Martes 18.06.2019

El PP se sube al taxi contra la liberalización

Los taxistas acusan al Gobierno de querer implantar un servicio como “el que hay en África”.
NUEVATRIBUNA.ES - 17.12.2009

Miles de taxistas se manifestaron hoy en Madrid en protesta por el artículo 21 de la Ley Omnibus que, según asociaciones de autónomos del taxi, liberalizaría el sector con un sistema paralelo "como el que hay en África y Sudamérica", y dificultaría un servicio "de calidad como el europeo".

En la manifestación, que empezó en la estación de Atocha y terminó en la plaza Cánovas del Castillo frente a la fuente de Neptuno, participaron más de 30.000 taxistas y autónomos, según algunos de los organizadores, el presidente de la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA), Lorenzo Amor, y el presidente de Federación Profesional del Taxi, Mariano Sánchez.

El presidente de ATA subrayó que el paro convocado en toda España ha sido secundado por el 90 por ciento de los taxistas, mientras que para el presidente de la Federación Profesional de Taxi este porcentaje asciende "prácticamente" al 100%.

Los participantes en la movilización han intentado llevar la protesta hasta la puerta del Congreso, aunque más de un centenar de agentes antidisturbios lo han impedido, gracias a un despliegue por las calles adyacentes a las Cortes.

Sólo han permitido el paso a los principales representantes de los taxistas, entre ellos, los presidentes de ATA, de la Federación Profesional del Taxi, y de Unalt, José Luis Funes, que en las puertas del Congreso han sido recibidos por el presidente del PP, Mariano Rajoy, y la portavoz en la Cámara del grupo popular, Soraya Sáenz de Santamaría.

Rajoy se comprometió ante esta representación de los taxistas a "seguir dando la batalla" para la defensa de sus intereses sobre la posible liberalización del sector.

Durante la movilización, en la que se han producido leves incidentes, como la rotura de la luna de una taxi que se hallaba en servicio, los manifestantes proclamaron que el artículo 21 de la Ley Omnibus supone la "ruina" de 70.000 taxistas y pidieron la dimisión del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero.

Por su parte, el presidente de Unalt advirtió de que el sector podría "boicotear" los servicios relacionados con la presidencia española de la Unión Europea, que acontecerá en el primer semestre de 2010.

‘CIERTA CONFUSIÓN’

Según el ministro de Trabajo e Inmigración, Celestino Corbacho, existe "cierta confusión" en torno al conflicto del taxi con la Ley Ómnibus, pues el artículo 21 de dicha norma "no entra a modificar el régimen actual de concesión de las licencias de taxis".

Corbacho indicó que la Ley, en su proyecto inicial, contemplaba "algún elemento que tenía que ver con temas interprovinciales, pero nunca en el tema urbano".

"Me consta que Hacienda tiene abiertas negociaciones con las asociaciones del sector y estoy absolutamente convencido de que se llegará a un acuerdo, entre otras cosas, porque no hay el propósito de modificar el elemento central, que es que para ejercer de taxista se hace mediante una licencia que en estos momentos, en Madrid, Barcelona, y muchos otros sitios, es de carácter metropolitano o municipal", concluyó.

Comentarios