#TEMP
lunes 23/5/22

La próxima subida de los impuestos inquieta en la calle

LUIS MARTÍNEZ
Las asesorías registran un incremento de consultas respecto a la anunciada reforma fiscal de Zapatero. Economistas critican la lentitud del Gobierno en aplicar la medida.
> Chaves a Aguirre: "No vamos a repetir el debate"
> La subida de impuestos: "chocolate para el loro"
> Zapatero no tiene nada que hacer con Rajoy

NUEVATRIBUNA.ES - 10.09.2009

La preocupación ciudadana ante la anunciada subida de impuestos ya se deja sentir entre los especialistas en asesoría fiscal, que han detectado un aumento de las consultas sobre la materia, a pesar de la falta de concreción de la reforma que anunció el miércoles el presidente del gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero. En este sentido, diversos expertos critican la forma elegida por el Gobierno para realizar este anuncio, y abogan por acompañar la posible subida con otras medidas de contención del gasto y por una reducción del fraude fiscal español, que actualmente se encuentra en España muy por encima de la europea.

Los ciudadanos comienzan a recurrir a expertos en asesoría fiscal para obtener consejo sobre decisiones de compra, según destacó hoy un asesor consultado por nuevatribuna.es. Fundamentalmente, las consultas se centran en la posibilidad de postergar la venta de una vivienda. En este caso, las ganancias patrimoniales obtenidas por la venta del inmueble tributan hasta la fecha a un tipo único del 18 por ciento, y son consideradas como rentas del capital, uno de los capítulos que el Gobierno se plantea reformar en los próximos meses.

Tras la reforma, las rentas del capital podrían tributar al 20 por ciento, en lugar del 18 actual, de acuerdo a las especulaciones surgidas en torno a este asunto. Sin embargo, aunque el Gobierno decida finalmente subir el tipo que grava las rentas del capital, según este experto es aconsejable postergar la venta, por ejemplo, de un inmueble, hasta el próximo año 2010. Con este retraso, el contribuyente logra aplazar un año la liquidación a Hacienda de la ganancia patrimonial y, de esa manera, consigue retener en su poder una cantidad con la que podrá obtener mayor rentabilidad que si efectúa ahora la venta.

CRITICAS A LA LENTITUD DEL GOBIERNO

Por su parte, el presidente del Consejo General de Colegios de Economistas, Valentí Pich, reprochó hoy al Gobierno su falta de concreción en torno a la anunciada subida de impuestos. “Lo que no puede ser es que pasen los meses y no se concreten las cosas”, afirmó el presidente de la organización que agrupa a más de 44.000 economistas. Sin embargo, según reconoció Pich a este periódico, dada la magnitud del déficit público, que se ha creado “en muy poco tiempo”, añadió, y que podría alcanzar los 100.000 millones de euros al final del año, el Gobierno tiene la obligación de tomar decisiones y “abrir el paraguas para que el Estado soporte un chaparrón” que llega en un momento “muy delicado”.

Respecto a qué impuestos se dispone a subir el Gobierno, el presidente del Registro de Economistas Asesores Fiscales (REAF), Jesús Sanmartín, indicó hoy a nuevatribuna.es que “parece evidente” que se dispone a eliminar la deducción de 400 euros en el Impuesto sobre la Renta que han disfrutado asalariados, pensionistas y autónomos desde el año pasado. A su juicio, la retirada de los 400 euros supone un incremento “altísimo” de los impuestos.

Con la eliminación de los 400 euros, el Estado conseguirá recaudar entre 4.000 y 5.000 millones de euros anuales más, una cifra muy inferior a la cifra anunciada el miércoles por Zapatero, quien planteó que pretende ingresar 15.000 millones adicionales, el equivalente al 1,5 por ciento del PIB.

A pesar de ello, Zapatero ha anunciado que no tocará las rentas del trabajo, ni los tipos del IRPF, el impuesto con mayor potencia recaudadora entre los actualmente existentes, y añadió que la reforma no afectará a las clases medias, aunque no especificó quiénes quedan englobados en este concepto.

En cambio, Zapatero elevará la carga impositiva que grava en el IRPF las rentas del capital, actualmente de un 18 por ciento, una decisión aplaudida por los técnicos de Hacienda que ven injusto que pague menos impuestos “quien vive de las rentas" que quien se levanta a diario para atender un negocio o ir a trabajar. Estas últimas actividades tributan hoy a un tipo mínimo del 24 por ciento, indica el secretario general del colectivo de técnicos de Hacienda Gestha, José María Mollinedo, en declaraciones a este periódico.

EVITAR FUGAS DE CAPITALES

Elevar las rentas del capital no supondrá que España vaya a perder atractivo para los grandes fondos de inversión, afirma Mollinedo, quien cifra en 1.000 millones de euros el incremento de la recaudación en caso de que el Gobierno suba un 2 por ciento las rentas del capital. Sin embargo, los técnicos abogan por que sea en el seno del G-20 donde se trate de impedir que las citadas rentas del capital disfruten de un tratamiento fiscal “más beneficioso” que otras rentas, como las del trabajo, como sucede actualmente, no sólo en España, sino en otros países como Reino Unido (15%), Francia (20%) y Alemania (22%).

En cuanto al IVA, que es el segundo impuesto con mayor potencia recaudadora, el presidente de REAF, Jesús Sanmartín, destaca que es el impuesto “menos inflacionario”, aunque, al ser un impuesto indirecto, su incremento perjudicaría más a las rentas más bajas, según señala Valentí Pich. En este sentido, elevar el IVA supondría “deprimir un poco el consumo”, añade, aunque, combinado con una rebaja de las cotizaciones empresariales a la Seguridad Social, facilitaría las exportaciones españolas. Sin embargo, los técnicos de Hacienda alertan sobre una posible subida de este impuesto, que podría frenar la recuperación del consumo.

Aparte de los ya citados, el Gobierno podría subir los impuestos especiales que gravan el tabaco, los carburantes y el alcohol, con lo que lograría una recaudación de 2.000 millones de euros. Además, estaría estudiando aprobar un nuevo impuesto ‘verde’ o revisar la tributación de las sociedades de inversión colectiva, ‘Sicav’, el refugio de las grandes fortunas, con un tipo único de un 1 por ciento.

QUIENES SON LAS RENTAS MEDIAS

Por último, los técnicos de Hacienda aplauden la decisión del Gobierno de no subir la tributación a las rentas medias. En opinión de los técnicos, el Ejecutivo debería considerar rentas medias a quienes declaran unos ingresos inferiores a los 30.000 euros anuales, y alertan sobre la posibilidad de que, en cambio, se considere rentas medias a quienes ingresen menos de 24.000 euros anuales, tal y como sucedió en el caso de la anunciada supresión de la desgravación fiscal por vivienda.

La próxima subida de los impuestos inquieta en la calle
Comentarios