Lunes 17.06.2019

Las comunidades exigen el padrón a los compradores de coches con descuento

Los concesionarios aún carecen de información acerca de la aplicación de las rebajas de 2.000 euros por la compra de un vehículo nuevo, y de 1.000 euros por la compra de uno seminuevo.
L.M. / NUEVATRIBUNA.ES - 19.05.2009

El Gobierno aprobó la entrada en vigor este lunes de las ayudas a la compra de automóviles. La medida se ha adelantado para evitar que los compradores retrasaran su decisión de compra hasta la entrada en vigor de los descuentos contenidos en el llamado Plan 2000E. Tras un fin de semana reunido con representantes de los gobiernos autónomos, el ministro de Industria, Miguel Sebastián, anunció la inmediata aplicación de esta medida. La urgencia de la propuesta ha provocado cierto caos entre los vendedores de coches y los consumidores.

Para beneficiarse de las ayudas, cuya cuantía alcanza los 2.000 euros por vehículo, siempre que los compradores envíen al chatarrero sus coches con más de diez años de antigüedad, la mayor parte de las comunidades autónomas exigen a los compradores la presentación de un certificado de empadronamiento, que acredite la residencia del comprador en determinada comunidad. Con esta exigencia, los gobiernos autónomos pretenden evitar la competencia entre los concesionarios de las distintas regiones. La aplicación desigual del Plan provoca que, mientras que un ciudadano residente en Castellón goza de una rebaja de 2.500 euros al comprar un vehículo, otro afincado en Tarragona, apenas tenga 1.000 euros de descuento.

Salvo Andalucía, todas las comunidades autónomas exigen certificado de empadronamiento para evitar la competencia territorial. La Comunidad andaluza, Aragón, Cantabria, Castilla y León y Extremadura se ha sumado al Plan 2000E en las mismas condiciones que las anunciadas por el Gobierno, es decir, aportan 500 euros por la compra de un vehículo en las mismas condiciones que fije Industria.

El País Vasco tiene previsto sumarse también al plan, mientras que Asturias, Murcia y Castilla-La Mancha lo harán en breve.

Las comunidades de Navarra, Madrid, Valencia y Galicia poseen sus propios planes. En Navarra, el Gobierno foral aportará 700 euros por vehículo. La Xunta ofrecerá 500 euros para vehículos de menos de 10.000 euros, y 1.000 euros para aquellos cuyo precio oscile entre 10.000 y 27.000 euros; además de 1.500 euros para los vehículos industriales ligeros. En la Comunidad Valenciana, los descuentos alcanzan los 500 euros para los coches usados y 1.000 para los nuevos.

La Comunidad de Madrid se ha desmarcado del plan, aunque mantiene la bonificación del 20 por ciento del impuesto de matriculación. Por su parte, Cataluña, Baleares y Canarias aún dudan si sumarse o no al plan. Aseguran que no disponen de fondos para secundar el plan del Gobierno. Por último La Rioja estudia proponer a los concesionarios redoblar la oferta de 1.500 euros (500 el Gobierno regional y 1.000 más las marcas).

DESCONCIERTO EN LOS CONCESIONARIOS

Los concesionarios confesaban este lunes que han recibido más visitas de clientes interesados en adquirir un vehículo. “Ha sido un día normal, pero con la gente confundida con tanta información cruzada”, afirma Lorenzo Vidal, gerente de un concesionario de Renault y Dacia ubicado en Cantabria. “No tenemos claro cómo aplicar los descuentos, sobre todo porque los concesionarios ya estamos aportando ayudas por ese importe e incluso más”, afirma. Los vendedores de automóviles se han comprometido a rebajar 1.000 euros el precio de venta de cada uno de estos vehículos.

“Lo importante es que se unifique la información y que los clientes se queden con una sola idea: hay una ayuda directa a la compra del automóvil nuevo de 2.000 euros para el vehículo nuevo y de 1.000 para el seminuevo», añade.

El presidente de la patronal provincial de concesionarios de vehículos de Sevilla, Francisco Moreno Murube, asegura que el sector ha decidido adelantar 1.000 euros en cada compra (los 500 euros que pondrá el Estado y los 500 que pondrá la Junta), un adelanto que se mantendrá en los 15 a 20 días que tardará la Administración en adaptar el sistema informático para que el concesionario recupere esas ayudas.

Por otro lado, los concesionarios afirman tajantes que las marcas ya venían haciendo a sus clientes estos descuentos. “Estos 2.000 euros no sustituirán los descuentos que ya venimos haciendo, sino que se sumarán a las ofertas que tengamos en los concesionarios”, según Joaquín Belmonte, gerente de Wolksvagen Huertas Motor.

Mientras tanto, la Federación de Asociaciones de Concesionarios de Automoción (Faconauto) advirtió este lunes de que la "muy limitada" capacidad de financiación de los vendedores puede paralizar la concesión de las ayudas directas a la compra de vehículos.

Según el secretario general de la patronal, Blas Vives, estas ayudas suponen un "problema financiero" para los concesionarios, ya que "tienen que adelantar el dinero y, si no lo recuperan rápido, se ahogan".

Por fin, los 1.500 o 2.000 euros de ayuda del nuevo plan del Gobierno central no podrán combinarse con las del Plan VIVE, cuya dotación presupuestaria (siete veces más que el nuevo) se agotará probablemente en junio.

Comentarios