sábado 4/12/21

El asesor de Zapatero, Javier Vallés, a favor de "aumentar" el gasto en empleo público

LUIS MARTÍNEZ
El director de la Oficina Económica de Presidencia desvela algunos sectores donde el Gobierno prevé que se creen nuevos puestos de trabajo, tanto públicos como privados. No habrá más dinero para políticas activas de empleo, los empresarios tendrán que resignarse a perder las bonificaciones.
NUEVATRIBUNA.ES - 02.11.2010

Javier Vallés salió hoy de la sombra y afrontó su primer cara a cara con la prensa económica desde que en 2008 se hizo con el timón de la controvertida Oficina Económica de Presidencia, el equipo formado, dicen, por 70 personas que asesora al Presidente en materia económica. Hoy, en su primera comparecencia, Vallés sorprendió al anunciar que existe “recorrido” para incrementar el gasto público en algunas partidas, una melodía maldita en los tiempos que corren. Eso sí, el aumento vendrá de la mano de las comunidades autónomas y ayuntamientos, a juzgar por los sectores cuyo crecimiento espera el máximo asesor económico de Zapatero.

Vallés, antiguo encargado de la división de Investigación y economista jefe de Estudios Monetarios del Banco de España, sustituto de David Taguas cuando el hoy presidente de la poderosa patronal de la construcción Seopan dejó el cargo, un año después de relevar a Miguel Sebastián, candidato en 2007 a la alcaldía de Madrid, reconoce que “algunas políticas no están dando los resultados” apetecidos. En concreto abomina de que el dinero público se vaya en bonificar unas contrataciones que se producirían de igual modo si no existieran las bonificaciones. Además confía en ver crecer el empleo en sectores como la educación y los servicios socio sanitarios.

En un encuentro organizado por la Asociación de Periodistas de Información Económica -Apie-, Vallés confirmó que los empresarios serán los grandes perdedores de próxima reforma del Gobierno. Dicho con sus propias palabras: “No es posible” que España dedique buena parte de los 7.800 millones de euros anuales dedicados a políticas activas a “bonificar la contratación “ de personas cuyos contratos se firmarían de todos modos. En su lugar, lo que el Ejecutivo pretende es destinar ese dinero a impartir cursos de formación que mejoren la “empleabilidad” de los parados.

Respecto a la situación económica, ninguna novedad. El Gobierno espera una recuperación lenta y sostenida. Y no dudará en aplicar nuevos recortes si surgen imprevistos que amenacen los objetivos de déficit.

“Lo que tenemos que hacer es exportar más”, insiste el asesor de Zapatero. El Gobierno confía en algunos sectores, como el automóvil y en otros, “más pequeños”, como el aeroespacial, las tecnologías de la comunicación, las energías renovables, el agroalimentario, donde el Ejecutivo detecta “ventajas competitivas claras”. Además, los servicios deben superar la estacionalidad, añade. En concreto, dos de ellos, el socio sanitario y el educativo, deberían crecer tanto en el ámbito público como en el privado.

“Hay recorrido para mejorar las políticas sociales (…) pero también para aumentar el gasto”, insiste Vallés, quien augura “cierto” crecimiento del empleo en 2011. Ahora bien, cuando se enfrenta a la polémica, surgen algunas contradicciones. Así sucede cuando, al iniciar su análisis sobre el paro, con los datos de la ultima Encuesta de Población Activa (EPA), y tras los reproches por el enorme peso de la contratación pública -en lo que ha sido la primera mejora de las cifras del paro en tres años- Vallés afirma que buena parte de estas contrataciones las han realizado las comunidades autónomas y los ayuntamientos, precisamente en los sectores sanitario y de servicios sociales. Estas contrataciones se han producido tras una intensa destrucción de empleo, avanza, lo que “justificaría” la contratación pública. Por eso, el Gobierno “no tiene gran responsabilidad” en la cifra, añade. Precisamente en estos sectores -donde el Gobierno no tiene competencias- es donde el Ejecutivo prevé que se incremente el gasto público.

NUEVA AGENDA SOCIAL

Vallés afirma que el Gobierno tiene una “agenda muy clara” que incluye la aprobación, tras los Presupuestos, de la Ley de Economía Sostenible. Y el desarrollo de la reforma laboral, con la llegada de las agencias privadas de colocación y el fondo 'austriaco' de capitalización. Los cambios en las políticas activas de empleo es “la primera reforma que hemos comprometido”, asegura. Así, el Gobierno se va a “concentrar” en mejorar la empleabilidad sobre todo de jóvenes y parados de larga duración. En estos asuntos, España dedica “la mitad” de recursos que otros países pioneros, como Holanda y Suecia, admite. Sólo un 15 por ciento de los desempleados recibe formación, “una cifra muy pequeña”, reconoce. Eso sí, el Ejecutivo no destinará más recursos. Tendrán que distribuirse “mejor” los ya existentes.

Vallés se muestra además favorable a reformar la negociación colectiva. Algunos asuntos, sobre todo relacionados con la productividad, tomarán la senda del convenio de empresa, según confía, mientras otros tendrán que orientarse a la negociación de ámbito nacional, afirma el director de la OEP.

El asesor de Zapatero, Javier Vallés, a favor de "aumentar" el gasto en empleo...
Comentarios