Fin de los nuevos aranceles entre Estados Unidos y China a partir de 2019

La celebración del G20 ha servido para que China y Estados Unidos, los protagonistas de la guerra comercial, lleguen a una tregua respecto a los aranceles

Según Donald Trump, "la reunión ha sido muy productiva con muchas opciones tanto para Estados Unidos como para China"

La celebración del G20 ha servido para que China y Estados Unidos, los protagonistas de la guerra comercial, lleguen a una tregua respecto a los aranceles: ningún país pondrá más aranceles a partir del año 2019, aunque el desenlace de la guerra comercial todavía está por llegar; como han analizado los expertos financieros de Vestle.

Ambos países se han comprometido a buscar soluciones para los actuales problemas comerciales, así como a seguir las negociaciones de los actuales aranceles que cada país tiene sobre las exportaciones del otro. El objetivo: poner fin a esta guerra que está afectado al comercio internacional. El acuerdo llegó después de la reunión de más de dos horas entre el presidente de la República Federal China, Xi Jinping, y el presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

En el pacto, el presidente de la Casa Blanca se compromete a suspender durante 90 días la subida del 10% al 25% de los aranceles estadounidenses a productos chinos por valor de 200.000 millones de dólares, como tenía planeado. En ese tiempo Trump seguirá negociando con China cambios en materia económica y comercial. Por su parte, el gobierno chino se comprometió a incrementar las compras de Pekín de productos agrícolas, energéticos, industriales y de "otro tipo" que provengan de Estados Unidos.

Según Donald Trump, "la reunión ha sido muy productiva con muchas opciones tanto para Estados Unidos como para China". La portavoz de la Casa Blanca, Sarah Sanders, confirmaba públicamente que Trump se comprometía a dejar al 10% los aranceles a productos chinos por valor de 200.000 millones de dólares a partir del 1 de enero del próximo año, y no aumentarlo, de momento, hasta el 25%. Los presidentes de ambas potencias comenzarán de forma inmediata las negociaciones para llegar a acuerdos sobre cambios estructurales en la transferencia de tecnologías, protección de la propiedad intelectual, barreras comerciales, robo cibernético, servicios y agricultura. Según la portavoz, todo esto se llevará a cabo en un plazo de 90 días y, si pasado este plazo no hay acuerdo, "los aranceles del 10% se incrementarán hasta el 25%".

Desde que comenzará la guerra comercial, las divisas de ambos países se han tambaleado, en Vestle informaban de la situación de estas divisas, así como de otros instrumentos financieros afectados, como los índices de estos países. Ahora, la calma volverá parcialmente al mercado financiero ya que, como confirmaba Sanders, el objetivo de que China compre productos agrícolas a Estados Unidos es disminuir el desequilibrio comercial entre ambos países.

El presidente chino también comentó a Trump que está "dispuesto a aprobar" la compra de la holandesa NXP por parte del estadounidense Qualcomm, algo que no había sucedido hasta la reunión del G20. Esta tregua hará que las tensiones comerciales se relajen, y que, según Vestle, los instrumentos afectados vuelvan, parcialmente, a su estabilidad. Con la entrada del año 2019, se sabrá qué nuevo rumbo toma esta guerra comercial y si, por fin, se podrá dar finalizada.