domingo 31.05.2020

CatalunyaCaixa: un ERE a la medida de Caixabank

Por Manel García Biel | El FROB quiere dar por terminada su nefasta gestion en CatalunyaCaixa, hace meses no la quiso colocar porque pretendía cobrar alguna cantidad del posible comprador, y ahora lo tendrá que hacer pagándole.

CatalunyaCaixa: un ERE a la medida de Caixabank

El FROB quiere dar por terminada su nefasta gestion en CatalunyaCaixa, hace meses no la quiso colocar porque pretendía cobrar alguna cantidad del posible comprador, y ahora lo tendrá que hacer pagándole y después fe in riguroso ERE que pretende aplicar a la plantilla.

Cabe destacar que ese ERE es muy especial, no sólo por las duras condiciones económicas, peores que las de todas las demás entidades nacionalizadas, sino también por sus particularidades. Se quiere eliminar toda la plantilla de fuera de Cataluña, lo que afecta especialmente a Valencia y Madrid, sino que tampoco se quiere que afecte a la gente mayor al contrario del resto de casos, bajo la excusa de que saldría más caro.

Todo esto nos puede hacer llegar a la conclusión de que se está haciendo un "traje a medida" para un comprador predeterminando. Y este comprador podría ser Caixabank.

A Caixabank no le interesan más oficinas en Valencia ni en Madrid, ni en el resto del Estado donde está cerrando oficinas. Por el contrario a Caixabank le interesa incrementar su cuota de mercado especialmente en su ámbito tradicional de Cataluña. Pero hay más elementos, el ERE de CatalunyaCaixa se podría complementar con un ERE posterior a Caixabank, donde hay casi dos mil trabajadores, de más de 55 años, que ya manifestaron su deseo de abandonar la entidad en la tramitación de un reciente ERE.

Se trata de la gente más veterana, situada básicamente en Cataluña, la más cara para la entidad, y la que menos comparte la estrategia de "bancarización" actual de la gestión de la entidad llevada a cabo por Juan M ª Nin y su equipo, que ya no mantiene el trato, típico de "laCaixa", deferente hacia los impositores de toda la vida. "laCaixa" o Caixabank ya no es más que eso un banco.

También nos debería hacer pensar el hecho de que Caixabank pida la mitad de cantidad al FROB para hacerse con CatalunyaCaixa respecto a lo que piden otras entidades como Santander o BBVA, 2.500 millones de euros frente a 5000.

Hay otros factores no económicos a tener en cuenta. Fainé ha sido un elemento esencial en todo el proceso de reestructuración-liquidación del sector de cajas. La adquisición de CatalunyaCaixa por Caixabank no conllevaría, al FROB, ninguna acusación nacionalista por la pérdida de una entidad catalana. Y a la vez Fainé, que hoy en día es atacado como enemigo desde sectores nacionalistas, como representante de las posiciones del empresariado catalán contrario a aventuras secesionistas, se vería reforzado. Todo esto son elementos a tener en cuenta.

Hay que decir que parece que hay una cierta preocupación dentro de Caixabank por la forma en que el FROB está negociando el ERE y el clima de crispación creado entre la plantilla de CatalunyaCaixa.

A pesar de ello también debe considerarse que Caixabank debería ir refrenando sus ansias de ampliar cuota de mercado a cualquier precio. Habría que hacer una digestión de sus últimas adquisiciones. No están los tiempos para muchas aventuras. En los últimos tiempos ha tenido que hacer varias marchas atrás para hacer cajón. Ha vendido su división inmobiliaria de Servihabitat, ha vendido locales de oficinas a Carlos Slim, ha vendido la mitad de su inversión en Inbursa, no ha ido a la ampliación de capital del Erstebank austriaco, la situación del BPI portugués es la misma situación que la de su país, se ha hablado de la posibilidad de venta de parte de Gas Natural. Y ha retrasado dos años la recompra de las acciones a los antiguos preferentistas manteniéndoles una remuneración del 7% anual.

Es evidente que esto no supone ningún problema, "laCaixa" tiene hoy todavía importantes posiciones y plusvalías en Gas Natural, Telefónica, Repsol, Abertis y otros, pero si que hay que ir con prudencia porque los tiempos son complejos.

CatalunyaCaixa: un ERE a la medida de Caixabank