#TEMP
lunes 23/5/22

Los salarios y el empleo público amenazan con caldear el otoño

CCOO niega que haya aceptado una subida salarial mínima para los funcionarios. Los sindicatos critican que el ministro de Fomento haya lanzado el "globo sonda" del tope salarial en lugar de esperar a la reunión de la Mesa de la Función Pública.
> CSI-CSIF: "Blanco usa a los funcionarios como diana"
> "Aquí no vale el café con leche para todos"
L.M. / NUEVATRIBUNA.ES – 24.08.2009

El sindicato Comisiones Obreras se opuso hoy a la congelación de sueldos anunciada por el Gobierno para los funcionarios y recordó al Ejecutivo que preside José Luis Rodríguez Zapatero otro asunto “tan importante” para el sindicato como es la oferta de empleo público, una materia donde se acumulan “importantes retrasos” y que podría abrir “un posible enfrentamiento” a la vuelta del verano, cuando se reúna la Mesa de la Función Pública. En la misma línea, UGT afirmó que “no va a aceptar” ningún acuerdo que implique la congelación salarial de los empleados públicos.

Los sindicatos Comisiones Obreras y UGT expresaron su "total y absoluto rechazo" a la congelación del sueldo de los 2,7 millones de funcionarios españoles sugerida por el Gobierno en boca del Ministro de Fomento, José Blanco. En este sentido, CCOO negó que el sindicato tenga intención de aceptar una subida salarial mínima para este grupo de trabajadores, tal y como ha informado el diario El País, tras una entrevista con el secretario general de CCOO, Ignacio Fernández Toxo.

El secretario de acción sindical de la Federación de Servicios a la Ciudadanía de CCOO, Emilio Cobos, dijo hoy a nuevatribuna.es que el sindicato se opondrá “de antemano” a la congelación de salarios propuesta por el Gobierno. “Esperamos a que se reúna la Mesa de la Función Pública a primeros de septiembre”, recalcó Cobos, quien descalificó además el recorte salarial por su falta de utilidad para salir de la crisis, ya que supondría una merma de la capacidad de compra de los trabajadores públicos, dijo.

UGT recordó que un 30 por ciento de los empleados públicos tienen un contrato eventual, unos 500.000 trabajadores, informó hoy el secretario de la federación de servicios públicos, Rafael Espartero, en declaraciones a nuevatribuna.es.

Espartero admitió que los funcionarios ganaron poder adquisitivo en 2009, debido a la bajada del índice de precios de consumo (IPC). Sin embargo, recordó que los trabajadores públicos llevan diez años perdiendo poder adquisitivo, debido a la diferencia entre las previsiones de inflación y la inflación real.

En todo caso, los sindicatos se han mostrado “abiertos” a la negociación y no descartan una congelación salarial en 2010 siempre que se recupere esa pérdida en años posteriores. “Podríamos hablarlo”, dijo Espartero, quien reprochó además al Gobierno el método elegido para iniciar la discusión sobre el sueldo de los funcionarios.

BLANCO DA LA NOTA

El líder de UGT descartó que el Ministro de Fomento, José Blanco, haya hablado a título personal sobre este asunto y criticó al Gobierno por lanzar “globos sonda”, en vez de negociar en la Mesa de la Función Pública. “Exigimos al Gobierno que convoque esta Mesa”, añadió.

Espartero tildó de “peligrosas” las declaraciones de Blanco y afirmó que el Ministro de Fomento cuenta con “respaldo” en el seno del PSOE, donde tiene el cargo de vicesecretario general. Finalmente, afirmó que, con sus palabras, Blanco pretende pulsar la opinión pública sobre este asunto, un método que supone trasladar una “imagen insolidaria” de los funcionarios. “No se puede hacer una negociación en los medios de comunicación”, recalcó.

Por otro lado, los sindicatos exigieron al Gobierno que “cumpla sus compromisos” relativos a la oferta de empleo público y advirtieron de que éste puede ser un tema de “enfrentamiento” los próximos meses. Según el secretario de acción sindical de la Federación de Servicios a la Ciudadanía de CCOO, Emilio Cobos, la congelación de la oferta de plazas supone una medida “publicitaria” por parte del Gobierno.

La congelación de la oferta de empleo público no supone un ahorro para las arcas del Estado puesto que, en su mayoría, son plazas ocupadas por interinos al pago de cuyos sueldos debe hacer frente de igual forma el Estado, añadió, tras reclamar que estas plazas “salgan a concurso”.

Los salarios y el empleo público amenazan con caldear el otoño
Comentarios