CONTESTA CARLOS CRUZADO | PRESIDENTE DE GESTHA

¿Cuál es la principal novedad de este año para abaratar la factura fiscal del próximo?

La recta final del año es la época idónea para sacar provecho de las posibilidades que ofrece la normativa del IRPF y abaratar la próxima declaración de la renta. De hecho, los contribuyentes que aprovechen este mes que queda de ejercicio para beneficiarse de algunas ventajas fiscales podrían ahorrar de media hasta un máximo de 4.600 euros de la factura que deberán pagar en el segundo semestre de 2019.

Pues bien, al margen de aprovechar el plan de pensiones o las deducciones que existen por la compra de la vivienda habitual antes de 1 de enero de 2013, la principal novedad de este año reside en la mejora de la deducción por inversión en empresas de nueva o reciente creación; es decir, en las llamadas startups. Y es que a partir de 2018 se han ampliado y mejorado los incentivos y las recompensas fiscales a disposición de los que se conocen como ‘business angels’. En concreto, de los amigos y familiares de tercer grado de los emprendedores que quieran constituir y poner en marcha su propia empresa.

La ley del IRPF ya estableció desde el 29 de septiembre de 2013 un incentivo para aquellas personas interesadas en aportar capital para el inicio de una actividad o ‘capital semilla’. De esta manera, era posible crear nuevas sociedades incorporando a su accionariado, dentro de los tres años desde su constitución, a estos inversores que, asimismo, deben mantener su participación entre tres y doce años.

Sin embargo, este año ha aumentado la deducción para estas inversiones desde un 20% aplicable antes de 2018 hasta un 30% a partir de dicho ejercicio, en la cuota estatal del IRPF de la inversión realizada al suscribir las acciones o participaciones de la sociedad, incrementándose también la base máxima de la deducción desde los 50.000 euros hasta los 60.000 euros anuales, limitada a una participación, junto con su cónyuge y familiares hasta el segundo grado incluido, nunca superior al 40% del capital de la entidad y cuyos fondos propios tampoco podrán superar los 400.000 euros al inicio del período de la entidad en que el inversor se haga con las acciones.

De igual modo, se ha fijado la exención total de la plusvalía al salir de la sociedad, siempre y cuando se reinvierta en otra entidad de nueva o reciente creación.

Como consecuencia, esta deducción es la tercera más potente del IRPF, pues permite deducir adicionalmente 2.184 euros de media a quien financie a una empresa reciente, aunque se precisa invertir otros 7.282 euros, lo que la convierte en la deducción más rentable de media en el IRPF, después de los planes de pensiones y de la deducción en vivienda habitual. Y este ahorro fiscal establecido por la Ley de Emprendedores a nivel estatal para los “business angels” es complementario al previamente fijado por algunas comunidades como Andalucía, Aragón, Baleares, Cantabria, Castilla y León, Cataluña, Extremadura, Galicia, Madrid, Murcia, Navarra o Vizcaya.

Sin embargo, el acceso a este tipo de deducciones -sobre todo a las más rentables- requiere disponer de capacidad de ahorro. Un privilegio del que actualmente sólo disfrutan un 15% de los contribuyentes.


gestha200Contesta Carlos Cruzado

 Presidente de los Técnicos de Hacienda (Gestha)