#TEMP
viernes 27/5/22
TEMOR ENTRE LOS PEQUEÑOS EMPRESARIOS

El ‘gurú’ Roubini considera "un error" subir los tipos en abril por su impacto en España

Los consejeros del BCE cierran filas en torno a Trichet, un día después de que éste advirtiera sobre una posible subida de tipos. Mientras los expertos calculan cuánto subirán las hipotecas si el tipo de referencia termina el año en el 1,75%.

El Banco Central Europeo (BCE) no debería elevar los tipos de interés del euro en la próxima reunión de su Consejo de Gobierno, ya que esta decisión supondría "un error" que en nada ayudaría a superar las dificultades en la recuperación de la periferia del euro, donde Portugal parece abocado a un rescate y España supone la mayor preocupación al ser "demasiado grande para ser rescatada".

"En mi opinión, sería un error. Creo que el BCE se está precipitando en las subidas", afirma Roubini en una entrevista con la cadena estadounidense CNBC, después de que el presidente del BCE, Jean Claude Trichet, reconociera ayer que "es posible" una subida de tipos en la zona euro en abril.

"Me temo que Portugal necesitará ayuda del FMI y la UE, pero la mayor preocupación será España, que es demasiado grande para caer, pero también demasiado grande como para ser rescatada", advierte el carismático economista, considerado como uno de los profetas de la Gran Recesión.

"Una subida de tipos demasiado pronto por parte del BCE no va a ayudar en nada a ninguna recuperación, que en la periferia de la eurozona es extremadamente anémica", apunta Roubini, quien sugiere que el endurecimiento de la postura del BCE acentuará la pérdida de competitividad de las economías periféricas.

LOS GOBERNADORES CIERRAN FILAS

Por su parte, los miembros del Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo han cerrado en torno a su presidente, Jean Claude Trichet, un día después de que apuntara la posibilidad de una subida de los tipos de interés en abril, y no han ocultado su preocupación por el incremento registrado en los últimos meses en la inflación, que consideran ha sido subestimada en los últimos años.

En un discurso pronunciado en París, Lorenzo Bini Smaghi ha asegurado que en la última década las instituciones, tanto a nivel nacional como a nivel internacional, han subestimado la inflación y ha subrayado se ha sobrevalorado el crecimiento de las economías avanzadas.

"En la última década las instituciones nacionales e internacionales ha cometido errores en sus previsiones en la misma dirección, subestimando la inflación y sobrevalorando el crecimiento en las economías avanzadas. Esto ha conducido a una política excesivamente acomodaticia", explicó.

Por este motivo, agregó que si se quiere evitar esta misma tendencia, es necesario estar más alerta sobre este asunto. "Obviamente necesitamos trabajar más en estos temas, que son particularmente relevantes a la luz de experiencias pasadas", insistió.

Por su parte, Nout Wellink señaló que el BCE "tarde o temprano" tendrá que incrementar los tipos de interés si las presiones inflacionarias son "demasiado grandes", y añadió que esto se puede llevar a cabo "sin problemas" si la economía está en una senda de crecimiento.

En una entrevista en una publicación del Banco Central de Holanda, Wellink destacó que la economía actualmente se encuentra en una situación mejor de la esperada y es posible que el crecimiento económico en 2011 supere las previsiones, suponiendo que se puede controlar la crisis de deuda.

Asimismo, se mostró "bastante preocupado" por la evolución de la inflación, ya que las presiones han aumentado tras el incremento de los precios de la energía y los alimentos. Así, añade que el continúo crecimiento de las economías asiáticas seguirá provocando un aumento de los precios de los productos básicos.

Por otro lado, Bini Smaghi también reclamó en su discurso que se preste más atención al tamaño global y la interconexión del sector financiero en su conjunto en algunos países, así como a la capacidad de estas economías para absorber los shocks que afectan no sólo a una única institución financiera, sino todo el sistema.

Como solución, propone que, ahora está de moda realizar pruebas de resistencia al sector bancario, "probablemente sería conveniente" que también se realizaran 'stress tests' también a los diferentes países.

PREOCUPACIÓN EMPRESARIOS ESPAÑOLES

Mientras tanto, Cepyme –patronal de las pequeñas y medianas empresas, afirma que una subida de tipos de interés por parte del Banco Central Europeo (BCE) consolidaría el endurecimiento de las condiciones crediticias que afectan a las familias y a las empresas y afectaría negativamente a la recuperación de la actividad económica.

La organización recuerda que la mayor parte repunte de la inflación que se está produciendo en toda la zona euro obedece a los componentes más volátiles y a incrementos impositivos, condiciones que hay que tener en cuenta antes de subir los tipos.

Además, asegura que mientras que los tipos de interés de las operaciones principales de financiación (los marcados por el BCE) se han mantenido en niveles reducidos durante un largo periodo, los tipos que se determinan en el resto de mercados monetarios y afectan a las empresas han repuntado.

De hecho, indica que, durante este tiempo, las pymes y los empresarios autónomos han visto como el crédito se ha encarecido para aquellas que finalmente lo han conseguido, lo que pone en riesgo la actividad de estas empresas.

Aún así, Cepyme entiende el objetivo del BCE de mantener la estabilidad de precios en el medio plazo y, por ello, considera "fundamental" que los aumentos salariales no incorporen este aumento coyuntural de los precios.

El Euríbor se situó el viernes en el nivel más alto marcado en casi dos años. El indicador al que se referencian la mayoría de hipotecas en España se ha disparado en tasa diaria hasta el 1,924 por ciento desde el 1,780 por ciento que marcaba ayer, tras el aviso del Banco Central Europeo (BCE) de una posible subida de tipos de interés en abril.

El instituto emisor ha revisado al alza sus expectativas de inflación para este año y 2012 por el alza de precios de la energía y otras materias primas que, en el caso de 2011, sitúan el rango de expectativas de inflación entre el 2 por ciento y el 2,6 por ciento, por encima del objetivo de estabilidad.

En caso de que el indicador cerrara marzo en los niveles actuales (1,813 por ciento), el usuario de una hipoteca media de 150.000 euros a un plazo de 25 años y un diferencial de Euríbor más 0,8 por ciento al que le toque revisión verá cómo se encarece su cuota en unos 530 euros anuales.

El responsable de Renta Fija de Renta 4, Ignacio Victoriano, ha indicado que tras el anuncio de Trichet, el Euríbor podría cerrar el ejercicio 2011 en un nivel del 2,6 por ciento, porque los tipos oficiales de interés podrían despedir el año en el 1,75 por ciento.

El ‘gurú’ Roubini considera "un error" subir los tipos en abril por su impacto en España
Comentarios