miércoles 23/9/20
LA PATRONAL IRRUMPE EN LA CAMPAÑA

La CEOE irrumpe en la campaña al cuestionar el acuerdo con los sindicatos

Tras la reunión de su comité ejecutivo, voces internas de la patronal creen que hay "una posibilidad entre un millón" de firmar. “No es lo que hemos hablado”, replica Cándido Méndez, líder de UGT.

La CEOE vuelve a poner en cuestión que se pueda alcanzar el acuerdo para reformar la negociación colectiva con los sindicatos, que prácticamente se daba por hecho para "los próximos días" tras la reunión de los líderes empresariales y sindicales y el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, de hace una semana.

 

A la vista del rechazo mayoritario expresado ayer miércoles entre los 45 miembros del Comité Ejecutivo de la CEOE al 'boceto' de acuerdo presentado por su presidente, Juan Rosell, la patronal considera que la reforma aún es insuficiente.

 

Fuentes oficiales de la patronal no esconden que el final feliz con los sindicatos pasa por una reforma "de mayor calado". Sin embargo, aseguran que las opiniones puestas sobre la mesa en el Comité "no son representativas".

 

En primer lugar, argumentan que el Comité es un órgano consultivo y, en segundo, recuerdan que aglutina a una pequeña parte de los empresarios, frente a los alrededor de 220 miembros de la Junta Directiva, que sí tiene poder ejecutivo y que tendrá la última palabra el próximo 25 de mayo, tras las elecciones autonómicas y municipales del próximo domingo.

 

Así, las voces oficiales de la CEOE aseguran que "no hay novedades" en cuanto a las demandas de la patronal ni en cuanto a la marcha de las negociaciones, que proseguirán la próxima semana con la idea de suscribir finalmente el pacto con los sindicatos.

 

CUNDE EL PESIMISMO

 

Sin embargo, fuentes presentes en la reunión del miércoles del Comité arrojan una visión más pesimista y aseguran que cuando los empresarios hablan de "más calado" se refieren fundamentalmente a tres reformas indispensables: la liberalización de la negociación colectiva, la flexibilización del mercado de trabajo a tiempo parcial y la simplificación y modernización de los contratos.

 

En términos de negociación, ello supone más libertad para los descuelgues, más flexibilización en el seno de la empresa y nuevas modalidades de contratos que hagan más fácil la contratación. En este último punto, la patronal ha defendido en reiteradas ocasiones un contrato indefinido único con indemnización de 20 días por año.

 

Según apuntan las mismas fuentes, estas cuestiones no se abordan en la reforma "cosmética" que presentó el miércoles Rosell, y es por eso que "el 90% de la gente" se pronunció por una reforma "en serio" y por que si no se logra pactar, "que la haga el Gobierno".

 

A día de hoy, añadieron, "no es previsible que haya un cambio de postura" y las posibilidades de que la CEOE suscriba un acuerdo con los sindicatos son actualmente de "una entre un millón".

 

GASPART PIDE TIEMPO.

 

Algo más optimista se mostró el presidente del Consejo de Turismo de la patronal, Joan Gaspart. En su opinión, aunque el acuerdo no recoge las peticiones fundamentales de la CEOE, "no hay que precipitarse y hay que esperar a que terminen las negociaciones".

 

En su opinión, es preciso mantener una "voluntad de negociar", pero tampoco da por hecho el acuerdo. Según dijo, la Junta Directiva del 25 de mayo será "clave", puesto que en ella se dilucidará si hay contenidos para el acuerdo "o si hay que pedir una prórroga".

 

Y es que, incluso desde esta postura, Gaspar defendió la necesidad de pactar un nuevo contrato con 20 días de indemnización por despido y argumentó que "de los casi cinco millones de parados, mañana todos lo firmarían antes que seguir pasando apuros".

"Espero y deseo que las partes alcancemos un acuerdo suficientemente válido", añadió, antes de apostillar que, sea como sea, "es falso" que los empresarios estén luchando "por ganar más". "No estamos pensando en ganar más dinero, sino en no perder", concluyó.

 

LOS SINDICATOS PIDEN TIEMPO

 

Por su parte, el secretario de Comunicación de CCOO, Fernando Lezcano, ha admitido que "no es una buena noticia" que el Comité Ejecutivo de la patronal rechace el 'boceto' de la reforma de la negociación colectiva que los agentes sociales quieren culminar tras las elecciones del 22 de mayo, pues ha advertido de que podría llevar a "invertir más tiempo" en las conversaciones.  

 

"Estamos preocupados porque la patronal podría retroceder en algunos temas ya cerrados y las dudas podrían añadir más complejidades a las negociaciones", explicó Lezcano, por lo que no descartó una nueva prórroga de los plazos para acabar la reforma: "Se puede necesitar invertir más tiempo porque las dificultades pueden afectar al ritmo de las negociaciones".

 

Y es que el secretario de Comunicación de CCOO consideró "doblemente preocupante" la petición de la cúpula de la CEOE a su presidente, Juan Rosell, de endurecer la reforma de la negociación colectiva, ya que lamentó que de esta forma se cuestionan contenidos que las partes ya daban por "cerrados" e incluso temió que desde la patronal se "desautorice" como interlocutor a Rosell.  

 

No obstante, el secretario general de UGT, Cándido Méndez, intentó minimizar las conclusiones del comité de CEOE, al recordar que no es el órgano de la patronal que debe emitir una resolución sobre la negociación.

 

"Ésta (comité ejecutivo de CEOE) es una reunión más, no cualquier reunión pero sí una más", explicó Méndez a los medios en el marco del 12ª Congreso de la Confederación Europea de Sindicatos (CES). "La reunión definitiva (de la patronal) será el 28 de mayo", sentenció en alusión a la Junta Directiva que prevé celebrar la CEOE para ese día.

 

MÉNDEZ: "NO ES LO QUE HEMOS HABLADO".

 

"La situación emocional del Comité de CEOE está en un estadio que no se corresponde con el estadio de la negociación en sí", aclaró el líder de UGT, para después avisar de que "no es el camino" para el pacto si el endurecimiento del discurso de la CEOE significa que propone un acuerdo que debilite la negociación colectiva y recorte su cobertura. "Eso no es lo que hemos hablado", indicó.

 

Para Lezcano, el acuerdo a tres bandas sobre absentismo laboral y mutuas también podría verse "afectado" por el Comité de la CEOE y podría posponerse más allá del 31 de mayo, cuando finaliza el plazo de las enmiendas a la reforma de las pensiones. "Se podría buscar alguna otra fórmula para buscar un acuerdo después de este mes", admitió.

 

El representante de CCOO además reiteró, en la línea de Méndez, que los sindicatos están "dispuestos" a discutir la conveniencia de fijar las subidas salarias a través del IPC o de la productividad, si bien recordó que existe un acuerdo vigente hasta 2012, por lo que aplazó el debate a partir de 2013. "El marco para hablar de salarios es el Acuerdo Interconfederal de Negociación Colectiva", enfatizó.

La CEOE irrumpe en la campaña al cuestionar el acuerdo con los sindicatos
Comentarios