Nuevatribuna

CONTESTA CARLOS CRUZADO | PRESIDENTE GESTHA

¿Cuáles son las alertas que más suenan tras el 1 de mayo?

Un tercio de los asalariados españoles en 2017 estaba por debajo del umbral de la pobreza.

Cabecera manifestación 1 de Mayo en Madrid
Cabecera manifestación 1 de Mayo en Madrid

6,3 millones de trabajadores cobraron en 2017 un sueldo por debajo del SMI

El pasado miércoles, 1 de mayo, miles de personas abarrotaron calles y plazas para reivindicar unas condiciones laborales más justas en el celebrado Día Internacional de los Trabajadores. Las principales organizaciones sindicales convocaron más de 70 concentraciones por toda España, clamando por una lucha contra la precariedad y las desigualdades incardinadas en la sociedad española a lo largo de los últimos años. Ahora bien, ¿cómo viven, realmente, los trabajadores españoles?, ¿cuáles son las situaciones laborales que más nos alertan?

De acuerdo con datos oficiales de la Agencia Tributaria de retribuciones percibidas, 6,3 millones de trabajadores, el 34,4% de los asalariados españoles, cobraron en 2017 un sueldo por debajo del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) (4.234 euros anuales), mientras que 5,4 millones, el 29,5% de los asalariados, ganó ese año entre uno y dos veces el SMI (14.847 euros anuales). Mientras tanto, entre 2010 y 2017 los salarios subieron de media en España apenas un 0,31%. De manera que un tercio de los asalariados españoles en 2017 estaba por debajo del umbral de la pobreza.

Un tercio de los asalariados españoles en 2017 estaba por debajo del umbral de la pobreza

De hecho, el porcentaje de personas en riesgo de pobreza o exclusión social escaló casi un 13% entre 2008 y 2017, por encima del conjunto de la UE (-3,8%) y de la Euro Zona (+3,9%), hasta el punto de que la mitad del aumento de pobres en la UE proviene de España. Y es que, desde el estallido de la crisis económica, 1,4 millones de personas han pasado a vivir por debajo de este umbral, hasta alcanzar los 12,4 millones. Sin embargo, el desglose autonómico evidencia sustanciales diferencias entre comunidades, siendo Navarra, Melilla y Murcia donde más avanzó la tasa de pobreza o exclusión social.

Por otra parte, tan cierto es que otros elementos influyen en el empleo y el nivel salarial como que las últimas reformas laborales aprobadas no han servido para reducir la precariedad. En este sentido, desde 2010 a 2018 se produjo una reducción de la población activa de 508.300 trabajadores, por mucho que en los dos últimos años se haya producido una inflexión interanual, de manera que aún hay 1,3 millones de personas paradas más que en 2007.

Finalmente, y teniendo en cuenta que en el Día Internacional de los Trabajadores también se protestó contras las desigualdades que persisten en el mercado laboral, conviene recordar que la crisis económica unida a un gasto en políticas de bienestar inferior a la media europea y a un sistema tributario poco equitativo y con una alta evasión, provoca que la desigualdad haya aumentado en España un 6,9% entre 2007 y 2017, según el índice de Gini, que sirve para medir si la riqueza está bien repartida o no. Como resultado: la desigualdad española se sitúa en el cuarto lugar más elevado de la UE, justo detrás de Bulgaria, Serbia, Lituania y Letonia. Y una vez más, la política fiscal, bien articulada, serviría para recaudar con progresividad de los beneficios de las empresas, rentas y patrimonios más altos y dedicar un mayor gasto social como antídoto para combatir estas injustas desigualdades. Queda mucho por hacer, así que más vale que nos pongamos manos a la obra.

gestha200

Carlos Cruzado

Presidente de los Técnicos del Ministerio de Hacienda (GESTHA)