#TEMP
miércoles. 10.08.2022
ENTREVISTA

José Ricardo Martínez: “El PP sólo habla del pecado y de la reforma laboral”

El líder de UGT-Madrid asegura que la crisis ha cambiado sus relaciones con la presidenta madrileña Esperanza Aguirre, a quien ahora trata de arrancar la implantación de una renta de 420 euros para los parados sin ningún ingreso. Todo ello, en una región que, vaticina, pronto alcanzará el medio millón de desempleados.
L.M. / NUEVATRIBUNA.ES - 19.05.2009

José Ricardo Martínez recibe a nuevatribuna.es en su despacho en la octava planta de la Casa del Pueblo de Madrid, el imponente edificio, que, rodeado de humo, emerge en un lateral de la Avenida de América, la entrada a Madrid desde la carretera de Barcelona. Afable, Martínez es un hombre que gana en las distancias cortas. Con voz grave, seguro de sus planteamientos, va desgranando poco a poco las iniciativas que piensa presentar a la Presidenta de la Comunidad, Esperanza Aguirre, cuando el 12 Congreso de su sindicato concluya, si, como es previsible, consigue ser reelegido por los 450 delegados que, en representación de los 150.000 afiliados de UGT en Madrid, “el doble que cualquier partido político”, dice, le otorgan su confianza. En su mente, los 460.000 parados que hay en la Comunidad de Madrid y que, a un ritmo de 600 nuevos parados al día, “pronto llegarán al medio millón”, vaticina.

A partir del lunes, si consigue la reelección, asegura que peleará para conseguir que la Presidenta implante en la Comunidad de Madrid una renta de 421 euros para los parados que agotaron ya la prestación por desempleo, y que hoy no reciben nada. Sin embargo, la crisis ha cambiado su relación con Aguirre, asegura. El desempleo galopante, que golpea hoy con más intensidad a la región madrileña, y la necesidad, dice, obligan. Y, aunque habla con respeto de Arturo Fernández, el presidente de los empresarios madrileños, no le tiembla la voz al denunciar a la gran patronal por utilizar Madrid, dice, como ‘conejillo de indias’ para intentar implantar el ya famoso contrato temporal-indefinido. Y todo ello sin olvidar el futuro. Ni la obligación, por parte de todos, advierte, de colaborar en sentar las bases de un modelo de crecimiento más sano, que evite la brutal pérdida de empleo en que ha venido a desembocar aquel lejano ‘milagro español’.

NUEVATRIBUNA.ES: ¿Qué le han parecido las propuestas del Presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, en el último Debate sobre el Estado de la Nación?

JOSÉ RICARDO MARTÍNEZ: Creemos que fue un debate excesivamente crispado, en el que el Gobierno hizo lo que tenía que hacer. Presentar propuestas. No sé porqué a la oposición le pilló despistada. Era previsible.

NT: ¿Qué opina del recorte de las deducciones fiscales por la compra de vivienda? ¿Y de las ayudas directas a la compra de automóviles?

JRM: Respecto a la vivienda, yo creo que es una medida que está bien pensada. Tiene sentido que el Gobierno tome esa medida. Desgraciadamente, los jóvenes están cobrando entre 800 y 900 euros, muchos de ellos incluso menos de esas cantidades. Estamos hablando de un salario medio de 1.300 ó 1.400 euros. Por tanto, en contra de lo que dice Mariano Rajoy, los jóvenes sí estarían incluidos dentro de ese margen [hasta de 24.000 euros].

Sin embargo, ése no es análisis que hay que hacer. Para que se pueda comprar vivienda, lo primero es poner créditos a disposición de las familias. La medida está bien. Pero no es suficiente si no se abaratan aún más los precios, por un lado, y si los bancos no ponen ‘los dineros’, que el Gobierno les ha dado, a disposición de las familias.

NT: El Presidente Zapatero ha anunciado que pretende pactar con empresarios y sindicatos las bases de un nuevo modelo de crecimiento, más productivo. ¿Cuáles son las propuestas de UGT en este sentido?

