#TEMP
jueves 19/5/22

Por fin el Gobierno ha publicado la Orden de reparto de los fondos que se distribuyen a las comunidades autónomas para las políticas activas de empleo. Este reparto se realizó el 24 de mayo, más de un mes antes de la aprobación de los presupuestos, y ha sido publicado en el BOE del jueves 27 de septiembre de 2012,  cuatro meses después de su aprobación. En total se han repartido cerca de 1.319 millones de euros, un 57% menos que en 2011, cuando lo repartido fueron 3.061 millones.

Hasta este año los fondos que se distribuían tenían un triple origen: provenían de las cuotas de formación profesional (el 0,1% que nos descuentan a todos los trabajadores en la nómina y el 0,6% que cotiza por nosotros nuestro empleador); del Fondo Social Europeo [FSE] (se distribuyen los fondos de programas plurirregionales que el Estado ha decidido gestionar y que la Comisión Europea destinó a cada comunidad autónoma) y, hasta este año, una aportación del Estado. En 2011 del FSE se distribuyeron 692 millones y este año fueron 478 millones de euros. La cuantificación de la distribución no se realiza en el momento del reparto, parecería como si hubiera una fuente única, sino a través de la responsabilidad financiera y su justificación. Cada comunidad tiene que justificar una cantidad dependiendo del tipo de objetivo que sea.

Este año aparece en los Presupuestos Generales que hay tres programas que se financian con las cuotas de Formación Profesional: la formación para desempleados, la de ocupados y los programas de Escuelas Taller. Si se financian por medio de cuotas, los 478 millones que aporta el FSE y de los que las comunidades tienen responsabilidad financiera, se deberán dedicar a los demás programas. Los programas financiados con cuotas suponen 966,5 millones de euros. Sin embargo, para el resto no hay 478 millones, sino solamente 352 millones: han desaparecido 126 millones de euros de los que se exige responsabilidad financiera a las Comunidades Autónomas. Dicho de otra manera, hay 126 millones que aparecen con doble financiación, por medio de cuotas y del FSE. ¿A qué se dedican?, ¿podrá ser la parte que debe cofinanciar el Estado del programa operativo?

Pero además hay un segundo aspecto. La distribución de los fondos del FSE es competencia de la Comisión Europea quien realizó su distribución en 2007. La hizo dependiendo de la renta por habitante de cada comunidad. Aquellas que tenían en 2003 una renta inferior al 75% de la media europea, englobadas en el objetivo de “convergencia”, eran a las que, lógicamente, se les destinó mayores fondos. Este gobierno del PP no ha respetado la distribución realizada por la Comisión y reparte los fondos del FSE a su antojo. Así:

• Las comunidades “convergencia” deberían recibir para los programas no financiados con cuotas 361 millones de euros, el PP les destina 120 millones. Se les birla a estas comunidades 241 millones de los que forman parte los 126 millones de doble financiación y 115 millones que van a parar a otras con mayor nivel de renta.

• Andalucía recibe 147 millones menos millones de los que le asignó la Comisión Europea; Galicia 48,5 millones menos; Castilla la Mancha 24 millones menos y Extremadura 23 millones.

• Las comunidades “Competitividad y empleo”, que son las que tienen una renta por habitante mayor, reciben 64 millones más de los asignados por la Comisión.

• Por último las comunidades que está en fase de transición reciben 45 más de los asignados.

Hasta ahora solamente hemos escuchado la voz de Griñán reclamando esa distribución de fondos. Feijoo calla para seguir en la foto y a ver si puede repetir: sólo le importa sacar pecho y mentir diciendo que Galicia es la comunidad menos endeudada. A Cospedal el empleo no es una cosa que le importe, pues bastante tiene con no gastar recortando el sueldo a los diputados como para preocuparle ingresar los fondos para empleo que le corresponden. Por último, Monago no entiende de esto de fondos europeos.

Como en los presupuestos de 2013 se ha recortado todavía más, la tajada a los fondos asignados a las comunidades convergencia será mayor. La política del PP es no gastar un euro de fondos recabados de impuestos en políticas activas de empleo. Ya lo hizo Feijoo en Galicia donde retiró los casi 100 millones que el gobierno bipartito había dedicado de fondos propios. Ahora Rajoy hace lo mismo en el Estado. Para mantener las formas vuelve a distribuir lo que ya hizo la Comisión quitándole fondos a las comunidades más desfavorecidas para dárselos a las menos. Es el sino de toda su política económica: detraer riqueza de los que menos tienen (fondos de educación, sanidad, dependencia, prestaciones, empleo…) para dárselo a los que más (bonificaciones, amnistías fiscales…).

Nota: ver cuadro de distribución de los fondos.

El PP engaña al Fondo Social Europeo
Comentarios