#TEMP
viernes. 12.08.2022

Los controladores no creen en la crisis

El colectivo, que según supimos gracias al ministro de Fomento gana unos salarios que para sí quisieran la mayoría de los españoles, amenaza ahora con amargarnos la Semana Santa. Su petición: un aumento de la masa salarial del 40%.
NUEVATRIBUNA.ES / AGENCIAS - 3.2.2010

El presidente de Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (AENA), Juan Ignacio de Lema, ha confirmado que las negociaciones con los controladores se han roto ante "el bloqueo y la actitud obstruccionista y negativa" del sindicato USCA, al que ha acusado de negociar "con mala fe" y de no haber presentado ninguna propuesta alternativa a la que se les ha presentado para alcanzar un acuerdo. Lema ha sido contundente al afirmar que AENA "no va a consentir" que la actitud de los controladores "ponga en riesgo la continuidad del servicio" con unas propuestas "inadmisibles", que "dejan en manos del colectivo la organización del trabajo".

Su opinión coincide con la del ministro de Fomento, José Blanco, al atribuir a los controladores la estrategia de "prorrogar artificialmente" la negociación para llegar al 31 de marzo, fecha en la que vence el acuerdo, "sin capacidad de maniobra ninguna" por parte de AENA parar imponer así "unas condiciones inaceptables tomando como rehenes a los usuarios". Las peticiones de USCA, ha dicho, "no sólo no reducen los costes de control, sino que los aumentan desde los 780 millones de euros en 2009 hasta los 912 millones de euros en 2012", lo que supondría un 70% más que la media de los cinco principales países proveedores de control en Europa.

Según AENA, las propuestas de los sindicatos supondrían un aumento de la masa salarial del 40% del colectivo, por lo que un controlador se retiraría "a los 52 años con una media de 170.000 euros al año, cobrando sin trabajar un sueldo de 35.000 euros al mes de por vida". En cuanto a la jornada laboral, según Lema, los controladores planteaban 1.800 horas anuales, una tercera parte de las cuales se cobraría a "precios desorbitados", hasta casi tres veces más que la hora ordinaria, además de aceptar una "hipotética" mejora de la productividad ligada siempre a un aumento del 40% de su salario fijo y en contra de la política de retribución salarial de los empleados públicos.

Ante esta situación, el responsable del gestor aeroportuario ha indicado que el ente público ha puesto en conocimiento de la autoridad aeronáutica el bloqueo de la negociación, con "tiempo suficiente" para que la Dirección General de Aviación Civil (DGAC) adopte las medidas que considere necesarias, particularmente de cara a Semana Santa, para garantizar que el tráfico se desarrolle en condiciones de "eficacia, seguridad y sostenibilidad".

Sobre la incorporación de controladores militares para cubrir el servicio y la posibilidad de abrir otras vías para aumentar personal, Lema ha recordado que "cualquier empresa puede formar controladores" en España y que la legislación actual permite a cualquier controlador europeo con licencia desempeñar esa labor. "No hay nada que impida a AENA sacar una nueva convocatoria en la UE", ha añadido, "lo que no quiere decir que la solución deba venir por ahí".

EVITAR LA HUELGA Y DENUNCIAR A AENA

Horas después de la mesa de negociación, la Unión Sindical de Controladores Aéreos (USCA) ha asegurado que no va ir a la huelga porque es "la trampa que busca Fomento" y ha avanzado que denunciará ante la Audiencia Nacional a AENA por no haber cumplido dos pactos de subir la plantilla".

Los controladores no creen en la crisis
Comentarios