JRM: El nuevo modelo productivo tiene que basarse en un compromiso social. Hablamos de un nuevo modelo de país, no tan basado en el sector servicios, en el turismo y en el sector de la contrucción. Hay que dibujar entre todos un nuevo escenario que se ajuste más a la realidad de hoy. ¿Eso qué significa? Pues que habría que partir del Diálogo Social. Sin embargo, yo tengo muchas dudas. Porque no veo a la dirección de la patronal CEOE implicada. De hecho, es la primera vez en veinte años que la CEOE se ha levantado de la mesa de negociación. Ojalá cambien los planteamientos.

En epoca de crisis, los representantes de algunos sectores empresariales lo que están haciendo es no hablar de contratos, no hablar de crecimiento, no hablar de empleo, no hablar de competitividad, ni de productividad. Están hablando de despido. Y esto es inaceptable. No sólo para los trabajadores. Sino también para las empresas, que hoy necesitan más competitividad.

¿Cómo se consigue mayor competitividad? Se consigue implicando a los trabajadores en un proyecto empresarial compartido. Y mirando al futuro. Los trabajadores estamos por una mayor productividad. Sin duda. Pero, para ello, tenemos que sentirnos incentivados, tenemos que sentirnos partícipes del proyecto, capacitados y formados. La empresa es un proyecto compartido. El escenario para ganar hoy competividad se desarrolla con la calidad y la capacidad de innovar. La I+D+i es un asunto que puede aplicarse al conjunto de los sectores.

NT: ¿Cree usted que es hoy necesaria alguna reforma laboral? ¿Por qué?

JRM: En un país con cuarenta y tres modalidades de contratación, yo creo que hace falta una reforma laboral para conseguir que casi todos los contratos sean fijos. La temporalidad es una lacra, que impide a los trabajadores plantearse un proyecto de vida. Entre otras cosas, esto deriva en que los trabajadores tengan la imposibilidad de consumir, lo que frena la economía. Pero, sobre todo, es un desastre para las empresas. Porque el trabajador nunca se siente, ni partícipe, ni comprometido con la empresa, ni suficientemente formado. Por tanto, hace falta una reforma laboral. Aunque yo no la llamaría así. La llamaría normalización laboral. Que suponga la práctica desaparición de los contratos temporales.

NT: En esto, coincide usted, por tanto, con las múltiples propuestas que pretenden eliminar la ‘dualidad’ entre los contratos temporales y los fijos.

JRM: Si fuera una línea recta sí. Pero, en esto, la propuesta de la patronal madrileña CEIM es una falacia. Dicen contrato fijo, con una indemnización por despido de veinte días por año trabajado. ¡Pero si eso sobra! Ahora mismo existen todas las posibilidades del mundo para despedir. Con ocho días de indemnización. Con veinte días... Sólo hay un problema: la causalidad. Eso es lo que quieren retirar los empresarios.

Ahora mismo, para que te despidan, tiene que haber una razón. Y una resolución que así lo indique. ¿Me pueden despedir? Por supuesto. Pero tienen que explicarlo. Lo que no puede ser es que los trabajadores se queden en la indefensión más absoluta. Por ejemplo, al capricho de aquellas empresas donde se producen sistemáticamente accidentes laborales, que son una de las consecuencias de la precariedad. No hay que olvidar que, cada tres días, muere un trabajador. Que, cada día, hay 300 accidentados.

Esos accidentes laborales tienen que ver con la falta de cumplimiento de una parte del empresariado, del que yo no me fío. De esa parte, yo no me fío. Y no quiero quedar sin ninguna protección ante a esos empresarios. Necesito estar protegido. Esto fija una situación de equilibrio entre las partes.

La gente tiene que saber que ese contrato fijo propuesto por CEIM, con veinte días de indemnización, tiene un primer período como temporal de dos años. Si tras los dos años, no le gustas al empresario, te vas a la calle con ocho días de indemnización. Y además no llegas a ese contrato fijo. ¿Por qué tengo yo que creer en unos empresarios que me cuentan eso y tienen cuatro millones de temporales? ¡Cuarenta y tantas modalidades de contratación! Y sobran la mitad.

NT: En cuanto a la situación política nacional, ¿cree que Zapatero debería buscar un gran pacto contra la crisis? ¿Un acercamiento al Partido Popular?

