martes 2/3/21

Los ayuntamientos pagarán los platos rotos del diálogo social

LUIS MARTÍNEZ
Escuelas taller y convenios locales con el antiguo INEM perderán subsidios en la recomposición del gasto que el Gobierno pretende impulsar tras la huelga general del 29-S. El ministro de Trabajo ha citado este próximo viernes a los sindicatos para tratar de relanzar el diálogo social. Valeriano Gómez insiste en que la reforma laboral ha nacido "para quedarse" pero tiene que poner algo encima de la mesa si quiere atraer a CCOO y UGT.

NUEVATRIBUNA.ES – 10.11.2010

La llegada de Valeriano Gómez al Gobierno está a punto de provocar un disgusto a los ayuntamientos. El nuevo titular de Trabajo ha decidido recortar las partidas que las corporaciones locales dedican a la promoción del empleo y la formación. En concreto, en lo relativo a escuelas taller y convenios locales con el antiguo INEM. Una reforma que pretende tener lista el próximo mes de enero. Y que también se llevará por delante parte de las bonificaciones a la contratación.

“Se gasta demasiado dinero” en los programas de escuelas taller y en convenios del antiguo INEM con las corporaciones locales, advirtió hoy Gómez. El nuevo ministro de Trabajo se ha propuesto modificar el destino de buena parte de los 8.000 millones de euros que la Administración General del Estado gasta al año en políticas activas de empleo. Para ello, Gómez prevé liquidar también algunas bonificaciones a la contratación. En su opinión, “buena parte de la contratación se produciría” igualmente sin la influencia de estos descuentos a los empresarios a la hora de contratar.

El nuevo ministro de Trabajo quiere además quitar fondos a los cursos para ocupados. Y dedicarlos, en cambio, a formar a los parados. El problema de las escuelas taller es que forman a los jóvenes en oficios que ya no tienen futuro, añadió hoy el titular de Trabajo. Así pretende tener la reforma zanjada en enero o en febrero, como muy tarde.

LA HERIDA SIGUE ABIERTA

Gómez ha citado a los sindicatos a una reunión este viernes. La ‘número dos’ del Ministerio, Mari Luz Rodríguez, se reunirá con los segundos espadas de UGT y CCOO, Toni Ferrer y Ramón Górriz, respectivamente. Sobre la mesa, el Ejecutivo ha puesto los reglamentos de la ley de reforma laboral, además de la citada reforma de las políticas activas. El titular de Trabajo confía en atraer a los sindicatos con la promesa –implícita- de suavizar algunos aspectos de la reforma. En concreto, Gómez cree que los sindicatos aceptarán participar en una mesa que se encargaría de clarificar las condiciones del despido objetivo. Una medida que ha reducido en la práctica la indemnización por despido, desde los 45 días anteriores, en el caso de los contratos indefinidos, a los 20 actuales, siempre que las empresas demuestren que prevén pérdidas. Para los sindicatos, esa condición es demasiado imprecisa. Y amenaza con aumentar el número de despidos que acaben en los juzgados.

Con todo, los sindicatos se han encargado de recordar al Gobierno que el conflicto “sigue abierto”, según dijo este miércoles el líder de CCOO, Ignacio Fernández Toxo. Las centrales reiteran su intención de presentar batalla contra la reforma laboral, con una iniciativa legislativa popular, y un proceso de movilizaciones. En fuentes sindicales se maneja una receta: mantener “la tensión” contra la reforma laboral. Y también contra la congelación de las pensiones y el plan anticrisis del Gobierno, que ha cortado de raíz los gastos del Estado y que retrasará la salida de la crisis, según temen los sindicatos.

Tras la reunión del próximo viernes, el Ejecutivo citará a los líderes patronales encargados del diálogo social, José María Lacasa y José de la Cavada. Al frente de las conversaciones, se situará por parte del Ejecutivo Mari Luz Rodríguez, después de que Valeriano Gómez haya liquidado el Gabinete por el Diálogo Social creado en la anterior etapa por el ex ministro, Celestino Corbacho.

Otro frente abierto –esta vez entre patronos y sindicatos- tiene que ver con la negociación colectiva. Los empresarios se hallan sumidos en una crisis interna. La salida del actual presidente de CEOE, Gerardo Díaz Ferrán, no se resolverá hasta el próximo 20 de diciembre. En este sentido, Toxo lamentó que la crisis empresarial esté afectando “muy seriamente” a las conversaciones para reformar la estructura de la negociación colectiva, que debería sellarse antes de marzo.

Además, el Gobierno sufrió hoy primer encontronazo interno tras la reunión de Zapatero y los barones regionales este fin de semana. Así, la ministra de Economía, Elena Salgado, corrigió al presidente de Castilla-La Mancha, José María Barreda, quien afirmó que la ayuda de 426 euros a los parados se renovará automáticamente. Salgado contradijo a Barreda y afirmó que todo dependerá del dinero disponible. Además, esta ayuda sufrirá “modificaciones sustanciales”, agregó la ministra.

Los sindicatos tienen convocadas protestas el próximo 15 de diciembre a nivel europeo y el 18 de diciembre en las capitales autonómicas. Además pretenden forzar a los empresarios a que éstos agilicen la firma de convenios, muy retrasada respecto a años anteriores- con movilizaciones sectoriales.

Toxo espera que el Gobierno entienda que el conflicto social sigue abierto, tras la reunión del viernes. Aun así, el secretario general de CCOO afirmó que, si se reconducen “algunas” de las políticas repudiadas por los sindicatos, será “posible darle sentido nuevamente al diálogo social”.

Los ayuntamientos pagarán los platos rotos del diálogo social
Comentarios