sin embargo, CCOO y UGT coincidieron en que "la exigente situación actual no permite adoptar rápidamente este tipo de medidas, de forma que hay que buscar otro tipo de decisiones para conseguir aumentar los ingresos públicos con una distribución más justa entre los contribuyentes".

A su juicio, "una subida de los ingresos por impuestos en la situación actual ayudaría a mejorar el deteriorado saldo de las cuentas públicas sin perjudicar el consumo y la inversión agregada".

Si bien, para ilustrar "la dimensión del reto", las organizaciones precisaron que una elevación de un punto del tipo marginal del IRPF sólo generaría unos ingresos adicionales de unos 300 millones de euros, mientras que aumentar el tipo único sobre los rendimientos de capital tan sólo aumentaría la recaudación en 260 millones de euros.

Asimismo, con relación a la subida de impuestos que prevé acometer el Gobierno y que se ha convertido en la principal novedad de las cuentas anuales, los sindicatos criticaron “la propuesta publicitada por el Gobierno”. En su opinión, las cuentas públicas deberían estar orientadas a una mayor creación de empleo y a acometer al cambio de modelo productivo, sin olvidar una reducción de déficit público.

Estos objetivos "no parecen posibles con la propuesta publicitada por el Gobierno", afirman UGT y CCOO.

EL GOBIERNO SE QUEDA SIN MARGEN

"La experiencia, no obstante, ha demostrado la poca utilidad de algunas decisiones adoptadas en el sistema tributario como la deducción de 400 euros, la supresión del Impuesto sobre el Patrimonio o la casi desaparición del Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones", añadieron.

Además, apuntaron que la elevación del IVA tiene "inconvenientes", al perjudicar en mayor medida a las personas con menor renta y, recordaron que "algunas de las decisiones adoptadas a favor del ciclo en el pasado reciente limitan seriamente los márgenes de actuación en la actualidad".

Los sindicatos plantearon al Gobierno estas cuestiones en la reunión mantenida esta tarde entre la vicepresidenta económica, Elena Salgado, con los secretarios generales de UGT y CCOO, Cándido Méndez e Ignacio Fernández Toxo, respectivamente.

Salgado avanzó que el Ejecutivo pretende mostrar el "núcleo" de las modificaciones fiscales y las prioridades de gasto que el Gobierno plasmará en el proyecto de Presupuestos para 2010 --que se presentarán el próximo 26 de septiembre-- y reconoció que aún no se ha fijado una fecha para hablar del estado de las cuentas públicas con el PP por motivos de agenda.

DIÁLOGO SOCIAL “POR BUEN CAMINO”

Por otra parte, el presidente de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), Gerardo Díaz Ferrán, aseguró este viernes que los sindicatos se están dando cuenta de que hace falta "mucha moderación" en el diálogo social, por lo que augura que avanzará "por buen camino en los próximos días".

Según Díaz Ferrán, los sindicatos se están dando cuenta de qué camino hay que seguir "al aceptar" las condiciones que ha puesto el Gobierno para la revisión del salario de los funcionarios el próximo año, lo que demuestra, a su juicio, que entienden que hace falta moderación.

El presidente de la patronal tampoco ve problemas significativos en la negociación colectiva, ya que "a día de hoy hay 200 convenios más firmados que en las mismas fechas de hace un año".

En su opinión, "no hay obstáculos" más allá de que en algunos sectores y provincias los sindicatos están pidiendo subidas salariales superiores al 2 por ciento "que no se pueden aceptar" dada la actual situación económica.

"Son ellos (los sindicatos) los que tienen que bajar sus pretensiones y así se firmarán los convenios que faltan", señaló.

Por su parte, UGT anunció este miércoles que existen "expectativas" de llegar un acuerdo con el Gobierno respecto a la subida salarial de los funcionarios, según afirmó su secretario general, Cándido Méndez, que señaló la necesidad de ser "prudentes", ya que el proceso de negociación todavía no ha terminado.

Méndez respondía así a la propuesta del Gobierno de aumentar el salario de los funcionarios públicos del 0,3 por ciento en la retribución salarial y otra subida del 0,3 por ciento en la partida correspondiente al plan de pensiones en ambos casos para 2010.

Asimismo, el Ejecutivo presentó a los sindicatos una cláusula de revisión salarial con el objetivo de que los funcionarios públicos puedan recuperar el poder adquisitivo en el periodo de negociación, que abarca hasta 2012.

Los sindicatos exigen "ajustar" la subida de impuestos al nivel de renta
Comentarios