JRM: Yo creo que el Partido Popular no lo quiere. Lo digo con sinceridad. Ojalá el primer partido de la oposición hiciera propuestas. Yo no he escuchado ni una sola propuesta a Mariano Rajoy esos días, salvo hablar de reforma laboral. Algo que ya hizo José María Aznar y le costó dos huelgas generales. Eso y hablar del aborto. Es lo que le he escuchado este fin de semana a Mariano Rajoy. Hablar del pecado y de la reforma laboral. Por tanto, el PP, a mi juicio, es un partido al que le preocupan los pecados y quiere reformas laborales. En ese contexto es muy difícil ni siquiera imaginar que haya un acercamiento. El PP está pensando en las elecciones europeas. Luego pensarán en las elecciones generales. Y después en las autonómicas y en las generales. No piensan en los trabajadores. Y, cuando piensan, habitualmente, piensan contra los trabajadores.

NT: En la Comunidad de Madrid, ¿cuál es la situación del Diálogo Social? ¿De qué margen de maniobra dispone Esperanza Aguirre como Presidenta del Gobierno regional?

JRM: Competencias, todas. Y margen, todo. ¿La situación? Bueno, estamos en ello. Hace diez días ha habido un debate en la Asamblea de Madrid sobre la crisis y el empleo. Un debate bastante decepcionante. Entre las medidas que ha apuntado la Presidenta, una es incentivar la compra de coches. Está bien. Pero incentivar la compra de viviendas a través del IRPF Eso no tiene ningún sentido. La gente no compra viviendas porque no tiene dinero, no tiene créditos, no tiene empleo, no tiene nada. Esa medida no tiene ningún valor.

Y luego han hecho algo a lo que Esperanza Aguirre siempre está muy dispuesta. Reducir el impuesto de actividades económicas a los empresarios. Sólo voy a dar una cifra. Este año se han dejado de recaudar 2.000 millones de euros como consecuencia de las bajadas de impuestos de Aguirre. Una cantidad que hubiera venido muy bien para atender, por ejemplo, una iniciativa de UGT, que pidió que los desempleados, cuando se les acabe la prestación de empleo, tengan una renta que nosotros hemos llamado ‘renta activa madrileña’, de 421 euros, durante un tiempo, con el objetivo que las personas tengan siempre ‘algo que meter a su casa’. Tan sencillo como esto.

En enero, en una comunidad donde hay muchas dificultades en la relación con el Gobierno, nosotros propusimos reabrir un espacio de diálogo. Yo creo que tenemos que ser capaces de buscar aquellos espacios donde podamos estar de acuerdo, pensando sobre todo en los desempleados de la Comunidad de Madrid, que son ya 460.000. Son muchas personas en esa situación.

Este año, desgraciadamente, pronto llegaremos a los 500.000 parados, más del doble que hace unos pocos meses. Hace falta que nos pongamos manos a la obra. Que los empresarios dejen de hablar de despido y hablen de contrato. Que los trabajadores asumamos nuestra responsabibilidad, como siempre, y actuemos con sentido común, por ejemplo, en la negociación colectiva. Este asunto lo vamos a tratar sector a sector, empresa a empresa, porque somos conscientes de que las situaciones son muy diferentes. Y lo haremos con responsabilidad, insisto.

En el 12 Congreso de la UGT de Madrid, que empieza el miércoles, vamos a proponer un debate a los 450 delegados y delegadas, para hablar de propuestas concretas en atención a los desempleados. El Gobierno de Esperanza Aguirre tiene que entender que el Transporte, por ejemplo, que está entre sus competencias, debería tener carácter gratuito para los desempleados. Al igual que las matrículas en centros educativos públicos y en universidades. Que las familias deberían contar con un aval de la Comunidad de Madrid para que las entidades financieras aplazaran durante un tiempo el pago de hipotecas y otras deudas que tuvieran. Que los empresarios deberían contar con avales de la Comunidad que les hagan llegar financiación y liquidación. Medidas muy concretas que vamos a plantear al Gobierno regional. Es imprescindible que, manteniendo cada uno sus planteamientos, todos busquemos un espacio para atender a los desempleados de Madrid.

NT: ¿Continúa el desencuentro entre Aguirre y los sindicatos?

