#TEMP
viernes 27/5/22

Ignacio Fernández Toxo ‘sacude’ al Gobierno en casa de Cayo Lara

LUIS MARTÍNEZ
El diálogo social chirría tras la aprobación por parte del Consejo de Ministros de un real decreto con algunas medidas muy criticadas por los sindicatos.
> Nueva línea de créditos a pymes
NUEVATRIBUNA.ES - 06.03.2009

La historia del Diálogo Social escribió el viernes un episodio más en el presente capítulo dedicado a la crisis. Sin embargo, y en contra del guión previsto por el Presidente Zapatero el pasado mes de julio, el escenario de la nueva entrega de la mesa de negociación laboral no fue uno, sino dos. Y dos fueron, a su vez, los discursos que se pronunciaron sobre las nuevas medidas aprobadas por el Gobierno, que se resumen en un nuevo ‘chute’ de liquidez para las empresas, bonificaciones a la contratación y un millar de nuevas personas que trabajarán en los servicios públicos de empleo, un paquete de medidas dotado en su conjunto con 1.577 millones de euros.

Entre las medidas, el Gobierno presentó un ‘caramelo’ compuesto por mil nuevos contratos para los servicios públicos de empleo con la intención de aplacar las iras de los sindicatos, a quienes no les ha gustado nada la forma en que el Gobierno ha aprobado su nuevo plan de medidas urgentes sin el consenso de los agentes sociales. Sin embargo el caramelo debió de ser de menta pues sólo sirvió para aclarar la voz del líder de Comisiones, Ignacio Fernández Toxo, quien se presentó este viernes, una hora tarde, y rodeado de sus lugartenientes, en la mansión de Cayo Lara, en la calle del Olimpo, sede de la defenestrada Izquierda Unida.

Allí, acompañado de los nuevos cargos de Comisiones Ramón Górriz, Rodolfo Benito, Fernando Lezcano y Carlos Bravo, y tras estudiar pacientemente el guión que le tendió el general romano-manchego, Toxo le dijo a don Cayo que "nanay". De huelga general, nada de nada.

Al menos de momento, claro. Porque Toxo, bien educado, sí dejó un presente en su visita a la casa de Don Cayo, el aguerrido líder de IU a quien la necesidad de destacar, y la oportunidad de la crisis, le empujan a empresas que piden valor, léase, refundar el capitalismo un lunes por la mañana, y luego, esa misma tarde, darle un repaso a la democracia.

Pero volviendo al diálogo social, y al ‘regalito’ que Toxo dejó en realidad al Gobierno en casa de IU, Comisiones rebajó el viernes el listón para ir a una huelga general. Si se pone en riesgo el sistema de Seguridad Social por la “desmedida apetencia de los empresarios” en la rebaja de las cotizaciones, iremos a la huelga general, vino a decir el nuevo secretario de Comisiones Obreras.

Consignado el nuevo ‘casus belli’, el secretario general de CCOO cargó luego contra tres de las medidas que el Gobierno estaba anunciando de forma "simultánea", dijo Toxo, en ese momento en el Palacio de La Moncloa.

Entonces, Toxo se metió en faena. Y repartó estopa, en particular contra aquellas medidas que no se han consensuado en la mesa de Diálogo Social.

En particular, Toxo cargó contra una medida que prevé nada menos que primar a las empresas que contraten a los parados con mayor cuantía por cobrar de sus prestaciones por desempleo. O sea, si ésto se aplica finalmente, y Comisiones espera que no, los parados a los que apenas les quede prestación, que se vayan preparando...

Técnicamente, el decreto prevé la bonificación del 100% de las cuotas de la Seguridad Social por la contratación de personas desempleadas que cobren prestación por desempleo. En este caso, las empresas podrán descontarse de sus cuotas, como máximo, el equivalente del importe que tuviera pendiente de percibir el trabajador a la fecha de entrada en vigor del contrato, con un máximo de duración de la bonificación de tres años.

El trabajador objeto de esta medida debe llevar, al menos, tres meses en situación de desempleo, el contrato debe de ser indefinido y el empleo debe de mantenerse un mínimo de un año. Si se produce el despido con anterioridad, el empresario se verá obligado a devolver las bonificaciones que hubiera realizado.

Según Toxo, la medida aprobada por el Gobierno podría perjudicar a un millón de parados de larga duración, si finalmente se lleva a cabo.

Sin embargo, Toxo expresó su esperanza de poder frenar el Real Decreto en la tramitación que le aguarda en el Parlamento. En ese momento, los sindicatos tratarán de frenar además determinadas ventajas a la contratación a tiempo parcial aprobadas el viernes a su vez por el Gobienro. Y es que en opinión del sindicato, tal y como ahora están planteadas, esta medida sólo favorece el “pluriempleo” entre aquellos que tienen salarios muy precarios, dijo.

Por último, tampoco le han gustado a Toxo, que mañana comparecerá junto al secretario de UGT, Cándido Méndez, para comentar los últimos progresos en la negociación colectiva, o más bien la falta de avances, motivada, según algunos, por la proximidad de las elecciones en la patronal CEOE, tampoco le han gustado otras medidas relacionadas con los expedientes de regulación de empleo (ERE) que benefician a las empresas y que pueden terminar provocando un “efecto llamada”, dijo.

OTRAS MEDIDAS

Por contra, el líder de CCOO manifestó estar de acuerdo con otras medidas, “porque son fruto del Diálogo Social” dijo, entre las cuales significó aquellas que favorecerán a los trabajadores que se encuentren inmersos en expedientes de regulación de empleo (ERE). En este sentido, quienes sufran uno de estos procesos podrán ver el período de cobro de la prestación por desempleo extendido, tanto en el caso de extinción, como en el de suspensión del puesto de trabajo.

Además, respecto al resto de medidas aprobadas por el Gobierno en relación a los ERE, se reducirá los costes de la Seguridad Social a las empresas que soliciten estos expedientes de regulación con el objetivo de mantener los puestos de trabajo. Asimismo, se posibilita que trabajadores afectados por un ERE compatibilicen esta situación con la realización de actividades que coticen a la Seguridad Social.

Por otro lado, las nuevas medidas prevén un aplazamiento de las cuotas a la Seguridad Social “durante 2009” a toda empresa “viable y solvente”, siempre que se comprometa a mantener el empleo existente.

Junto a estas medidas, el Gobierno contratará a un millar de nuevos trabajadores para atender el creciente aumento de trabajo en los servicios públicos de empleo, desbordados a causa del paro.

Esta medida no estaba inicialmente en el paquete de medidas a aprobar hoy.

El Gobierno ha previsto además una mayor agilidad en el cobro del subsidio que permitirá la eliminación del periodo de espera para ser beneficiario del subsidio de desempleo, ya que se elimina el periodo de espera exigido para el acceso a los subsidios por desempleo.

Actualmente una persona desempleada espera un mes desde que se le acaba la prestación contributiva hasta que recibe el subsidio. Esta situación genera períodos de desprotección que en los momentos actuales cobran especial significación. Estas medidas serán evaluadas por el Ministerio de Trabajo e Inmigración semestralmente.

Ignacio Fernández Toxo ‘sacude’ al Gobierno en casa de Cayo Lara
Comentarios