sábado 24.08.2019
ESPAñA OCUPA LAS PEORES POSICIONES DE RECAUDACIóN

Gestha alerta de que el fraude fiscal lastra la recaudación en España pese a la subida de impuestos

Los Técnicos del Ministerio de Hacienda (GESTHA) han alertado de que la elevada bolsa de fraude fiscal de España sitúa a nuestro país en las peores posiciones de recaudación de impuestos de la Unión Europea de los Veintisiete (UE-27), y ello a pesar de las últimas subidas impositivas, algunas tan impopulares como la del IVA.

Partiendo de los datos incluidos en el último informe de la Comisión Europea sobre tendencias fiscales -correspondientes a 2011-, se puede comprobar cómo el fraude dejó sin efecto el aumento del tipo general del IVA en 2010 (del 16% al 18%), ya que Hacienda recaudó por este impuesto el equivalente al 5,4% del PIB, por debajo del 6% obtenido en 2007 pese a que el tipo de gravamen era más bajo.

Es el último país en ingresos por IVA y el número 21 en presión fiscal

Esto deja en evidencia la incapacidad de la Agencia Tributaria para sacar mayor rendimiento a las subidas impositivas aprobadas en los últimos años y que no han evitado que la presión fiscal se desplomara en casi seis puntos desde el inicio de la crisis, al pasar del 37,1% del PIB en 2007 al 31,4%, un dato que muestra cómo España está perdiendo capacidad recaudatoria.

Cuadro 1. La posición de España en la recaudación de impuestos en la UE-27
Fuente: Técnicos del Ministerio de Hacienda (GESTHA) a partir del informe de 2013 de la Comisión Europea ‘Taxation Trends in the UE-27'

En el caso del IVA, que se ha convertido en un símbolo de los ajustes fiscales puestos en marcha desde 2010, Gestha advierte sobre su escaso rendimiento ya que de cada cien euros que se gastan en España, el Gobierno tan sólo logra recaudar 9,7 euros de media, frente a los 12,3 euros que se obtiene en el conjunto de los países de nuestro entorno. 

Gestha atribuye esta falta de eficiencia a la alta tasa de evasión fiscal, que se acentúa en época de crisis, así como a una lucha contra el fraude "claramente mal enfocada", lo que impide sacar a impuestos como el IVA todo su potencial. Según las estimaciones de Gestha, España pierde cada año unos 17.176 millones de euros por el fraude en el IVA.

Esa escasa efectividad de Hacienda también se ha dejado sentir con fuerza en la recaudación por el Impuesto de Sociedades, cuya contribución al PIB se redujo en tres puntos porcentuales, relegando a España a la posición número 22 de la Unión Europea. Se trata, sin duda, del impuesto que más peso ha pedido en estos últimos años debido, según Gestha, a que son las grandes compañías las que realizan las prácticas fiscales agresivas y las que más defraudan al fisco, concentrando casi el 72% del fraude total.

España es el quinto país con el tipo de gravamen más alto de Sociedades (30%), casi siete puntos por encima de la media de la UE (23,1%), pero sin embargo su recaudación es de las más bajas, situándose en el puesto 22 de 27

Además, los datos facilitados por la Comisión Europea aportan una prueba más de la enorme bolsa de fraude oculta en los balances de las grandes empresas, ya que España es el quinto país con el tipo de gravamen más alto de Sociedades (30%), casi siete puntos por encima de la media de la UE (23,1%), pero sin embargo su recaudación es de las más bajas, situándose en el puesto 22 de 27.

Con el objetivo de frenar esta sangría para las arcas públicas, el Gobierno aprobó recientemente la supresión de deducciones fiscales a la internacionalización para empresas con más de 20 millones de euros de facturación, ya que muchas de ellas eluden el pago de impuestos a través de estas deducciones y de prácticas fiscales agresivas, para de este modo soportar una carga fiscal inferior al 17%, casi la mitad de lo que deberían. 

Coincidencias con el informe de Eurofound

Finalmente, los Técnicos de Hacienda coinciden con algunas de las conclusiones del estudio que acaba de publicar la agencia europea Eurofound sobre el empleo sumergido en la UE-27, según el cual las medidas de austeridad son responsables en buena medida del aumento de la economía sumergida.

De hecho, el propio informe incide en una de las reivindicaciones principales de Gestha como es dedicar un mayor gasto del PIB a protección social para combatir el fraude fiscal y laboral. Y es que la desigualdad entre rentas bajas y altas se ha ampliado con la crisis tras las sucesivas subidas de impuestos, especialmente en el IVA e IRPF, impactando sobre todo en las rentas inferiores a 33.000 euros anuales, que engloban al 85% de los trabajadores.

Sin embargo, Gestha lamenta que Eurofound ponga el foco exclusivamente en el fraude laboral, ya que es en el ámbito fiscal donde se concentran las dos terceras partes de la economía sumergida porque las empresas pagan a los trabajadores sumergidos con dinero B, habitualmente procedente de ventas en negro, sin IVA y sin pagar el Impuesto de Sociedades. En este sentido, Gestha propone cuatro medidas esenciales para reducir la economía sumergida:

Elaboración periódica de estudios oficiales de economía sumergida desglosados por territorios, sectores e impuestos.

Establecimiento y control por los Parlamentos estatales y autonómicos de un objetivo prioritario de reducción de la tasa sumergida en un plazo temporal.

Aumento de competencias y responsabilidades de la plantilla de la AEAT y de los Servicios y Agencias Tributarias autonómicas para desplazar la investigación desde las microempresas, autónomos y pequeñas sociedades hacia las grandes empresas y fortunas.

Acuerdos de colaboración o de Consorcios para la gestión tributaria que permita compartir las bases de datos tributarias entre la AEAT y las Agencias tributarias autonómicas o las Consejerías de Hacienda.

Comentarios