martes 19.11.2019
CONTESTA CARLOS CRUZADO | GESTHA

¿Por qué Cataluña lo tendría difícil técnicamente para gestionar los grandes impuestos?

A Cataluña no le sería tan fácil gestionar los impuestos generales, aunque lo haga con los cedidos y propios. ¿Por qué?

¿Por qué Cataluña lo tendría difícil técnicamente para gestionar los grandes impuestos?

Esta semana, la actualidad fiscal se ha trasladado a Cataluña después de que la Generalitat haya anunciado que el próximo 1 de julio activará un sistema informático con capacidad para gestionar todos los impuestos, aunque comenzará por los tributos cedidos y los propios. Como era de esperar, la polémica no ha tardado en recorrer el país y los medios se preguntan hasta qué punto podrá la Generalitat llevar estos planes a cabo.

Dejando de lado las cuestiones políticas, desde Gestha queremos aclarar los aspectos técnicos de esta medida, pues a Cataluña no le sería tan fácil gestionar los impuestos generales con esta herramienta, aunque lo haga con los cedidos y propios. ¿Por qué? Porque para ello debería aprobarse una Ley que a todas luces sería recurrida por el gobierno central y las empresas.

Para obtener la información tributaria de los ciudadanos, el marco vigente es la Ley General Tributaria, por lo que, en el momento que la Generalitat quiera hacer una petición general para que las empresas les proporcionen los datos de sus trabajadores o a los bancos para conocer los intereses que obtienen los clientes por sus depósitos, tendría que aprobar una Ley, que a buen seguro haría actuar al gobierno central y a las propias empresas.

Es decir, para que Cataluña gestione los impuestos generales tiene que hacerlo según un marco legal previamente establecido, el cual probablemente sería recurrido para impedir que la Generalitat tuviera esa potestad. Pero además de los aspectos legales, los Técnicos dudamos de que esta herramienta tenga la capacidad suficiente para gestionar los tributos generales dado, tanto el importe por el que se licitó -1,7 millones de euros-, sensiblemente inferior a lo que costó la anterior, a la que sustituye, como el objeto del contrato, que se refería expresamente a la “implementación de la primera fase de un sistema de gestión de impuestos”.

En esta tesitura, técnicamente Cataluña tendría complicado dar un paso más allá en su independencia fiscal sin un marco legal que lo respalde. Si bien queda esperar el desarrollo de los acontecimientos, pues en política las cosas cambian de la noche a la mañana, y en España las cuestiones fiscales, lamentablemente -por la inseguridad jurídica que a veces conlleva-, también.

Contesta Carlos Cruzado

Presidente de los Técnicos del Ministerio de Hacienda (GESTHA)

¿Por qué Cataluña lo tendría difícil técnicamente para gestionar los grandes impuestos?
Comentarios