jueves 2/12/21

Los sindicatos barajan adelantar la convocatoria de huelga a "antes del verano"

LUIS MARTÍNEZ
La negociación sobre la reforma laboral entra este fin de semana en la recta final sin que los agentes sociales hayan acercado posiciones. El lunes se cumple el plazo y si no hay acuerdo entre los empresarios y los sindicatos, el gobierno tomará cartas en el asunto por medio de un 'decretazo'.
> Si hay 'decretazo', habrá huelga general
> Ofensiva contra los ataques al sindicalismo de Rajoy
NUEVATRIBUNA.ES - 28.05.2010

Los sindicatos meten presión en vísperas del fin de semana en que deberá cerrarse la negociación sobre la reforma del mercado laboral, con o sin acuerdo. Si no se alcanza un pacto, las centrales podrían convocar una huelga general “antes del verano”. Hasta el momento, se desconoce si el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, participará directamente en las negociaciones de la mesa del Diálogo Social. En cualquier caso, el lunes se conocerán los resultados definitivos.

Los máximos líderes sindicales y patronales se verán las caras este fin de semana. Sobre la mesa, la reforma del mercado de trabajo. Los secretarios generales de UGT y Comisiones Obreras, Cándido Méndez e Ignacio Fernández Toxo, respectivamente, discutirán cara a cara con el presidente de la patronal CEOE, Gerardo Díaz Ferrán, y con el responsable de relaciones laborales de la confederación empresarial, Santiago Herrero, a fin de intentar despejar el principal escollo que frena la llegada de un acuerdo: las causas del despido.

La confrontación culminará en todo caso “el lunes, según confirmaron hoy a nuevatribuna.es en fuentes sindicales. En caso de que no se alcance un acuerdo, los sindicatos planean paralizar el país con la convocatoria de una huelga general, si consideran que la reforma que el Gobierno aprobará por su cuenta resulta “lesiva” para los derechos de los trabajadores, como parece probable.

Los sindicatos podrían convocar el paro general “antes del verano”, según aseguraron hoy viernes a este periódico en fuentes sindicales de toda solvencia. El plan de ajuste aprobado el jueves por el Gobierno ha actuado como un trampolín para las aspiraciones de los empresarios. El presidente de CEOE, Gerardo Díaz Ferrán, se mostró hoy “optimista” ante la resolución del conflicto. En su opinión, lo importante es que se apruebe la reforma del mercado de trabajo, con consenso o sin él.

EL NÚCLEO DE LA CONFRONTACIÓN

Díaz Ferrán mantiene su apuesta por que se regulen de nuevo las causas del despido objetivo. “Ahí está el núcleo de la confrontación”, aseguró este viernes el presidente de la Fundación 1º de Mayo de Comisiones Obreras, Rodolfo Benito, en la presentación del Anuario 2010 promovido por este sindicato. Hasta el momento, los empresarios están obligados a justificar pérdidas para despedir de forma procedente a un trabajador. Esta vía supone un coste a las empresas de 20 días por año trabajado en concepto de indemnización. Sin embargo, en la práctica, casi todos optan por abonar 45 días, más del doble, y eligen la vía del despido improcedente.

Comisiones Obreras se ha mostrado abierta a discutir “todos los temas” puestos sobre la mesa en la presente ronda negociadora, asegura Rodolfo Benito. En cambio, las centrales rechazan abrir la manga en el asunto de las causas del despido. En su opinión, ésto supondría “descausalizar” por completo la rescisión de contratos, mientras que las centrales buscan todo lo contrario, “recausalizar” el despido. “En ningún caso” los sindicatos aceptarán esta vía, reitera el presidente de la Fundación.

En cuanto a la patronal, Díaz Ferrán se sentará a la mesa junto al presidente de la comisión de relaciones laborales de CEOE, Santiago Herrero. Según fuentes conocedoras del proceso, Herrero estaría jugando el papel de “marcador” con Díaz Ferrán, ante la desconfianza de los empresarios sobre la independencia de su presidente, aquejado de graves problemas de liquidez en el seno de su grupo empresarial Marsans.

Las discrepancias entre Díaz Ferrán y Herrero se hicieron patentes en la última reunión, al máximo nivel, el pasado miércoles, donde también participaron Toxo y Méndez, por Comisiones y UGT, según advierten en estas fuentes, muy críticas también con el papel del Gobierno en este mesa de negociación. De hecho, los propios Toxo y Méndez reclamaron esta semana al Gobierno que vuelva a participar de forma activa en la mesa tripartita.

Por su parte, el Ejecutivo negó que el lunes vayan a conocerse los resultados definitivos de la negociación. La vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, concedió hoy unos pocos días más a los agentes sociales, siempre y cuando se presuma viable el acuerdo. “Pasado ese tiempo”, aseguró De la Vega, el Gobierno propondrá la reforma que considere necesaria “tras consultar a los grupos parlamentarios”.

De la Vega confirmó que Zapatero, que ha suspendido un viaje a Brasil centrado en la Alianza de Civilizaciones -una de sus principales apuestas en política internacional- seguirá muy de cerca las reuniones entre empresarios y sindicatos este fin de semana. En su momento, añadió, el presidente decidirá si interviene directamente o no.

Los sindicatos barajan adelantar la convocatoria de huelga a "antes del verano"
Comentarios