#TEMP
lunes 23/5/22

Las claves de la ampliación de capital de la inmobiliaria Martinsa salen a la luz

La sociedad presidida por el ex presidente del Real Madrid, Fernando Martín, realizó una ampliación de capital en 2006 que no logró aumentar el nivel de tesorería de la empresa.
> Fernando Martín pudo cometer tres delitos
NUEVATRIBUNA.ES - 18.03.2010

Martinsa-Fadesa guarda esqueletos en sus balances. La inmobiliaria que fue declarada en concurso de acreedores en 2008 –con una deuda de 7.000 millones de euros- acometió en 2006 una ampliación de capital cuyos resultados han suscitado nuevas dudas sobre la legalidad de esta operación destinada a crear una de las mayores inmobiliarias europeas. Fuentes consultadas por nuevatribuna.es han cuestionado algunos aspectos de esta ampliación de capital que tuvo lugar unos meses antes de que la empresa protagonizara la mayor suspensión de pagos de la historia en España.

La historia de Fernando Martín es la historia de una ambición. Obsesionado por emular a su mentor, Florentino Pérez –el presidente del Real Madrid y presidente de ACS- Martín emprendió en 2006 la carrera por contar con una de las mayores inmobiliarias de Europa. Dueño de Martinsa, una inmobiliaria especializada en la gestión de suelo, Martín buscó en la compra de Fadesa complementar sus negocios. Una idea que a la postre resultó letal al coincidir con la zozobra del sector inmobiliario español.

Para llevar a buen fin la unión empresarial, Fernando Martín lanzó en 2006 una ampliación de capital de 234,78 millones de euros en Martinsa. Sin embargo, esta ampliación de capital tuvo efectos contrarios a lo esperado. Al menos, en su departamento de tesorería, que vio aminorados sus recursos tras la operación. La explicación reside en FT Castellana Consultores Inmobiliarios, una sociedad controlada por Martín y que, tras suscribir esa ampliación de capital, retiró a renglón seguido 200 millones de euros, suscritos con primas de emisión.

Pero ésta no es la única sorpresa que encierra la polémica operación empresarial. También inesperados resultan los términos en que participó en esta ampliación de capital Femaral –otra sociedad controlada por Fernando Martín-. Esta empresa –acrónimo del nombre de Fernando Martín- suscribe 34,8 millones de la ampliación. Para ello, la sociedad aporta acciones en respaldo de su aportación de capital. Las acciones pertenecen a empresas a su vez propiedad de Fernando Martín: Jafemafe e Inomar.

En este caso, la polémica surge a la hora de valorar las acciones de Jafemafe e Inomar. Martín valora en 2006 el paquete accionarial en 13,1 millones de euros, según consta en el apartado relativo a la ampliación de capital de la cuentas de empresa de 2006. Sin embargo, unos meses atrás, en sus cuentas de 2005, la empresa declara un patrimonio neto que apenas alcanza los 0,9 millones de euros. Esto significa que Martín valoró las acciones de Femaral hasta 14 veces por encima del valor del patrimonio neto de la empresa apenas unos meses atrás. Demasiada diferencia incluso en aquellos años de locura inmobiliaria, aseguran los expertos.

El resto es historia. Un año después de formalizar la unión de Martinsa y Fadesa, la empresa se declara en concurso de acreedores, la antigua suspensión de pagos. Femaral, Inomar y otras cuatro filiales de Martinsa Fadesa presentan a su vez concurso de acreedores. Estas tres compañías patrimoniales del presidente de Martinsa Fadesa, que le otorgaban más del 44 por cientos de los derechos de voto de la inmobiliaria, presentaron la solicitud de concurso voluntario de acreedores en el Juzgado de lo Mercantil nº5 de Madrid, después de que la sociedad matriz lo hiciera en A Coruña.

Como un castillo de naipes, otras seis filiales que actuaban como garantía del préstamo de 4.000 millones de euros que sirvió para pagar la compra de Fadesa (Jafemafe, Inmobiliaria Mar Plus, Fecler, Inomar, Town Planning Consultores y Construcciones Pórtico) solicitaron también el concurso voluntario para evitar el embargo.

Hace unos días, un juez de La Coruña obligó a Zurich Seguros a devolver más de 53.000 euros –entre ellos, más de 5.550 por intereses- al comprador de una de las viviendas promovidas por Martinsa-Fadesa en el municipio coruñés de Miño. Según señala la asociación Adicae, la vivienda debería haberse finalizado en noviembre de 2007. A día de hoy, todavía no había sido entregada.

Las claves de la ampliación de capital de la inmobiliaria Martinsa salen a la luz
Comentarios