POCOS MEDIOS CONTRA LA CORRUPCIÓN EN ESPAÑA

España, paraíso de corrupción

Por Miguel Gorospe | La Agencia Tributaria cuenta con la mitad de personal por habitante que la media de la UE-28.

Si en Europa la administración de cada país supone una media de 477 personas por cada empleado, en España de cada empleado dependen 1035 personas, por lo que es evidente que es mucho más fácil defraudar a las grandes empresas o grandes fortunas y que “no les pillen”

En todos los países verdaderamente democráticos hay una serie de controles, de inspecciones, para que la ciudadanía, las empresas y los políticos cumplan con las normas de diversas materias; en definitiva, para controlar la honestidad de sus ciudadanos.

Los filtros, o si preferimos, la columna vertebral para la honestidad cívica, está formada por personas que inspeccionan lo que se hace, controlando los espacios en los que una parte de la ciudadanía puede intentar engañar al Estado, o sea, engañar al resto de la ciudadanía que constituimos la democracia. 

Estas inspecciones que se ocupan de vigilar el cumplimiento de las normas en el área fiscal (es decir, de los impuestos que se fijan para las personas, empresas y demás instituciones) las lleva a cabo la Agencia Tributaria y de vigilar el área laboral, o sea, las relaciones de trabajo, se ocupan los Inspectores del Trabajo; en el área judicial, es decir cuando hay discrepancias entre las personas y el Estado, son los Jueces y Fiscales quienes determinan quién ha incumplido las normas, en qué grado y qué responsabilidad  tienen, aplicando sanciones.

Pues bien, en cada una de estas 3 áreas de control de la honestidad cívica, España cuenta con la mitad de personas por cada 100.000 habitantes que la media dela Unión Europea de los 15. 

Puede ser casualidad, pero en esos espacios en que se puede sospechar, analizar, detectar, acusar y juzgar, las infraestructuras de la Administración están infradotadas. En España resulta mucho más difícil detectar el engaño, el fraude, la corrupción y que se juzgue con rapidez cualquier infracción, cualquier corrupción, que en la UE de los 15.

En el caso de la fiscalidad, la Agencia Tributaria cuenta con la mitad de personal por habitante que la media de la UE-28. Si en Europa la administración de cada país supone una media de 477 personas por cada empleado, en España de cada empleado dependen 1035 personas, por lo que es evidente que es mucho más fácil defraudar a las grandes empresas o grandes fortunas (con el asesoramiento de los mejores bufetes) y que “no les pillen”. Gran parte de corrupción se detecta por movimientos monetarios realizados opacamente que, al tratar de ocultarse, son descubiertos por las estructuras de inspección. Pero en España es el doble de fácil defraudar al Estado que en el resto de países europeos, pues hay la mitad de profesionales trabajando en eso.

La corrupción y el fraude es mucho más fácil en España que en la mayoría de los países europeos, que cuentan con el doble de recursos personales para frenar los desmanes civiles

En el caso de la inspección laboral ocurre tres cuartos de lo mismo. Sabemos que en algunos sectores (la construcción y hostelería) hay muchas personas trabajando no dadas de alta, o que lo están por volumen de horas muy inferior al real. Pero también en ese área, si las empresas corruptas no  pagan lo debido, saben que en inspección laboral hay la mitad de personal que la media de la UE de los 15, pues tampoco han aumentado los recursos en ese área. Y de las cotizaciones sociales de empresas y trabajadores, salen los recursos para pagar las pensiones.

Finalmente, cualquier corrupto al que 'han pillado' sabe que el sistema judicial cuenta también con la mitad de personal que la media europea, en fiscales y jueces. Por eso los juicios por corrupción tardan tantos años en resolverse, y así puede ocurrir que venzan determinados plazos procesales… También es frecuente que haya errores, porque se cuenta con la mitad de profesionales que en la media de los países europeos. ¡También la mitad en jueces y en fiscales!

Por todo lo anterior, la corrupción y el fraude es mucho más fácil en España que en la mayoría de los países europeos, que cuentan con el doble de recursos personales para frenar los desmanes civiles. Es imprescindible que se dote a las áreas de control de suficientes profesionales o no atenderemos las necesidades del país. 

Es imprescindible converger con Europa en esto también.