JRM: No, la cosa está diferente. Aunque estábamos en desacuerdo, la situación de crisis nos ha obligado, aunque hay profundísismas diferencias. Yo siempre le digo a la Presidenta: cuando hay dificultades, la sociedad tiene que ver que las administraciones e instituciones están ahí para ayudarles. En materias como Educación, Servicios Sociales, Dependencia. La necesidad nos ha obligado a sentarnos otra vez.

NT: ¿Se ha concretado en algún acuerdo?

JRM: Sí. Hay algunas cosas en las que estamos de acuerdo. Por ejemplo, que hay que ayudar a los empresarios. Lo que pasa es que, hasta ahora, está muy descompensado. El Gobierno de Aguirre siempre ayuda mucho a los empresarios y poco a los trabajadores. Yo voy buscando cierta compensación. Y, en cuanto pase nuestro Congreso, volveremos a sentarnos a negociar.

NT: ¿Cómo valora el papel que está jugando el Presidente de la empresarial madrileña CEIM, Arturo Fernández?

JRM: Arturo Fernández es un hombre mucho más visible de lo que lo fue su predecesor. Es verdad que hace esfuerzos por vincular la solución de los empresarios a las posibilidades de CEIM y también al Gobierno de la Comunidad de Madrid. La parte negativa, a mi juicio, es que creo que el presidente de la CEOE, Gerardo Díaz Ferrán, intenta utilizar a la CEIM como ‘conejillo de indias’. Es decir, lo que pretende plantear él, lo plantean primero en Madrid, a ver qué pasa. De hecho, ese contrato temporal de dos años con indemnización de ocho días, que podría convertirse en indefinido, se ha planteado primero en Madrid. Arturo Fernández es un hombre preocupado, muy respetuoso con los agentes sociales y con el Diálogo Social, con el que, en este momento, tenemos muy profundas discrepancias.

NT: Por fin, ¿cómo afronta UGT Madrid su próximo Congreso?

JRM: Afrontamos el Congreso con una enorme preocupación y una enorme responsabilidad. Somos un sindicato que tiene más de 150.000 afiliados en Madrid, el doble que cualquier partido político. Más de 13.500 delegados y delegadas de personal. Un sindicato que celebró el año pasado el centenario de la Casa del Pueblo.

Para este Congreso, tenemos dos objetivos. Por un lado, mejorar como organización, en cuanto a atención, tratamiento y disponibilidad, hacia los trabajadores, sean afiliados o no. Y, en segundo lugar, plantear posibilidades para salir cuanto antes de la crisis, pensando, sobre todo, en los trabajadores desempleados de la Comunidad de Madrid. El lema de nuestro 12 Congreso es ‘La unión: ahora con más razón’. Y, ahora, nuestra razón son los desempleados y desempleadas de la Comunidad de Madrid. Sin duda.

Y, después del Congreso, el lunes mismo llamaré a la Presidenta de la Comunidad de Madrid y al Presidente de los empresarios para trasladarles nuestra disposición y voluntar de llegar a acuerdos. Estoy seguro de que podemos llegar a acuerdos. Básicamente en la atención a los desempleados. Quiero pensar que Esperanza Aguirre tiene voluntad de acuerdo. Yo no podría entender que ningún responsable del Gobierno, fuera del partido que fuera, mírase a 500.000 personas en desempleo y no tomara decisiones. No lo podría entender.

El Gobierno de España está tomando iniciativas para Madrid. La ministra de Sanidad ha llegado a un acuerdo con el Gobierno regional en materia de Dependencia. Esta semana el ministro de Fomento presenta con la Presidenta el Plan de Cercanías. Creo que las Administraciones van sumando iniciativas. Y eso tenemos que hacer todos. Hay tiempos en los que se puede discrepar por ideas. Pero hay otros tiempos, como los actuales, en los que se debe acordar por necesidad.

José Ricardo Martínez opta esta semana a la reelección como secretario general de la UGT de Madrid en el 12 Congreso del sindicato, que se celebra en la Casa del Pueblo, de la Avenida de América de Madrid.

José Ricardo Martínez: “El PP sólo habla del pecado y de la...
Comentarios