Miércoles 19.06.2019

Cotizaciones y despido frenan el acuerdo

El Ministerio de Trabajo descarta rebajar las prestaciones por desempleo, pero deja la puerta abierta a que el Gobierno no prorrogue la ayuda de 426 euros a los parados sin subsidio desde el próximo mes de agosto.
NUEVATRIBUNA.ES/ L.M.- 18.05.2010

Dos grandes temas bloquean la llegada de un acuerdo en la mesa de Diálogo Social. Pese a las dificultades, empresarios y sindicatos negocian contrarreloj para sellar la reforma del mercado laboral español. En el plazo de dos semanas, los agentes sociales deben firmar un acuerdo. La teoría de las dos fases defendida por los sindicatos ha perdido peso. Mientras, el Gobierno amaga con dar finiquito a los 426 euros, la ayuda a los parados sin subsidio.

“Por tierra, mar y aire”, empresarios y sindicatos negocian cambios en la normativa laboral. Según fuentes sindicales de Comisiones Obreras, los empresarios se muestran reticentes a abandonar su idea de que se rebajen los costes del despido y se abaraten las cotizaciones que pagan las empresas a la Seguridad Social. Aún así, el acuerdo aún es posible, recalcan en estas fuentes.

El Gobierno tuvo hoy que salir a desmentir que se haya planteado rebajar la prestación por desempleo. Todo forma parte del clima en que se mueve la negociación en su recta final. Aun así, la secretaria de Empleo de Trabajo, Maravillas Rojo, admitió que el Ejecutivo estudia no renovar el programa de subsidios que reciben los parados sin cobertura, los llamados 420 euros, una vez que finalice el plan el próximo mes de agosto.

"Una cosa es mantener el sistema de protección por desempleo, que no se ha planteado nunca su modificación", y otra "si procede o no la prórroga del Programa Temporal de Protección por Desempleo e Inserción (Prodi)", afirmó la secretaria de Empleo.

En cualquier caso, Rojo reiteró que la voluntad del Gobierno es tener una reforma laboral en el mes de mayo y, preferiblemente, fruto del acuerdo con los agentes sociales.

Por su parte, los sindicatos han abandonado su pretensión de que se aprueben en dos fases las medidas de reforma. Este esquema, que preveía impulsar en un primer momento las medidas coyunturales, y dejar para más adelante iniciativas de mayor calado, ha encontrado poco eco entre el Gobierno y los empresarios.

El Ejecutivo aprobó el pasado el 12 de abril un documento que contiene "cinco ejes de actuación y ocho medidas concretas", recordó hoy el ministro de Trabajo, Celestino Corbacho. "Son sobre esas materias las que el Gobierno quería centrar para la reforma o adaptación del mercado laboral a una nueva situación económica en un futuro de crecimiento", añadió.

Por su parte, UGT anunció este martes que responderá "sin descartar ninguna medida" y "en unidad de acción con Comisiones Obreras" a los recortes que el Gobierno prevé aprobar el próximo jueves en Consejo de Ministros, según indicó el sindicato tras la celebración de su Comisión Ejecutiva Confederal.

La Comisión ratificó el "rechazo rotundo" de la organización a los recortes sociales anunciados por el Gobierno y manifestó que la reducción del 5% de los salarios a los empleados públicos, la congelación de las pensiones contributivas a partir de 2011 o el endurecimiento de las medidas en materia de dependencia "son propuestas injustas y estériles".

Las movilizaciones y todas las acciones que va a plantear el sindicato se pondrán en común con CCOO, "pues la unidad de acción es un valor de los trabajadores", concluyó el sindicato.

Por otro lado, UGT defendió la necesidad de alcanzar un acuerdo sobre el mercado de trabajo para "dar protección y alternativas a las personas desempleadas", y recordó que el próximo día 27 de mayo se celebrará el Comité Confederal de UGT, máximo órgano entre Congresos, que analizará la situación actual y la respuesta sindical ante este recorte de los derechos sociales.

Comentarios