miércoles 1/12/21

Comisiones Obreras pospone para "una segunda fase" el grueso de la reforma laboral

El sindicato apremia al Gobierno para firmar un primer bloque de medidas- como un plan de empleo juvenil y la reforma de las bonificaciones-. El secretario de acción sindical, Ramón Górriz, advierte en NuevaTribuna.es: “Si no hay acuerdo, este país tardará años en recuperar el diálogo social”.
NUEVATRIBUNA.ES /L.M.

El Diálogo Social no llegará a buen puerto el próximo mes de abril. Al menos, en los términos pretendidos por el Gobierno, y a juzgar por la posición de Comisiones Obreras, uno de los principales actores en esta mesa de negociación que estudia abordar cambios en la normativa laboral. Aunque no rechaza tajantemente las medidas, el sindicato se opuso hoy a dar el visto bueno a las reformas de mayor calado, y propuso aplazar para después de abril los cambios en materia de contratación.

En declaraciones a este periódico, el secretario de Acción Sindical de Comisiones Obreras (CCOO), Ramón Górriz, afirmó hoy que el sindicato se opone a firmar las medidas sobre contratación y temporalidad propuestas por el Gobierno, y que deberían cerrarse el próximo mes de abril, según los planes del Gobierno.

En su lugar, Górriz apostó por cerrar un acuerdo “urgente” sobre asuntos como un plan de empleo juvenil, la reforma de las bonificaciones a la contratación, así como la implantación del llamado “método alemán” de reducción de la jornada.

La negativa del sindicato llega después de la reunión mantenida este jueves entre el Gobierno, los sindicatos y los empresarios, en el marco de la mesa del Diálogo Social. En esta reunión, el Ejecutivo planteó un nuevo plazo, el 12 de abril, para encarar la recta final de esta nueva ronda de contactos que los agentes sociales mantienen desde febrero con objeto de implantar reformas de la normativa laboral.

En ese plazo, el gobierno que preside José Luis Rodríguez Zapatero presentará a los agentes sociales un documento que recoge las principales aspiraciones de los agentes sociales tras dos meses de contactos.

Sin embargo, Comisiones Obreras reclama no esperar hasta el 12 de abril para aprobar una serie de medidas que califican de “urgencia social” –entre ellas, un plan de choque por el empleo juvenil-. Por otro lado, aboga por abordar de modo “más sosegado” las reformas de calado, principalmente relativas a la normativa que rige en España la contratación.

En este sentido, Górriz instó hoy al Gobierno a aprobar una serie de medidas “urgentes” que incluyen –además de un plan de empleo juvenil- la reforma de la política de bonificaciones a la contratación -de forma que beneficie a jóvenes, discapacitados, parados de larga duración y víctimas de la violencia de género- así como el desarrollo del llamado ‘contrato alemán’ de reducción de jornada, mediante expedientes de regulación de empleo.

TEMPORALIDAD APLAZADA

Para una segunda fase, el sindicato propone un pacto en torno a materias como la temporalidad y la contratación. En este sentido, Górriz recordó que el sindicato pretende reforzar los controles que eviten el abuso en la utilización de los contratos temporales, y se mostró abierto a cambios en el contrato a tiempo parcial.

“No nos gusta”, afirmó Górriz, que los empresarios puedan utilizar el contrato a tiempo parcial sin límites temporales, ni que puedan “mover las jornadas”, afirmó.

Además, el sindicalistas condicionó la reforma del marco que regula las empresas de trabajo temporal (ETT) a cambios que fortalezcan “de verdad” los servicios públicos de empleo, para que puedan gestionar colocaciones más allá del 2 ó 3 por ciento de la contrataciones que hoy tramitan, “las que nadie quiere en el mercado”, precisó.

Por otro lado, recordó la necesidad de “regular bien” el papel de las agencias de recolocación cuyo papel en los expedientes de regulación de empleo (ERE) deberían controlar los sindicatos y la Administración, dijo.

Górriz insistió en la necesidad de llegar a un pacto en dos fases, en contra de la opinión del Gobierno que quiere cerrar un acuerdo global. En caso contrario, “estaremos en una situación muy difícil”, advirtió.

La patronal pretende lograr una reducción en las cotizaciones que pagan las empresas a la Seguridad Social, lo que, en opinión de Górriz, “entra en otra negociación” como es el Pacto de Toledo, afirmó.

Con todo, Górriz defendió el Diálogo Social y pidió preservarlo como un valor “muy importante”. Sin embargo, advirtió de que “si no hay acuerdo, este país tardará años en recuperar el diálogo social”.

El Gobierno pretende incluir los frutos de este acuerdo en la tramitación de la Ley de Economía Sostenible prevista para abril en el Congreso. Sin embargo, Górriz criticó la ausencia de medidas de política industria y energética en esta ley, y criticó los recortes presupuestarios del Gobierno, cifrados en 50.000 millones de euros hasta 2013.

“Si el Gobierno persiste en estas ideas, estaremos en una situación muy difícil”, zanjó.

Comisiones Obreras pospone para "una segunda fase" el grueso de la reforma laboral
Comentarios