CONTESTA CARLOS CRUZADO | GESTHA

¿Cuánto dinero pierde España por tener una presión fiscal menor a la de la eurozona?

España es el séptimo país de la eurozona que menos recauda por impuestos en relación a su PIB.

La presión fiscal española se redujo el pasado año hasta el 34,1%, frente al 41,3% de la media registrada en la zona euro

España es el séptimo país de la eurozona que menos recauda por impuestos en relación a su PIB. Al menos, según los últimos datos publicados por Eurostat, de los que se desprende que la presión fiscal española se redujo el pasado año hasta el 34,1%, frente al 41,3% de la media registrada en la zona euro. Una diferencia, de 7,2 puntos porcentuales, que supone un agujero para las arcas públicas próximo a los 75.000 millones de euros.

La caída de la presión fiscal se ha producido a pesar del tirón de la economía, que creció en 2016 más de un 3%. Es decir, el PIB avanzó más que la recaudación, lo que ensanchó el diferencial de ingresos tributarios entre España y la eurozona. Y es que en el ránking de presión fiscal de los países que tienen el euro como moneda de circulación sólo se sitúan por debajo de nosotros Malta, Chipre, Eslovaquia, Letonia, Lituania e Irlanda. Y si tomamos como referencia la UE a 28 sólo habría que añadir a los anteriores Bulgaria y Rumanía, lo que nos sitúa en el puesto 20. Mientras que la presión fiscal en países vecinos como Francia escala hasta el 47,6% y en Portugal, hasta el 36,9%.

Hay 12 países en la zona euro y 19 en la UE a 28 que tienen un nivel de presión fiscal sustancialmente superior al de España. Sin embargo, sus cifras de economía sumergida y fraude fiscal resultan bastante inferiores, lo que desmonta el mito de que cuanto mayor sea la presión fiscal mayor será el nivel de fraude.

Aun así, hay algunos economistas que protestan contra la supuesta excesiva carga tributaria que soportan los españoles, y alegan que ese imaginario “infierno fiscal” lleva a muchos contribuyentes a intentar esquivar al fisco. No obstante, España se encuentra cinco puntos porcentuales por debajo de la media en presión fiscal de la UE a 28. E históricamente siempre ha estado en niveles inferiores.

Nuestro país está obligado a incrementar sus ingresos para lograr la tan ansiada estabilidad presupuestaria, que no debería perseguirse por el camino del recorte del gasto si no se quiere desmantelar el Estado del Bienestar. Es cierto que la Comisión Europea validó el borrador del presupuesto español para 2018, pero asimismo alertó de que nuestro déficit público será en 2018 del 2,4%, dos décimas superior al comprometido con Bruselas.

La presión fiscal del IRPF en España es del 7,3%, cuando en la zona euro, de media, se sitúa en el 9,2%

Las diferencias de presión fiscal existentes entre España y otros países de la eurozona alejan la conveniencia de acometer nuevas rebajas impositivas. No sólo porque no serían bien vistas ante la mirada de Bruselas, sino porque en nuestro país hay margen para subir los tipos impositivos más altos del IRPF, donde nos encontramos por debajo de los demás países desarrollados de la UE. En este sentido, la presión fiscal del IRPF en España es del 7,3%, cuando en la zona euro, de media, se sitúa en el 9,2%. Con respecto al IVA, el nuestro es el tercer país de la eurozona que menos recauda por este impuesto en relación al PIB.

El aumento de la recaudación no pasa, obligatoria y exclusivamente, por una subida de los impuestos, sino que también podría lograrse si mejorara la eficacia y eficiencia de la Agencia Tributaria a la hora de hacer frente a la economía sumergida -que en España asciende hasta el 24,6% del PIB- y al fraude fiscal. Y para ello resultaría fundamental dotar de más recursos a la AEAT, ya que España es uno de los países que cuenta con menos empleados por número de contribuyentes. De igual modo, sería necesario dotar de mayores responsabilidades a los Técnicos de Hacienda para poner la lupa sobre las grandes empresas y patrimonios, responsables de la mayor parte del fraude, y no tanto sobre autónomos y PYMES.

En definitiva, cerrar la brecha que suponen las diferencias de presión fiscal entre España y otros países de la eurozona aumentaría la recaudación de manera significativa, nos permitiría cumplir con Bruselas y sería una garantía para mantener el Estado del Bienestar.

CARLOCRUZADO

 

 

Contesta Carlos Cruzado

Presidente de los Técnicos del Ministerio de Hacienda (GESTHA)