#TEMP
viernes 20/5/22

Los 'pufos' de Díaz Ferrán se traducen en una deuda de cientos de millones de euros

Al presidente de la patronal se le acumulan los problemas empresariales. Después del cierre de Air Comet, el ministerio de Economía ha decidido disolver Seguros Mercurio por falta de liquidez. La próxima víctima podría ser Viajes Marsans.
NUEVATRIBUNA.ES 15.03.2010

A Gerardo Díaz Ferrán nada parece inmutarle pero sus problemas empresariales se acumulan cual alud de nieve y amenazan con desencadenar un efecto dominó en algunas de las empresas del Grupo Marsans. La bomba se conoció este lunes con la intervención del Ministerio de Economía y Hacienda que, a través de la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones (DGS), decidió la disolución inmediata de Seguros Mercurio, la aseguradora del Grupo Marsans, del que son copropietarios el presidente de la CEOE y Gonzalo Pascual, ante su grave situación patrimonial y de liquidez, con el fin de proteger los intereses y derechos de los asegurados.

"Con el fin de proteger los intereses de los asegurados y terceros perjudicados, y garantizar un procedimiento ordenado de liquidación, se ha encargado la liquidación de la entidad al Consorcio de Compensación de Seguros (CCS)", que se ocupará de buscar soluciones en el mercado para salvaguardar los intereses de los asegurados y la plantilla de la empresa según asegura en su escrito el Ministerio de Economía.

Este organismo afirma que los datos de tesorería facilitados por la propia compañía reflejan que, de no procederse a esta actuación del supervisor, la entidad no podría cumplir sus compromisos de pago en las próximas semanas. La disolución "es la única alternativa", afirmó Economía, después de mantener numerosas reuniones en los últimos meses con los accionistas de la entidad.

La disolución viene avalada por la inminente falta de liquidez en la que se encuentra la entidad, concretó la DGS, que además ha revocado la autorización administrativa concedida a Seguros Mercurio para ejercer la actividad aseguradora privada.

Según declaró el propio Díaz Ferrán en la cadena COPE, se esperaba la intervención del Gobierno: “la verdad es que sí que suponía que la iba a intervenir porque al escrito de petición de más plazo no se nos ha contestado, sé que sería una excepción pero como vivimos tiempos muy excepcionales por eso hemos pedido más plazo para poder alcanzar el equilibrio patrimonial”, afirmó para aclarar a renglón seguido que Mercurio "es una compañía muy pequeña de seguros afectada por la crisis dentro de un sector muy competitivo, que perdía clientes y tenía precios tan inviables que han conllevado unas pérdidas de 9 millones de euros en 2008 y de entre 12 y 14 aproximadamente en este ultimo año 2009 todavía por cerrar definitivamente".

AIR COMET SIGUE SIN PRESENTAR CONSURSO

A esta noticia se une la situación por la que pasan los trabajadores de la compañía aérea Air Comet que estudian presentar una demanda ante el Registro Mercantil si los propietarios de la aerolínea, los mismos Gerardo Díaz Ferrán y Gonzalo Pascual, no presentan este lunes el concurso voluntario de acreedores, así como emprender nuevas movilizaciones ante su grave situación.

A última hora de la tarde, Díaz Ferrán y Pascual no habían presentado el concurso de acreedores que demandan los trabajadores, según informaron a nuevatribuna.es en fuentes de UGT, que reiteraron su intención de presentar una demanda en caso de persistir las “zancadillas” que impiden la solución de los problemas de los trabajdores.

La dirección, que se comprometió con el comité de empresa a presentar la solicitud de concurso antes del pasado viernes, 11 de marzo, asumiendo que todo el resultado económico que obtenga de la venta de los bienes de empresa la destinaría a abonar los salarios de los trabajadores, lo aplazará al menos quince días.

Según explicaron fuentes sindicales, Air Comet esgrime retrasos que obedecen a una auditoría externa, que no ha proporcionado a tiempo las cifras ni los documentos necesarios que le tiene que entregar el Gobierno argentino por la expropiación de Aerolíneas Argentinas, al que reclama 200 millones de dólares (unos 139 millones de euros).

En este sentido, Air Comet tiene cuatro meses de plazo para negociar un plan de pagos antes de verse obligada a presentar el concurso de acreedores (antigua suspensión de pagos), tras acogerse al nuevo artículo 5.3 de la Ley Concursal que permite a una compañía negociar un convenio anticipado con sus acreedores y declararse insolvente posteriormente.

El problema es que el Fondo de Garantía Salarial (FOGASA) no puede pagar a los trabajadores la parte de la deuda que les corresponde -al menos cinco de las ocho nóminas que les adeuda- hasta que no se entregue el certificado de insolvencia de la compañía y se presente el concurso. Por ello, los trabajadores no ven con buenos ojos que la compañía trate de agotar el plazo para presentar el concurso, ya que pueden llegar al 8 de junio, fecha en la expira su derecho al paro, y encontrarse de nuevo en "situación de desamparo".

Se calcula que Air Comet adeuda unos 400 millones de euros. Entre otros impagos, debe cerca de 150 millones a otras empresas del grupo Marsans y 160 millones de euros a terceros. Entre ellos, 16 millones a la Seguridad Social, otros 10 millones de euros por las nóminas impagadas (sin incluir indemnizaciones), varias cantidades sin determinar a proveedores de combustible y más de 25 millones de dólares (unos 17,2 millones de euros) con el banco alemán Nord Bank por el embargo de los aviones.

SALVAR A MARSANS

El Grupo Marsans –matriz de Air Comet- está inmerso con sus bancos acreedores en la refinanciación de una deuda de 120 millones, y un crédito de 40 millones adicionales que no acaba de materializarse, mientras podría estar estudiando "dos o más ofertas" para su venta, según fuentes cercanas a la operación. Entre ellas se habla de dos fondos europeos si bien fuentes de Marsans señalaron que "no tienen referencia" del interés ni procedencia de éstos.

Los 'pufos' de Díaz Ferrán se traducen en una deuda de cientos de millones de...
Comentarios