#TEMP
viernes 20/5/22

Granado dice que si no hay acuerdo en diálogo social, el Gobierno decidirá

El Banco de España insiste en que "es fundamental adoptar ahora reformas estructurales". En opinión del gobernador, el mercado laboral y otros mercados "precisan un marco más competitivo y flexible" para situar a España en una buena posición de partida cuando la economía internacional se recupere.
> Díaz Ferrán obliga a Zapatero a mover ficha
NUEVATRIBUNA.ES - 07.07.2009

El secretario de Estado de la Seguridad Social, Octavio Granado, advirtió hoy de que si no hay un acuerdo en el diálogo social, el Gobierno tomará una decisión, aunque no quiso comentar en qué sentido, "porque no se va adoptar una posición sobre una hipótesis".

Tras intervenir en el IX Encuentro Financiero Internacional organizado por Caja Madrid, Granado se refirió así a la situación del diálogo social, tras la demanda de la CEOE de que se rebaje en cinco puntos las cotizaciones empresariales a la Seguridad Social y de que se abarate la indemnización por despido.

En su opinión, es "inasumible" una reducción de cinco puntos en las cotizaciones empresariales a la Seguridad Social e incidió en que "no es necesario que para que las empresas salgan de la crisis, entre en ella el sistema español de protección social".

Por su parte, el presidente del PP, Mariano Rajoy, urgió en el mismo foro al Gobierno a aplicar las reformas estructurales que necesita España para superar la crisis, pasando por la necesaria reforma laboral, aunque sea sin el acuerdo en el marco del diálogo social. "Reforma laboral mejor con consenso, pero la falta del mismo, en su caso, no exime al Gobierno de sus responsabilidades, que para eso es Gobierno", advirtió.

Horas antes, el gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, insistió en que "es fundamental adoptar ahora reformas estructurales", tanto en el mercado laboral como en otros sectores productivos, para que España no se encuentre con "serias dificultades" para converger con los países desarrollados cuando escampe la crisis.

A su parecer, el mercado laboral y otros mercados "precisan de un marco más competitivo y flexible" para situar a España en una buena posición de partida para afrontar el nuevo escenario que se abra cuando la economía internacional se recupere.

GRANADO ABOGA POR REDUCIR EL GASTO POR DESEMPLEO

En su intervención, Granado afirmó que el debate sobre la reforma laboral debe superar “algunos maniqueos” y recordó que, en España, las políticas de empleo están divididas entre el Gobierno central con competencias en políticas pasivas, como el pago de prestaciones, y las Comunidades Autónomas, con competencias en políticas activas o de formación.

Para Granado, se debe reducir el gasto por desempleo y aumentar el gasto en formación para los desempleados. “Necesitamos dirigir los recursos de las políticas pasivas hacia las políticas activas”, recalcó, tras admitir que los costes del absentismo laboral en España “son elevadísimos” y señalar que en este sentido existe un “amplio recorrido para mejorar”.

El mercado laboral español necesita un mayor número de jornadas a tiempo parcial, afirmó el secretario de Estado, quien abogó por una nueva cultura que limite la salida masiva de trabajadores en tiempos de crisis.

Sin embargo, el líder socialista enmarcó la necesidad de reformas dentro de un cambio profundo del modelo económico español. Si no, añadió, “de nada servirán” reformas como la del sistema financiero español, a la que pasó a referirse, cuando insistió en que la reestructuración de la banca será inútil “si el ahorro se va por completo a la compra de pisos” como ha sucedido hasta ahora. “La inversión debe pasar a financiar nuestro crecimiento económico. Y no la compra de pisos”, resaltó.

Para finalizar su intervención, Granado hizo mención a su labor durante la década de los 90 en el ministerio de Economía, en la época del ministro Carlos Solchaga. En ese momento, el sistema financiero español atravesaba una crisis que terminaría en una remodelación como la que se plantea en la actualidad. Granado aseguró que todas las previsiones del ministerio sobre qué entidades acometerían reformas fallaron. Por eso, entre otras razones, a su parecer, en la actualidad las entidades deberían poder decidir “sin interferencias políticas” con qué entidades emprenden operaciones de absorción o de fusión.

Granado dice que si no hay acuerdo en diálogo social, el Gobierno decidirá
Comentarios