viernes 28/1/22

El PSOE negocia contrarreloj la retirada de enmiendas a la reforma laboral

El Grupo Socialista busca descoser el zurcido que el Senado le hizo a la reforma laboral. Por eso, confía en sumar los apoyos necesarios para frenar propuestas de PP, CiU y PNV el próximo jueves en el Congreso. Comisiones Obreras y UGT acudieron este martes al Ministerio de Trabajo a registrar la convocatoria de huelga del próximo 29 de septiembre.
> "Una huelga general es una gran putada"
NUEVATRIBUNA.ES/ L.M. - 07.09.2010

Ese día, el Congreso votará las enmiendas al proyecto de ley introducidas por el Senado. Ese mismo día los sindicatos reunirán a 15.000 delegados en Madrid para calentar la huelga general del 29 de septiembre. Un paro que tendrá lugar contra un “recorte” de derechos y de pensiones que “afecta al conjunto de la sociedad”, según afirmó hoy el líder de UGT, Cándido Méndez, tras registrar la convocatoria de la sexta huelga general de la democracia.

Los socialistas remueven cielo y tierra en busca de votos que les permitan frenar parte de las enmiendas introducidas por el Senado en la tramitación del proyecto de ley de reforma laboral. El próximo jueves, la reforma pasará el último trámite antes de su plena entrada en vigor. “Las cosas no están cerradas”, afirma el diputado socialista Jesús Membrado, sobre la negociación que capitanea en busca del acuerdo en torno a la reforma laboral.

Los recelos del PSOE en el Congreso se centran en cinco enmiendas entre las propuestas de los grupos en el Senado. En concreto, los socialistas intentan que caigan las enmiendas “más negativas” para los trabajadores, según aseguran en fuentes del grupo. Una de ellas se refiere al absentismo como causa de despido. Otra trata sobre la conversión de contratos de obra en indefinidos. En caso de triunfar las tesis socialistas, ambas medidas caerán durante una votación que se centrará sólo en las enmiendas. No se votará el proyecto de ley en su conjunto.

APOYO AL TIEMPO PARCIAL

Respecto a otra de las enmiendas, no está claro qué pasará con aquélla que pretende mejorar las condiciones de los contratos a tiempo parcial. Hasta ahora, a efectos de jubilación y desempleo, con estos contratos sólo se computan las horas cotizadas. En cambio, si hablamos de prestaciones consumidas, cada jornada parcial se les computa como un día completo. “La enmienda corregiría esta injusticia”, aseguran en fuentes socialistas. Sin embargo, según Membrado, existen dificultades técnicas para su aprobación, en particular sobre cómo “trocear” las prestaciones por desempleo.

En materia de absentismo, Membrado confirma que el PSOE quiere a toda costa volver al texto que salió del Congreso. Aun así, el diputado socialista admite que “un empresario sin escrúpulos podría reducir el absentismo por la vía de echar gente a la calle”. Sin embargo, recuerda que existen “cautelas suficientes”. Y asegura que el Estatuto de los Trabajadores establece “exenciones” en el cómputo total del absentismo en la empresa, como los enfermos crónicos, los lesionados por accidente y los discapacitados. Este cómputo constituye el objeto de debate de cara a la votación.

En cuanto a los contratos de obra, Membrado calificó de “muy sibilina” la enmienda del PNV, CiU y PP que dificulta la conversión de los contratos por obra y servicio en contratos fijos. Esta enmienda pretende que sólo se convierta en fijos a aquellos trabajadores que permanezcan “en el mismo puesto de trabajo” cuatro años (incluyendo la prórroga). El diputado socialista afirmó que su grupo se opondrá a una enmienda que “desvirtúa el sentido del contrato de obra y servicio”.

HUELGA GENERAL EN MARCHA

Por su parte, Comisiones Obreras y UGT acudieron hoy al Ministerio de Trabajo a registrar la convocatoria de huelga del próximo 29 de septiembre. Tras el acto, el líder de Comisiones Obreras, Ignacio Fernández Toxo, confió en que la huelga general tendrá “efecto” ya que, dijo, “todas las huelgas generales han provocado efectos”. Entre ellos, recordó el Plan de empleo juvenil, que “duerme en un cajón”, dijo, y el freno a una parte “muy importante” de la reforma laboral del PP el año 2002.

Mientras tanto, el líder de UGT, Cándido Méndez, defendió que la huelga general está “muy justificada” ya que “en pocas ocasiones” se ha hado una “mezcla” de recortes de derechos de los trabajadores, de recortes del gasto público y una serie de anuncios negativos en materia de pensiones y de negociación colectiva, como en la presente. “Todo a la vez y en un paquete que afecta al conjunto de la sociedad”, añadió. “Nunca se ha producido esta situación”, dijo.

Por su parte, el diputado socialista y ex secretario general de Comisiones Obreras, Antonio Gutiérrez, reafirmó su rechazo a la reforma laboral y consideró “negativo” el conjunto de medidas que este jueves pasarán por el Congreso para su aprobación final.

El PSOE negocia contrarreloj la retirada de enmiendas a la reforma laboral
Comentarios