viernes 10.07.2020

El paro juvenil en España duplica al de la UE

“El poco empleo joven que se crea está conformando una masa de trabajadores de segunda categoría”, señala Cristina Bermejo, secretaria confederal de Juventud de CCOO, que denuncia que "es intolerable castigar a la generación más preparada de nuestra historia a pagar un peaje de precariedad interminable hasta más allá de los 30 años”.

nuevatribuna.es | 01.12.2010

El porcentaje de jóvenes desempleados en España, con un 15,7 por ciento de parados entre 25 y 29 años, duplica al de la Unión Europea, que alcanza el 7,6 por ciento en la misma franja de edad, según datos de Eurostat recogidos por el Injuve en el número 90 de su Revista de Estudios de Juventud.

En este sentido, los autores del informe indican que los jóvenes en España entran al mercado laboral "cada vez más tarde", que los periodos de desempleo son "más duraderos" que en otros países de la UE como Finlandia, y que los contratos temporales son más habituales, lo que dificulta, según apuntan, la independencia económica.

Así, el estudio recoge que en el año 2006, el 60,1 por ciento de los jóvenes españoles de 15 a 29 años aún se encontraba en la residencia familiar, frente a unos porcentajes inferiores --entre el 30 por ciento y el 47 por ciento-- en países como Suecia, Finlandia, países Bajos y Alemania.

Esto revela, según el Injuve, que la situación "más común" en el sur de Europa cuando un joven no alcanza los 30 años es permanecer en la casa materna o paterna. Sin embargo, esta situación es minoritaria en los países escandinavos.

SIN PROYECTO DE VIDA

“El panorama laboral para la juventud en nuestro país es desolador”, afirma la secretaria confederal de Juventud de CCOO, Cristina Bermejo. “Si no se genera empleo, en condiciones dignas y estables, se está condenando a la gente joven a no tener posibilidad de emanciparse y, por tanto, a no tener un proyecto de vida”, denuncia.

“El poco empleo joven que se crea está conformando una masa de trabajadoras y trabajadores de segunda categoría”, añade Bermejo. “Es intolerable castigar a la generación más preparada de nuestra historia a pagar un peaje de precariedad interminable hasta más allá de los 30 años”.

La formación y la temporalidad en el empleo amenazan también a los jóvenes que buscan un empleo en el mercado de trabajo español. “No es sólo un problema falta de formación, sino en muchos casos todo lo contrario”, continúa Bemejo. “Los jóvenes estamos sobrecualificados y no encontramos empleos que se adapten a nuestra titulación”. Además, recuerda, “se está abusando de la contratación temporal sin justificación, de salarios mileuristas -o incluso menores- y de prácticas y becas que encubren contratos reales”, concluye.

SECULARIZACIÓN DE LA SOCIEDAD

Más allá del aspecto laboral, el estudio del Injuve señala que los jóvenes conceden "prioridad" a la familia en términos de su vida personal, seguida por los amigos, el ocio y el trabajo. En cualquier caso, indica que la "secularización" de la sociedad y los cambios culturales y de estilo de vida han transformado ese concepto de familia, provocándose una "relajación de los códigos y normas sociales, una reducción de las diferencias de género en la distribución de roles familiares y un cambio en la concepción de la sexualidad".

Concretamente, el informe subraya que desde la segunda mitad de los años 70, más de un tercio de los jóvenes muestran "preferencias" por el matrimonio civil y por la cohabitación y que desde los años 90 la vida en pareja cobra "importancia" no como alternativa al matrimonio sino como fase previa al mismo.

De esta forma, los datos muestran que en el año 2008, casi 4 de cada 10 jóvenes afirmó que se casaría por la Iglesia frente al 17 por ciento que dijo que lo haría por lo civil. Además, la "unión libre" fue elegida por un 40 por ciento de los jóvenes de 18 a 24 años encuestados por el CIS.

En cuanto a los roles de los miembros de la familia, el Injuve ha comprobado que, según una encuesta del CIS de 2004, la juventud --entendida como los menores de 35 años-- presenta unas ideas de género "más igualitarias" que la población de mayor edad. En cualquier caso, ante la afirmación "no está bien que el hombre se quede en casa y cuide de los hijos y la mujer se vaya a trabajar", algo más de un 10 por ciento de la población entre 18 y 24 años está "muy o bastante de acuerdo".

El paro juvenil en España duplica al de la UE
Comentarios