#TEMP
domingo 22/5/22

La vicepresidenta Salgado admite ahora que "no podemos copiar" el método alemán

L.M.
La vicepresidenta económica admite que España tiene que hacer "una reconversión" y confirma que estudia "reducir" el peso de "organismos públicos".
> "No es el caso de Alemania"
NUEVATRIBUNA.ES - 12.11.2009

La vicepresidenta económica del Gobierno, Elena Salgado, admitió hoy que el gobierno estuda "reducir" el peso de algunos organismos públicos, obligada por la exigencia de sanear las cuentas del Estado antes de 2013, el nuevo plazo ofrecido por Bruselas para recortar un déficit que en buena parte tiene carácter "estructural", indicó la vicepresidenta económica en una comparecencia donde, ya en materia laboral, también habló del 'método alemán' para reducir la jornada laboral en las empresas a cambio de que se conserven los empleos.

En enero el Gobierno tendrá que enviar a Bruselas sus nuevas previsiones de déficit para 2012, después de la prórroga concedida por el comisario europeo de asuntos económicos, Joaquín Almunia. Hasta entonces el recorte anual de gastos en el Presupuesto ascenderá a unos 19.000 millones anuales, según estimación de Bruselas avanzada hoy por Salgado, que no obstante indicó que la previsión de recortes del gobierno español es "menor" que la de Bruselas.

Tras asistir a la comisión delegada en el ministerio de economía, Salgado explicó "la mitad" del déficit español tiene carácter "estructural", mientras que el otro medio se debe a medidas "extraordinarias" en la actual coyuntura.

El déficit español alcanzará este año el 11 por ciento según la previsión de Bruselas y no bajará del 10 por ciento el año próximo, según la misma fuente. Una previsión alejada de la del propio gobierno español, que reconoce un déficit del 9,5 por ciento este año -muy lejos del 1,5 presupuestado- y vaticina un 8,1% el año próximo.

RECORTES

Según el plan de reequilibrio que envió recientemente al Congreso, el Gobierno "procederá a revisar el esquema de beneficios fiscales" para ajustatar los ingresos y los gastos estatales.

La retirada de los 400 euros y la supresión de la deducción por vivienda, que permanecerán sólo en su versión más recortada y destinadas las rentas más bajas, inician el programa de recortes previsto por el gobierno socialista que preside José Luis Rodríguez Zapatero.

El déficit obliga, y la caída de ingresos que antes fluían hacia las administraciones del Estado procedentes del urbanismo y de la euforia económica, motiva hoy los recortes. No en vano el Gobierno debe descender ahora, peldaño a peldaño, un recorte en los gastos del Estado valorado por Bruselas -algo "menor", en opinión de Salgado- en 19.000 millones de euros anuales, un 1,75 por ciento del PIB año a año.

Sólo en pago de la deuda, sus intereses acaparan -y así lo harán los próximos años- un tercio del volumen total de déficit de las cuentas públicas españolas.

RECONVERSIÓN VS. ALEMANIA

A diferencia de Alemania, España necesita una "reconversión" de su tejido empresarial y económico, admitió hoy Salgado.

La vicepresidenta segunda y ministra de economía explicó que, superada la crisis, muchos trabajadores no podrán reincorporarse a sus antiguos puestos de trabajo. El país necesita crear nuevos empleos. Y en diferentes sectores, por lo que, añadió, no cabe comparación con el modelo alemán, cuyo gran peso industrial sí estará en condiciones de admitir a los trabajadors expulsados por la crisis.

Salgado, que precisó que ese no es el caso español, explicó después que el método alemán reduce el número de horas trabajadas con la ayuda de los Presupuestos públicos, que pagan "una parte" del coste derivado de reducir la jornada, mientras que otra parte la paga "el trabajador", que debe además dedicar su tiempo a formación, -añadió- mientras regresa a la situación inicial de jornada completa.

Tras admitir que el ministerio desconoce aún los costes de implantar en España el método alemán, Salgado explicó que en este momento los técnicos del ministerio de Economía se afanan por descubrir cuáles son las carencias del expediente de regulación de empleo (ERE) suspensivo, una figura similar a la alemana en España, aunque apenas utilizado hasta la fecha.

En detalle, y según explicó ayer Cándido Méndez, el secretario general de Ugt, el ERE español bonifica un 50 por ciento las cotizaciones empresariales a la seguridad social mientras dura la disminución de jornada.

El método alemán "no necesariamente tiene que significar más gasto público", concluyó Salgado. "De alguna manera" supone un "menor gasto en prestaciones por desempleo", añadió.

ESTRATEGIA UE POR EL EMPLEO

Asimismo, Salgado explicó que los ministerios de Trabajo y Economía trabajan juntos en la redacción de un documento donde el gobierno plasmará la estrategia española en materia de empleo para los próximos años, requerida por Bruselas. Se llama 'Estrategia 2020' y en ella, anunció Salgado, Bruselas reservará un apartado específico al empleo.

La cuestión del empleo es vista como "fundamental" por la La Unión Europea, continuó Salgado, al igual que el G-20, añadió, tras referirse a la última reunión en St. Andrews, Escocia, del organismo que representa a las economías más desarrolladas del planeta. El paro está creciendo en "todos" los países de la UE, dijo Salgado.

En España, la ministra confió en la apuesta socialista por la economía sostenible y confió en que la futura ley sobre esta materia vea la luz "finalmente" en las próximas semanas, dijo.

La vicepresidenta Salgado admite ahora que "no podemos copiar" el método alemán
Comentarios