domingo 25/10/20

La "locura colonialista" del Gobierno portugués burla la ley y la autoridad de Bruselas

El diario 'Financial Times' califica hoy de "anacrónico" el veto que aplicó ayer el Gobierno portugués a la venta a Telefónica por parte de Portugal Telecom (PT) de su participación del 30% en Vivo, a pesar de que la operación obtuvo un respaldo mayoritario de los accionistas del operador luso.
NUEVATRIBUNA.ES / AGENCIAS - 1.7.2010

"La locura colonialista no está muerta. El Gobierno portugués ha empleado su anacrónica y pronto obsoleta 'acción de oro' para vetar el intento de Telefónica de comprar Vivo a Portugal Telecom", indica el rotativo en 'The Lex Colum'.

El periódico considera "difícil de entender" la medida adoptada ayer por el Estado portugués y recuerda que PT había indicado anteriormente que la 'acción de oro', derechos que le otorgan al Gobierno portugués la posesión de 500 acciones 'especiales', no se ejecutaría en este acuerdo. 'Financial Times' indica además que, a pesar de que Vivo es el mejor activo de Portugal Telecom, con crecimientos en el mercado emergente más prometedor, Telefónica le ofrece más dinero del que Portugal Telecom podría esperar obtener de "quedarse donde está".

La firma española aumentó el pasado 29 de mayo, por segunda vez, el precio de la oferta por el 50% de Brasilcel --holding que controla a su vez el 60% de Vivo-- en manos de su socio portugués hasta los 7.150 millones de euros. Para el diario, si el veto del Gobierno portugués se mantiene, PT podría quedar atrapado en una relación con la operadora española de la que Vivo podría resultar perjudicado.

En cualquier caso, 'Financial Times' recuerda que lo que ocurra dependerá en buena medida de la decisión de Bruselas. El próximo jueves, 8 de julio, el Tribunal de Justicia europeo decidirá si el Gobierno portugués ha incumplido la normativa comunitaria vigente al mantener los derechos que le otorgan las acciones especiales 'golden shares' que posee en el operador luso Portugal Telecom (PT).

El Gobierno portugués impidió ayer que Telefónica se hiciera con el 100% de la mejor operadora de móvil de Brasil, Vivo, cuyo control comparten españoles y portugueses, mediante un arma prohibida en la Unión Europea: la acción de oro (golden share). Contra todo pronóstico, la junta de accionistas de PT dio ayer por abrumadora mayoría el visto bueno a la oferta de 7.150 millones de euros lanzada (y mejorada en dos ocasiones) por Telefónica para hacerse con el 30% de Vivo en manos portuguesas. El 73,9% del capital presente al que se permitió votar aceptó.

Bruselas sostiene que la acción de oro supone "una restricción injustificada" a la libre circulación de capitales y al derecho de establecimiento, dado que dificulta tanto la inversión directa como a la cartera de inversores. La Comisión Europea reaccionó con un comunicado en el que califica este instrumento de "incompatible con la legislación europea" y recuerda que "por eso, la Comisión abrió expedientes contra el Gobierno de Portugal en 2005, y en enero de 2008 lo denunció ante el Tribunal de Justicia de la UE, ya que no está satisfecha con las respuestas dadas por las autoridades portuguesas. En diciembre de 2009, el abogado general publicó su opinión, en línea con la posición de la Comisión, y declaró que al mantener la acción de oro en Portugal Telecom, el Gobierno luso no cumple su obligación de respetar la libre circulación de capital". Finalmente, Bruselas admite que la opinión del abogado general del Tribunal de la UE no es vinculante para la sentencia final de los jueces, que está prevista el 8 de julio. "La Comisión Europea analizará la sentencia y extraerá las conclusiones necesarias", concluye.


La "locura colonialista" del Gobierno portugués burla la ley y la autoridad de...
Comentarios