sábado 27/11/21
LA CE INAGURA SU ‘LISTA NEGRA’

CCOO cree que la CE tardará 200 años en prohibir 1.500 sustancias peligrosas

A partir de ahora, las empresas tendrán hasta cinco años para eliminar de sus procesos de fabricación las seis primeras sustancias prohibidas, que se utilizan para hacer cosméticos, perfumes, zapatos, jabones, juegos de cama, automóviles…

nuevatribuna.es | 24.02.2011
Seis sustancias tóxicas –utilizadas para fabricar zapatos, jabones y hasta juegos de cama- han inaugurado la lista negra confeccionada por la Comisión Europea (CE) según la norma REACH. La prohibición entrará en vigor dentro de tres o cinco años. Para entonces, la industria tendrá que prescindir de estas sustancias que hoy se utilizan para hacer maderas, plásticos y otros muchos productos que inundan los hogares. Durante los procesos de fabricación, su contacto provoca cáncer, además de problemas reproductivos.

La prohibición de las seis primeras sustancias por parte de la CE, en aplicación del reglamento REACH (Reglamento Europeo de Control y Gestión de Sustancias Químicas) supone una noticia “agridulce”, afirma secretario de salud laboral de Comisiones Obreras (CCOO), Pedro J. Linares. “Cada día se utilizan miles de sustancias químicas peligrosas”, afirma el responsable sindical. “Este es un primer paso”, pero insuficiente”, a la vista de que aún se comercializan “al menos” 1.500 sustancias químicas que diferentes estudios tildan de “altamente preocupantes”.

“Es mejor que nada, está claro. Pero los asalariados siguen sufriendo graves daños a la salud”, añade, en recuerdo de los 4.000 trabajadores fallecidos cada año en España a causa de los tóxicos, y de los “al menos” 33.000 trabajadores que enferman por los mismos motivos, y de 18.000 más que sufren accidentes. “Hemos esperado cinco años a esta lista negra, que cuenta sólo con seis sustancias… De las más de 1.500 que deberían haberse incluido”, apoya el responsable de medio ambiente del sindicato, Llorenç Serrano. “A este ritmo tendremos que 200 años para que se retiren del mercado”, sentencia.

Por otro lado, CCOO critica la falta de implicación de la Administración española. “De las 47 candidatas propuestas por los estados miembros, España, de momento, sólo ha propuesto una sustancia para que esté prohibida”, critica Serrano, que recuerda al Gobierno su responsabilidad a la hora de proteger la salud y el medio ambiente.

Las primeras sustancias sujetas al proceso de autorización de REACH son cancerígenas, tóxicas para la reproducción o persisten en el medio ambiente y se acumulan en los organismos vivos, informa el sindicato. Las empresas que deseen vender o usar cualquiera de estas seis sustancias tendrán que demostrar que se adoptarán las medidas de seguridad necesarias para controlar adecuadamente los riesgos, o que los beneficios para la economía y la sociedad son mayores que los riesgos que suponen para la salud y el medio ambiente. Cuando existan sustancias o técnicas alternativas viables, también tendrá que ser presentado un calendario para sustituir dichas sustancias peligrosas.

SUSTANCIAS PROSCRITAS

La primera sustancia prohibida, el almizcle de xileno o “5-ter-butil-2,4,6-trinitro-mxileno”, es una sustancia descrita como “muy persistente y bioacumulativa”, que se utiliza como potenciador de la fragancia y el aroma en la mayoría de detergentes, suavizantes de ropa, acondicionadores de tela, productos de limpieza, ambientadores y otros productos del hogar y cosméticos: jabones, champús y perfumes, según reza la información proporcionada por el sindicato.

El “4,4 '-diaminodifenilmetano (MDA)”, con efectos cancerígenos, se utiliza principalmente para la fabricación de productos de poliuretano -muy utilizado en la construcción-, tales como paneles de aislamiento, revestimientos y adhesivos. También se encuentran en productos forestales, de automoción, calzado y muebles y juegos de cama.

El “hexabromociclododecano (HBCDD)”, descrito como “persistente, bioacumulativo y tóxico”, es un “pirorretardante” que se utiliza para retrasar el incendio o la combustión de artículos como sofás o aparatos electrónicos.

El “bis (2-ethylexyl) ftalato (DEHP)”, con efectos tóxicos para la reproducción, se utiliza para hacer los plásticos como el PVC más flexibles y en infinidad de productos en general, desde materiales de construcción (suelos, cables, y techos), hasta productos médicos (bolsas de sangre y equipos de diálisis).

El “ftalato de bencilo y butilo (BBP)”, tóxico para la reproducción, también tiene la función de mejorar la flexibilidad de materiales plásticos, como el PVC. Tiene un uso muy extendido en la industria del suelo, ya que añade propiedades en la superficie de los suelos que minimizan la necesidad de mantenimiento y le otorga una vida prolongada.

Finalmente, el “ftalato de dibutilo (DBP)”, otro tóxico para la reproducción, se utiliza como agente gelificante en el PVC y se encuentra en revestimientos para el suelo, mangueras de jardín, cauchos, adhesivos de papel y envases, madera de construcción y la industria del automóvil. Otras aplicaciones: insecticidas, fibras textiles, tintas de impresión y agentes de pulido.

CCOO cree que la CE tardará 200 años en prohibir 1.500 sustancias peligrosas
Comentarios