CONTESTA CARLOS CRUZADO | PRESIDENTE DE GESTHA

¿Por qué convendría investigar a las empresas premiadas en los sorteos de Loterías?

Cada vez más empresas son “agraciadas” con mayores premios para blanquear o no pagar al fisco.

Las ganancias que obtengan las compañías en la lotería deberían tributar, como mínimo, igual que las de los particulares

Los Reyes Magos traerán a Hacienda 24 millones de euros en el sorteo de la Lotería del Niño, que el próximo 6 de enero repartirá 700 millones de euros en diferentes premios. La mayoría de ellos irá a parar a los bolsillos y cuentas corrientes de personas físicas, pero también habrá empresas agraciadas por sus décimos y papeletas. De hecho, de los 372,7 millones que recaudó la Agencia Tributaria con el gravamen sobre premios de Loterías hasta octubre del ya pasado año, unos 11,7 millones procedieron del de los recalados en Sociedades. Y a este ritmo las empresas superarán el 4% de los mayores premios del sorteo.

Lo cierto es que cada vez más empresas son “agraciadas” con mayores premios para blanquear o no pagar al fisco. Por ello, las ganancias que obtengan las compañías en la lotería deberían tributar, como mínimo, igual que las de los particulares. Y es que algunas empresas podrían estar blanqueando la evasión fiscal con décimos premiados. Asimismo, las compañías en números rojos no tributarán finalmente por el premio, pudiendo llegar a obtener la devolución de la retención, por lo que al final no tributan nada. De esta manera, el blanqueo de capitales, en su caso, les sale gratis, pues el importe de la comisión por la compra de un décimo premiado es finalmente devuelto por Hacienda.

El sorteo del Niño sólo grava los tres primeros premios

El sorteo del Niño sólo grava los tres primeros premios; que ascienden hasta los 200.000, los 75.000 y los 25.000 euros, respectivamente. Si bien es cierto que el aumento del mínimo exento desde los 2.500 euros en el sorteo del pasado año hasta los 20.000 euros en los sorteos de 2019 resta atractivo a las malas prácticas de quienes desvían el cobro de premios a sus empresas en pérdidas, también es verdad que para acabar con el fraude no hay que aumentar las exenciones y bajar los impuestos, sino combatir la elusión mediante una mejor investigación. Y es que la recaudación del gravamen de la Lotería obtenido a través del impuesto de Sociedades, es decir, correspondiente a empresas, se ha disparado desde los 1,7 millones en 2013 a los 17,6 millones en 2017.

Estas maniobras tan sospechosas no tendrían que pasar desapercibidas. Insistimos, pues, en la conveniencia de promover una modificación legal para que todos los premios tributen igual. Los técnicos de Hacienda deberíamos ser autorizados para poder inspeccionar a todas las empresas en pérdidas que hayan resultado agraciadas en sorteos de Lotería desde 2014. Sería un buen regalo de Reyes del que también disfrutarían las arcas públicas. Mientras tanto, disfruten de este mágico fin de semana.

gestha

 

Carlos Cruzado

Presidente de los Técnicos de Hacienda (Gestha)